En este número:

Secciones:

| Algo de Historia | Rincón de Oportunidades | Arte en la Ruta Jacobea |Conecta con nosotros | Un segundo de paz | Rincón de Novedades | El Fogón del peregrino |

arte

LOS MONASTERIOS
  • Monasterio de San Juan de Ortega en Burgos

1San Juan de Ortega es uno de los hitos más auténticos y que mejor ha conservado el espíritu jacobeo de todo el Camino de Santiago. En su rico conjunto patrimonial destaca la iglesia triabsidal del monasterio, construida siguiendo los planos diseñados por el propio Santo, durante los siglos XII y XIII. En su interior se conservan unos buenos capiteles románicos, un baldaquino gótico florido con relieves de la vida del Santo y un bello sepulcro románico.

El Santo burgalés, nace en Quintanaortuño en el año 1080, en su peregrinación a Tierra Santa estuvo a punto de sufrir un naufragio. En este intento se encomendó a San Nicolás de Bari y le prometió que si le salvaba de las aguas le construiría una Capilla. No es la Iglesia principal la primera de sus obras, sino  la Capilla de San Nicolás.

La Iglesia Monacal se define de trazado, cabecera y cruceros románicos, de finales del siglo XII. Sobresalen por su expresividad algunos de los capiteles históricos. En el siglo XV se amplían las naves de los pies en estilo gótico.
Una vez atravesada la puerta de acceso a la Iglesia podemos observar como la luz y la blancura de la piedra iluminan y resplandecen de forma natural un conjunto de obras estructurales y monumentales
El Baldaquino de San Juan de Ortega es de estilo gótico isabelino del año 1464 . En este baldaquino no descansan los restos del Santo. Se encuentra tallado con distintas escenas sobre la vida y milagros del Santo. Desde su viaje a Jerusalén, el milagro de los panes, la resurrección de un Peregrino, la cura de los ladrones que le robaban  la destrucción del trabajo realizado por el Santo y la oración de los fieles ante el Sepulcro del Santo son parte de los detalles del sepulcro junto con las imágenes de seis santos que lo custodian.
Atravesando el Baldaquino y entrando en la zona de oración podemos contemplar el ábside central. Este, de estilo románico,  no pierde su claridad gracias a las tres ventanas abocinadas y cerradas con alabastro.
En el ábside izquierdo podemos ver en un costado el retablo que narra la vida de San Jerónimo. Presidiendo en ábside encontramos la imagen de Santo Domingo de la Calzada, maestro del joven Santo. En este mismo ábside hoy se encuentra otro de los sepulcros dispuestos a San Juan de Ortega. Este de estilo románico también se encuentra sin utilizar. Esta magnífica pieza artística se considera de las más importantes dentro del arte funerario burgalés. En la tapa podemos ver la muerte del Santo y la ascensión del alma por dos ángeles. El arca del sepulcro  se puede ver a Cristo Pantocrator rodeado de los cuatro tetramorfos, Esta imagen de cristo se compone con las imágenes de los Apóstoles. Este Sepulcro no se llegó a terminar.
En el ábside derecho vemos el retablo de la Virgen y el pulgatorio. El Sepulcro, que provisionalmente se encuentra en esta zona, es el de San Juan de Ortega. Un sepulcro sencillo, sin adornos es el que custodia los restos de San Juan de Ortega. Los tres sepulcros se en encontraban en la Capilla de San Nicolás. Estos fueron trasladados a la Iglesia en 1964, el Baldaquino en la parte superior y los dos Sarcófagos en la cripta construida para el traslado.
Hoy los dos Sarcófagos se encuentran en las planta superior por una inundación de la Cripta en  Mayo de 2005. En este mismo ábside se encuentra una de muestras mayores joyas, el CAPITEL DE LA ANUNCIACIÓN.


