En este número:

Camino Francés

Para más información (Hospedaje, Cultura, Monumentos, Restaurantes, Asistencia etc.)
Pinchar aquí

Camino del Norte

Para más información (Hospedaje, Cultura, Monumentos, Restaurantes, Asistencia etc.)
Pinchar aquí

Vía de La Plata

Para más información (Hospedaje, Cultura, Monumentos, Restaurantes, Asistencia etc.)
Pinchar aquí

Camino Francés

Camino del Norte

Vía de La Plata

Herederos del monje boticario

La Academia Gallega de Farmacia dirige un proyecto de recreación de las boticas monásticas del Camino // Tras Oseira y Samos, la idea interesa ya fuera de Galicia

1Si en plena Edad Media, Guillermo de Baskerville y su discípulo Adso de Melk, los literarios monjes franciscanos protagonistas de El nombre de la rosa, visitaran los monasterios de Oseira y Samos en vez de la abadía benedictina cuyo nombre a Umberto Eco le pareció más prudente omitir, no hallarían horrendas muertes que investigar, sino a un grupo de hospitalarios frailes entregados a la alquimia de la vida. Hermanos cistercienses, fieles a la Regla de San Benito que sumaban al Ora et Labora el colabora y se entregaban al cuidado del cuerpo de su prójimo con la misma vocación que al del espíritu. El santo patriarca de los monjes de Occidente dispone en su Regla, todavía en vigor que "ante todo y sobre todo se debe cuidar de los enfermos, de modo que se les sirva como a Cristo en persona". He ahí la clave que explica el desarrollo de las artes curativas en los monasterios del Medievo, donde la figura del monje boticario se erige como la conjunción perfecta entre ciencia y trascendencia. Las abadías de San Xulián de Samos y Santa María la Real de Oseira se convirtieron a partir de los siglos VI y XII, respectivamente, en estrictas custodias de esta filosofía monacal. En ellas la hospitalidad inducida por los seguidores de Benito de Nursia aparecía como valor inherente de unos monjes acostrumbrados a la caridad con sus vecinos y, más allá, al auxilio de los peregrinos que, llevados por el renombre de las abadías y su proximidad al Camino de Santiago, acudían a ellos en busca de cura para el alma... y los pies. Ungüentos, pócimas y emplastes servían entonces para cumplir con el amor al prójimo y abrían, en paralelo, camino al desarrollo empírico de la Botánica. Evolucionaba la Ciencia aplicada desde la Religión y el monje boticario trascendía en su función espiritual, para convertirse en el benefactor social que, siglos después, se daría en llamar farmacéutico.

2Herederos de este saber, los boticarios de hoy tienen en Oseira, Samos y la totalidad de las boticas monásticas, el más prestigioso árbol genealógico y, con el mismo mimo que se regaba el jardín botánico, la Academia Gallega de Farmacia, trabaja por ver reflorecer su historia. La entidad que dirige el doctor Isaac Arias Santos, es la actual responsable de un proyecto de recreación de las boticas monásticas vinculadas al Camino de Santiago con el fin de recuperar su valor histórico y difundirlo como itinerario cultural de interés para el gremio y la generalidad de los visitantes de monasterios y paradores. De este modo se pretende saldar una deuda con la relevancia tradicional de aquellas viejas boticas que desahució la Desamortización de Mendizábal, que el siglo XIX puso en el mercado, mediante una subasta pública, las tierras y bienes no productivos en poder de las llamadas manos muertas, es decir la Iglesia Católica o las órdenes religiosas y territorios nobiliarios. Devuelta la cordura a la relación entre Iglesia y Estado, un colectivo laico como el farmacéutico camina de la mano de la comunidad cisterciense en la recreación de un baluarte histórico para ambos. El mérito de la iniciativa debe atribuirse, en un inicio, ex aequo entre el Académico de Farmacia Nicanor Floro y el farmacéutico vigués Miguel Álvarez Soage sobre una idea del académico madrileño José de Vicente. juntos iniciaron la recuperación del espíritu del monje boticario a través de la recreación del espacio físico de la botica del Monasterio de Oseira, en Ourense. La estancia y los elementos profesionales que aún se conservaban fueron restaurados y se encargaron además copias idénticas de modelos que ya sólo permanecían en el imaginario colectivo a través de ilustraciones.