Este capitel románico también denominado Capitel de la Navidad nuestra en todo su esplendor la Anunciación del arcángel Gabriel arrodillado ante María  anunciándola que va a ser madre de Jesús. El segundo motivo, la Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel, se ve como ambas se abrazan y como Isabel pone su mano en el vientre de su prima, detrás 2se encuentra una sirvienta. En el centro del capitel el Nacimiento, la Virgen se encuentra acostada atendida por dos parteras. Encima de Maria se encuentra el pesebre con el Niño Jesús. La figura de San José , sentado y con actitud adormecida con el Ángel el cual en sueños le explica el milagro del nacimiento de Jesús. Se termina el capitel con la Anunciación del Ángel a los pastores, este detalle es poco vistoso por su ubicación pero igual de simbólico que el resto
Este capitel dos veces al año, coincidiendo con los equinoccios de primavera y otoño, un rayo de luz lo ilumina de forma sorprendente comenzando con la Anunciación del Ángel a Maria y terminando con el nacimiento. Este fenómeno ocurre el 21 de marzo a las 6 de la tarde y el 22 de septiembre a las 7 de la tarde.El edificio más antiguo y el más noble del Monasterio de San Juan de Ortega, es la Capilla de San Nicolás de Bari. También se le conoce como "Capilla del Santo".
3Fue construida por el mismo Santo para dar cumplimiento a una promesa. Cuando Juan llegó a estos parajes para hacer vida eremítica, construyó -con la autorización de doña Urraca  un sencillo refugio. Sirvió para acoger a algunos peregrinos y como casa de los primeros compañeros y familiares que vinieron a Ortega y se quedaron para ayudarle en su obra. Fue, pues, este albergue la primera construcción, aunque fuera provisional. Regresando de Tierra Santa, una furiosa tempestad amenazó con hacer naufragar el barco que lo traía. Nuestro Santo se puso en oración y suplicó al Señor, por intercesión de San Nicolás de Bari, que los salvase del peligro. Respaldó su oración con la promesa a San Nicolás de edificarle una ermita. Se obró el milagro y Juan cumple su promesa. A su regreso, viendo que n había todavía paz en Castilla, decide retirarse a los Montes de Oca y vivir en su ciudad. Cuando hacia el 1115 se establece en el territorio una relativa calma solicita de Alfonso el Batallador -que es quien gobierna en esta tierra- autorización para construir el templo prometido. Obtuvo fácilmente la autorización y emprendió de inmediato la obra. Entre los que han venido para ayudarle está su hermano Martín. Los ladrones y facinerosos refugiados en estos montes obstaculizan su labor : roban las herramientas, queman las carreteras e incluso le amenazan de muerte. Pero el Santo sigue adelante con más brío y en ello gasta su fortuna y la de su hermano. Incluso va a los pueblos limítrofes a pedir limosna para poder seguir. Rica o pobre, una vez terminada pudo traer a ella las numerosas reliquias que con tanto cariño reunió en los santos lugares. Entre ellas, la de San Nicolás de Bari, su abogado y protector. La pequeña capilla fue elegida para enterrar al Santo.

 


historia

 

  • Origen de la Orden de San Juan de Jerusalén

 

Esta Orden fue fundada con fines exclusivamente benéficos y piadosos en el año 1084, a instancias de un grupo de mercaderes de la ciudad de Amalfi que deseaban fundar un hospital para los peregrinos, en las proximidades del Santo Sepulcro y bajo la advocación de San Juan Bautista. La cercanía del hospital con este templo hizo que la orden recibiera el nombre de San Juan Bautista del Hospital de Jerusalén.
En 1099, tras la toma de Jerusalén por los Cruzados, el primer Maestre de la Orden decidió llevar la orden hasta Siria, Palestina y Europa. De este modo fueron fundando hospitales a través de toda la ruta de peregrinación a Tierra Santa. Es en este momento cuando el primer Maestre constituye la comunidad y la dota de la Regla de San Agustín y de un hábito negro con una cruz de ocho puntas en paño blanco. El Papa Pascual II, concedió a esta Orden grandes privilegios a través de una Bula Papal en el año 113. Más tarde, bajo el mandato del segundo Gran Maestre, queda sustituida la regla agustina por la de San Benito y la comunidad conventual se convierte en una Orden militar. Vanguardia en los combates con los musulmanes, fueron conocidos por sus hazañas en el campo de batalla. Tras el desastre cristiano en la famosa batalla de los Cuernos de Hatting contra Saladino, la caída de Jerusalén estaba decidida. Saladino permitió a la orden que conservaran el Hospital durante un año.
La Orden conservó alguna fortaleza en Palestina. pero tras la conquista de esta zona en 1291 por el sultán Melec, los sanjuanistas abandonaron el Próximo Oriente.
Tras la desaparición de la Orden del Temple, los sanjuanistas recibieron buena parte de sus riquezas y se instalaron en la isla de Rodas. Tras varios años luchando contra los musulmanes solicitaron a Carlos I una tierra para establecerse. El emperador les ofreció la isla de Malta. Así, cambiaron su nombre por Orden de los Caballeros de Malta.
La presencia de esta Orden en Europa es evidente a lo largo del Camino de Santiago. Así, por ejemplo, por citar una localidad, Portomarín se conserva la Iglesia fortaleza de San Juan, conocida en la zona como de San Nicolás por estar ubicada en este barrio. Su aspecto fortificado habla del carácter guerrero de estos monjes que vivían en San Juan de Portomarín, en la margen derecha del río Miño.

 


literatura

 

 

Doña Urraca, la reina temeraria.

Editorial: Belacqua de Ediciones

En esta ocasión hemos escogido para nuestro Rincón del lector una novela histórica de Francisco Navarro Villoslada. Centrándose en la figura de la reina Doña Urraca, hija y heredera del rey castellano Alfonso VI, el autor traza un magnífico fresco de la sociedad medieval peninsular. Por sus páginas desfilan reyes, nobles, obispos, peregrinos a Compostela, traidores y súbditos fieles.

 

“Los peregrinos no logran divisar las torres del templo, sino cuando están encima de la ciudad, y las dos opuestas eminencias, desde las cuales se descubre, tienen un nombre tan gráfico y significativo, que basta sólo enunciarlo para que el más rudo conozca de dónde
procede y bajo qué sentimientos ha sido inspirado. La altura del Norte se llama el monte del Gozo; La del Sur el monte del Humilladero.

“Doña Urraca, la reina temeraria”
Editorial: Belacqua de Ediciones y Publicaciones, S.L.
Barcelona, septiembre 2003
Depósito Legal.: CO-982/2000

 

 

 


   
5
 

ALBÓNDIGAS EN SALSA

 
4
3 2

8

 

 
4

Lo que necesitamos :

300 grs. de carne de añojo picada.
200 grs. de carne de cerdo picada
1 huevo
1 rebanada de pan
1 pimiento verde
3 cucharadas de harina
4 cucharadas de aceite
1 cucharada de perejil picado
1 cucharada de jerez seco
1 cebolla mediana
1 diente de ajo
1 cebolla mediana
1 tomate
1 cucharada de jerez seco
1 cubito de caldo de carne

Sal al gusto

 

Manos a la obra:

Batimos el huevo en  un cuenco y agregamos el vino, las carnes, el pan, bien desmenuzado y previamente remojado en leche, el ajo picado y el perejil.
Amasamos todo bien para que los sabores sean homogéneos y lo dejamos reposar durante media hora. Pasado este tiempo, vamos formando las albóndigas; seguidamente las enharinamos y las doramos en una sartén con aceite caliente. Las sacamos y las colocamos sobre un papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite que puedan recoger. Reservamos.

Ahora ponemos dos o tres cucharadas del aceite de freir las albóndigas en una cazuela y rehogamos la cebolla picada; cuando empiece a estar transparente, incorporamos el tomate y el pimiento bien picados, removiendo todos los ingredientes con una cuchara de madera. cocemos a fuego suave durante diez minutos e incorporamos las albóndigas. Cubrimos con el caldo y cocemos a fuego lento durante media hora más o menos. Podemos acompañar este plato con una guarnición de patatas fritas o cualquier otra de nuestra preferencia.

 

 

 

 
 
       

Un segundo de paz...

6

 

Tres árboles... Y sus sueños.