El 25 de junio de 2009, el abad mitrado del cenobio, Fray Juan Javier Martín, y la comunidad cisterciense de este, acompañados por un grupo de farmacéuticos colaboradores del proyecto, inauguraron en un sencillo acto la recuperación una réplica de lo que fue la antigua botica monástica. Este acto íntimo, casi familiar, marcó sin embargo un hito en lo que hoy es la iniciativa de recuperación de las boticas del Camino de Santiago. No sólo se exponía ya el fruto del esfuerzo y del trabajo de los farmacéuticos implicados, sino que se depositaba la semilla para un proyecto que conquistó adeptos con flechazos a primera vista.
El primero fue el doctor Isaac Arias Santos, presidente de la Academia Gallega de Farmacia: "En cuanto tomé contacto con
el proyecto, me pareció una idea tremendamente interesante y lo trasladé de inmediato a la Academia. Coincidimos en la voluntad de hacerlo nuestro y comenzó entonces el segundo objetivo: la recreación de la botica de la Abadía de Samos, en Lugo". Este nuevo escenario histórico veía la luz oficialmente el 15 de mayo de este año, en un acto, ahora sí solemne, presidido por la Conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, Arias Santos, y el prior de la abadía, Fray José Luis Vélez Álvarez.


Benefactor social. El trabajo práctico de recreación de las boticas se inicia con la recuperación de la documentación, los botámenes y demás elementos que componían el material de las boticas: morteros, botes de vidrio, tarros búcaros, copas y demás frascos propios de la época.
Todos estos elementos pasaron a recolocarse en un nuevo espacio, dado que la estancia original desapareció en algunos casos o se modificó en otros tras la desamortización, que dejó en manos ajenas el lugar de trabajo del monje boticario. El nuevo local se dividió, en ambos casos, Oseira y Samos, en tres ambientes: el de estocaje, donde se sitúa el material propio de la elaboración de los medicamentos naturales manufacturados por los frailes; la zona de trabajo del boticario, en la que se ubica también la bibliografía que se conserva y que ha podido completarse; y la zona de despacho al público, donde los monjes del medievo atendían no sólo a los residentes de la abadía, sino también a los vecinos que recurrían a sus conocimientos.
El doctor Arias, buque insignia y timonel hoy del proyecto, recuerda que "el monje boticario atendía también a las poblaciones de alrededor del monasterio. En el caso de Samos se llegó incluso a prestar servicio a unos 40 núcleos de población de los alrededores. Su encargado encarnaba la entrega absoluta al cuidado del prójimo como marcaba la Regla de San Benito, en la comida, la espiritualidad y la enfermedad, requisitos imprescindibles del concepto medieval de hospedería que se materializaba en las abadías".
Tal relevancia social de los monjes boticarios fuera incluso del ámbito religioso se refleja en las alusiones históricas que se conservan acerca del último de estos frailes alquimistas de Oseira, Fray Antonio Benito Pérez, que no sólo fue capaz de inventariar todos los elementos que atesoraba la botica del cenobio, sino que además continuó con la labor botánica fuera del monasterio cuando este fue usurpado a la Iglesia, en 1821, trasladándose a un local existente frente a la puerta de la cerca de la abadía, donde hoy se puede observar el escudo monástico en piedra. La función del fraile encontró continuidad generación tras generación, evidenciando que el farmacéutico de hoy, acaba por ser, históricamente heredero de aquel monje boticiario del medievo.


La última farmacopea. Entre los tesoros recuperados cabe destacar también el hallazgo de la última Farmacopea (recopilatorio de las recetas medicinales) de la botica de Samos, que fue rescatada de una librería de viejo en Pontevedra, hasta donde llegó tras caer en manos privadas, de nuevo debido al proceso desamortizador del XIX. Esta obra evidencia el saber botánico de los religiosos de la época y recoge principios que hoy siguen tan vigentes como entonces.
Especial mención merece también la lareira de la botica Oseira, que se mantiene en la recreación, con su correspondiente alambique de cobre estañado, pieza fundamental para separar los simples medicamentosos, según la teoría espargírica.


2Nuevos horizontes. La emoción ante los evidentes frutos del trabajo colectivo de un grupo de farmacéuticos comprometidos con su historia es el mejor estímulo para dar continuidad a su obra. Eso, y la aceptación que encuentra allí donde se conoce.
A esto contribuye de modo especial la divulgación literaria del trabajo realizado por el académico José de Vicente a través de la publicación de dos libros que recogen, con todo lujo de detalle, precisión e ilustraciones reales, el trabajo realizado en Santa María de Oseira y San Xulián de Samos. Junto a esta obra, la fama alcanzada ya por las visitas de especialistas y público en general a las dos boticas recuperadas, ha sumado nuevas ilusiones al proyecto. El doctor Arias Santos aclara que "la creación de un red de réplicas de las boticas monásticas del Camino debe entenderse en un sentido amplio. Alude a todas aquellas que de un modo u otro prestaron su servicio y hospitalidad a caminantes". Así entendido, se han inicido ya contactos con la abadía de San Clodio, en el municipio de Leiro, Ferreira de Pantón, o Celanova. Y, como el Camino, el proyecto tampoco entiende de fronteras y ha trascendido también fuera de Galicia. Desde el monasterio de San Miguel de las Dueñas, en Ponferrada, se han impulsado también las primeras conversaciones para ampliar el proyecto a Castilla y León, cuya Academia de Farmacia no ha dudado en proponerse una iniciativa similar a la gallega, al igual que la de Cataluña.
Nuevos alientos para no cejar en la tarea de mantener vivo el espíritu de aquellos monjes medievales, alquimistas de vida.

Fuente: elcorreogallego.es             
Para más información pinchar aquí

EL CAMINO DE SANTIAGO. DESDE RONCESVALLES Y DESDE SOMPORT

 

Editorial: Lectio Autor: Joan Fiol Boada ISBN: 978-84-96754-31-7 Publicación: 2009 Páginas: 156 Medidas: 12 x 23 cm. Fotografías: Sí Resumen: Esta guía del Camino de Santiago incluye los recorridos conocidos por los peregrinos como Camino Francés, desde Roncesvalles, y Camino Aragonés, desde Somport. También incluye las cuatro etapas desde Santiago hasta el Cabo de Fisterra, y la etapa de Saint Jean Pied de Port. El libro arranca con una documentada introducción, con distintos capítulos que hablan de la historia de la peregrinación, los Caminos de hoy en día, los albergues, el material, la preparación física y varios consejos que pueden ser útiles de cara a emprender la ruta. Se repasan 40 etapas, y cada una incluye: dos mapas digitales, una gráfica de desniveles, resumen de la etapa, distancias, servicios disponibles en cada población, síntesis de los aspectos culturales, descripción detallada del recorrido, oficinas de información, enumeración de los albergues con sus características y otros alojamientos.

 

Para más información, pinchar aquí

Las cosas no son siempre lo que parecen

 

Dos Ángeles viajeros se pararon para pasar la noche en el hogar de una familia muy adinerada. La familia era ruda y no quiso permitirle a los Ángeles que se quedaran en la habitación de huéspedes de la mansión. En vez de ser así, a los Ángeles le dieron un espacio pequeño en el frío sótano de la casa. A medida que ellos preparaban sus camas en el duro piso, el Ángel más viejo vio un hueco en la pared y lo reparó. Cuando el Ángel más joven preguntó ¿por qué?, el Ángel más viejo le respondió, "Las Cosas no siempre son lo que parecen". La siguiente noche, el par de Ángeles vino a descansar en la casa de un señor y una señora, muy pobres, pero el señor y su esposa eran muy hospitalarios. Después de compartir la poca comida que la familia pobre tenía, la pareja le permitió a los Ángeles que durmieran en su cama donde ellos podrían tener una buena noche de descanso. Cuando amaneció, al siguiente día, los Ángeles encontraron bañados en lágrimas al Señor y a su Esposa. La única vaca que tenían, cuya leche había sido su única entrada de dinero, yacía muerta en el campo. El Ángel más joven estaba furioso y preguntó al Ángel más viejo, ¿cómo pudiste permitir que esto hubiera pasado? El primer hombre lo tenía todo, sin embargo tú lo ayudaste; el Ángel más joven le acusaba. La segunda familia tenía muy poco, pero estaba dispuesta a compartirlo todo, y tú permitiste que la vaca muriera. "Las Cosas no siempre son lo que parecen", le replicó el Ángel más viejo. "Cuando estábamos en aquel sótano de la inmensa mansión, yo noté que había oro almacenado en aquel hueco de la pared. Debido a que el propietario estaba tan obsesionado con avaricia y no dispuesto a compartir su buena fortuna, yo sellé el hueco, de manera tal que nunca lo encontraría". "Luego, anoche mientras dormíamos en la cama de la familia pobre, el ángel de la muerte vino en busca de la esposa del agricultor. Y yo le di a la vaca en su lugar. "Las Cosas no siempre son lo que parecen". Algunas veces, eso es exactamente lo que pasa cuando las cosas no salen como uno espera que salgan. Si tú tienes fe, solamente necesitas confiar en que cualesquiera que fueran las cosas que vengan, serán siempre para tu ventaja. Y podrías no saber esto hasta un poco más tarde...