Un día en la cumbre de una montaña, tres pequeños árboles juntos estaban hablando sobre lo que querían llegar a ser cuando fueran grandes.
El primer arbolito miró hacia las estrellas y dijo así: “Yo quiero guardar tesoros. Quiero ser un cofre o un baúl, estar repleto de oro y guardar piedras preciosas. Yo seré el baúl más hermoso del mundo”. Así los otros lo contemplaron.
El segundo arbolito miró un pequeño arroyo que corría hacia el océano y dijo así: “Yo quiero viajar a través de aguas temibles y llevar reyes poderosos sobre mí. Yo seré el barco más importante del mundo.
El tercer arbolito miró hacia el valle que estaba abajo de aquella montaña donde ellos se encontraban y vio a hombres y mujeres trabajando, niños jugando en aquel pueblo, y dijo así: “Yo no quiero irme nunca de la cima de esta montaña. Yo quiero crecer tan alto que cuando la gente del pueblo se pare a mirarme, ellos levanten sus miradas hacia el cielo y piensen en Dios. Yo seré el árbol más alto del mundo.
Así pasaron las estaciones, los años, llovió, brilló el sol y los pequeños árboles crecieron altos. Un día tres leñadores subieron a la cumbre de aquella montaña.
El primer leñador miró al primer árbol y dijo: “¡Qué árbol tan hermoso es este!”. Y así, con la arremetida de su hacha brillante, el primer árbol cayó. Éste pensó: “Ahora me deberán convertir en un hermoso baúl, podré contener tesoros maravillosos”. Así pensó el primer árbol.
El segundo leñador miró al segundo árbol y dijo: “¡Éste árbol es fuerte, es ideal para mí!”. Así entonces, con la arremetida de su hacha brillante, el segundo árbol cayó. Pensó: “Ahora navegaré aguas terribles, podré ser un barco importante para reyes temido y poderosos”. Así pensó el segundo árbol.
El tercero de los arbolitos, ya árbol, sintió su corazón sufrir cuando el último leñador lo miró. El árbol se paró derecho, alto, y apuntando ferozmente hacia el cielo. Pero el leñador ni siquiera miró hacia arriba y dijo: “¡Cualquier árbol es bueno para mí!”. Y así, con la arremetida de su hacha brillante, el tercer árbol cayó.
El primer árbol se emocionó cuando el leñador lo llevó a una carpintería. Pero el carpintero lo convirtió en una caja de alimentos para animales de granja. Aquel árbol hermoso no fue cubierto de oro, ni llenado de tesoros, sino con pasto seco y lleno de alimento para animales hambrientos.
El segundo árbol sonrió cuando el leñador lo llevó cerca de un embarcadero. Pero ningún barco importante fue construido ese día. En lugar de eso, el árbol fue cortado y convertido en un simple bote de pesca. Demasiado chico y débil para el océano, incluso para un simple río, fue llevado a un pequeño lago.
El tercer árbol estaba confundido cuando el leñador lo cortó para hacer tablas fuertes y lo dejó abandonado en un viejo almacén de maderas. Así, “¿Qué será lo que está pasando?”, se preguntó el árbol. Se dijo a sí mismo: “Yo todo lo que quería era quedarme en la cumbre de la montaña y apuntar a Dios”.
Así pasaron muchos días y muchas noches. A los árboles ya casi se les habían olvidado sus sueños. Pero una noche, la fuerte luz de una estrella dorada alumbró al primer árbol, cuando una joven mujer puso a su Hijo recién nacido en aquella caja de alimentos. Él escuchó: “ Yo quisiera haberle podido hacer una cuna al bebé”, le dijo el esposo a su mujer. Ella le apretó la mano a su esposo y éste sonrió. Mientras, la luz de la estrella alumbraba la madera suave y fuerte de la cuna, la mujer dijo: “Este pesebre es hermoso”. Y de repente el primer árbol supo que contenía el tesoro más grande del mundo.
Una tarde, un viajero cansado, junto con sus amigos, se subieron al viejo bote de pesca. El viajero se quedó dormido mientras el segundo árbol navegaba tranquilamente adentrándose en el lago. De repente una impresionante y aterradora tormenta se desató en el lago. El árbol se sintió pequeño y se llenó de temor. Él sabía que no tenía la fuerza suficiente como para llevar a todos esos pasajeros a salvo a la otra orilla con esa lluvia, esas olas y ese viento. El hombre cansado de repente se despertó, se puso de pie, levantó su mano hacia el cielo y dijo: “¡Calma!”. Entonces la tormenta se detuvo tan rápidamente como había comenzado y llegó la calma. Así el segundo árbol supo que llevaba navegando sobre él al Rey del Cielo y la Tierra.
Un viernes a la mañana, el tercer árbol se extrañó cuando sus tablas fueron tomadas de aquel viejo y olvidado almacén de maderas. Se asustó al ser llevado a través de una impresionante multitud de personas enojadas. Se llenó de temor cuando unos soldados clavaron las manos y los pies de un hombre sobre sus maderas. Se sintió feo áspero y cruel. Pero un domingo a la mañana, cuando el sol brilló y la tierra tembló con júbilo debajo de su madera, el tercer árbol supo que el Amor de Dios lo había cambiado todo. El árbol se sintió fuerte. Cada vez que la gente lo mirara, pensarían en Dios. Eso era mucho mejor que ser el  árbol más alto del  mundo.