Esta receta ha sido facilitada por la web www.cocinavino.com

MEJILLONES A LA MARINERA

Ingredientes:

Mejillón 1 ½ Kg.

Cebolla mediana 1 unidad

Ajo 1 diente

Aceite de oliva, 4 cucharadas

Pimienta molida, al gusto

Pimentón dulce 1 cucharada

Perejil al gusto

Vino blanco seco, ½ taza

Tomate frito 4 cucharadas

Sal marina, al gusto

 

Manos a la obra:

Limpiar los mejillones bajo el chorro de agua fría, raspando las conchas con un cuchillo o un estropajo para quitar toda la suciedad. Abrirlos en una cazuela al fuego, con 1/2 taza de agua y una hoja de laurel. Retirarlos de las valvas. Mientras tanto, poner el aceite en una cacerola y dorar la cebolla y el ajo muy picados, hasta que estén transparentes. Añadir el tomate, el vino, el perejil picado y el pimentón. Remover, salpimentar y cuando el sofríto esté listo, incorporar los mejillones, espolvorear con el perejil picado y servir inmediatamente.


Receta cedida por: www.cocinavino.com

    

En esta Ocasión...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta ocasión, ofrecemos a nuestros lectores, dos magníficos ejemplares del Camino de Santiago Una guía del Camino de Santiago de Antón Pombo, y un interesante libro de cómo sobrevivir en el Camino de Santiago, junto con una pirámide vela con concha peregrina Estas Oportunidades las podeis encontrar en nuestra Tienda, en Ofertas de la semana, pinchando aquí.

 


Camino Francés

Villafranca del Bierzo

Camino del Norte

Ribadesella

 

Vía de la Plata

San Pedro de Rozados

 

    

Un año más, el equipo de MUNDICAMINO os desea unas Felices Fiestas y os agradece vuestra colaboración.
Seguimos trabajando para que tengáis la información más actualizada posible y los servicios y productos más punteros para ayudaros en el CAMINO.
Buen CAMINO en este próximo 2011

 

 

 

Conecta con nosotros...

Si deseas hacernos alguna pregunta de cualquier tipo o darnos tu opinión sobre nuestro Boletín, puedes escribirnos. Nuestro compañero Emilio te atenderá personalmente. Ya sabes que, además, puedes contactar con nosotros en ruta@mundicamino.com o en nuestra web  www.mundicamino.com
También estamos en Entra en tu cuenta de Facebook y pincha en esta imagen para unirte a nosotros. Te esperamos.

Zona de Registro

Si deseas formar parte de nuestra base de datos, haz clic aquí para poder registrarte como cliente, y así podrás recibir nuestro boletín de noticias.

Información General

- Mundicamino no se responsabiliza de ningún comentario de los peregrinos ya sea bueno o malo. El copyright tanto de las fotos como de los textos es exclusivo del autor.
- Mundicamino respeta la Ley Orgánica 15/1999 de Pr
otección de Datos de Carácter Personal (LOPD), NO considerando este e-mail como propaganda publicitaria (o SPAM). Este correo ha llegado hasta usted porque su correo electrónico ha sido introducido en el apartado de nuestra web www.mundicamino.com o bien se ha puesto en contacto alguna vez con nosotros.
- Si usted no desea recibir periódicamente este boletín por favor diríjase al pié de este boletín y dese de baja introduciendo su e-mail, y pulsando en darme de baja . Nuestras más sinceras disculpas si es el caso.
- Para cualquier duda / sugerencia escríbenos a Departamento Boletín  

Este mensaje se dirige exclusivamente a su destinatario. Contiene información solicitada,por el mismo sometida a secreto profesional o cuya divulgación está prohibida por la ley. Si ha recibido este mensaje por error, debe saber que su lectura, copia y uso están prohibidos. Le rogamos que nos lo comunique inmediatamente por esta misma vía y proceda a su destrucción. Muchas gracias. Departamento Jurídico. 

Inicio |

 

<div align="left">Baja Boletin</div>

Baja del Boletin

 

Mundicamino SL 2010