Los caminos de Dios son misteriosos. Cuando las cosas no salgan como las sueñas, o como las quieras, y te sientas tentado, y la depresión, la decepción, la frustración, golpeen tu puerta sólo siéntete firme, fuerte y sé feliz, porque Dios está preparando momentos mejores para regalarte, que ni siquiera te imaginas.

Parábola enviada por Rodrigo Valdez desde Roma


   
     

Rosario Apostol
    Rosario Apostol


En esta ocasión, presentamos este bonito Rosario de una cuenta, en una cartera, con la Imagen de Santiago Apóstol y los Misterios del Rosario
Haz clic sobre la figura, para ir a nuestra tienda

 


 
 
    Comprar  

   
12
     
11
10 9
UNGÜENTO DEL PEREGRINO
   

Ungüento del Peregrino

 

Un maravilloso ungüento para los pies del peregrino. Lubrifica, cura, desinfecta, refresca y hace que los pies se tonifiquen y se recuperen de las caminatas, evitando la aparición de las temidas ampollas.

 

Comprar Ungüento


 


 
       

Conecta con nosotros...

Si deseas hacernos alguna pregunta de cualquier tipo o darnos tu opinión sobre nuestro Boletín, puedes escribirnos. Nuestro compañero Emilio te atenderá personalmente. Ya sabes que, además, puedes contactar con nosotros en ruta@mundicamino.com o en nuestra web  www.mundicamino.com


 

 

 

Zona de Registro

Si deseas formar parte de nuestra base de datos, haz clic aquí para poder registrarte como cliente, y así podrás recibir nuestro boletín de noticias.

Información General

- Mundicamino no se responsabiliza de ningún comentario de los peregrinos ya sea bueno o malo. El copyright tanto de las fotos como de los textos es exclusivo del autor.
- Mundicamino respeta la Ley Orgánica 15/1999 de Pr
otección de Datos de Carácter Personal (LOPD), NO considerando este e-mail como propaganda publicitaria (o SPAM). Este correo ha llegado hasta usted porque su correo electrónico ha sido introducido en el apartado de nuestra web www.mundicamino.com o bien se ha puesto en contacto alguna vez con nosotros.
- Si usted no desea recibir periódicamente este boletín por favor diríjase a nuestra página web www.mundicamino.com y dese de baja introduciendo su e-mail, seleccionando baja y pulsando en "enviar". Nuestras más sinceras disculpas si es el caso.
- Para cualquier duda / sugerencia escríbenos a Departamento Boletín  

Este mensaje se dirige exclusivamente a su destinatario. Contiene información solicitada,por el mismo sometida a secreto profesional o cuya divulgación está prohibida por la ley. Si ha recibido este mensaje por error, debe saber que su lectura, copia y uso están prohibidos. Le rogamos que nos lo comunique inmediatamente por esta misma vía y proceda a su destrucción. Muchas gracias. Departamento Jurídico. 

Inicio |

 

Mundicamino SL 2009