En este número...

 

tenemos un artículo histórico muy interesante sobre la vestimenta del peregrino y su simbología. Nuestra ya consolidada sección de pasatiempos y la información que te concierne.

 

¡Que te lo disfrutes!

 

Compostela destaca el apoyo del ‘Papa peregrino’ a la Ruta Jacobea

Las ciudades gallegas continúan de luto por la muerte del Pontífice. En catedrales e iglesias se multiplican las ceremonias y los actos religiosos. [...] Leer más

 

Dos hermanos harán el Camino de Santiago para celebrar los 18 años de su riñón trasplantado

Desde que le transplantaron el riñón, Aitor Aulestia ha participado en numeroso campeonatos y al igual que los paraolímpicos, también hay campeonatos de transplantados. [...] Leer más

 

La vestimenta del peregrino y su simbología

La imagen más ampliamente difundida de los peregrinos jacobeos es la que los muestra ataviados con sombrero, esclavina, amplio sombrero, zurrón, vieira, bordón, con una cruz como remate, y la indispensable calabaza.
Las razones de esa indumentaria son elementales.
La esclavina, capa en algunos casos, protegía del frío y del viento.
La calabaza se utilizaba para transportar el agua.
El sombrero protegía de la lluvia, el viento y el sol.
La vieira y la Tau eran los elementos simbólicos distintivos de los romeros jacobeos frente a los demás peregrinos europeos.
Pero este atuendo no sólo obedecía a cuestiones prácticas, también poseía una fuerte simbología. Así el Codex Calixtinus interpreta estos elementos del siguiente modo:
El saco, o limosnera, representa la caridad a través de la limosna y su boca muy estrecha, la austeridad en el comer.
La concha, o vieira, simbolizaba el sometimiento a los preceptos y dogmas de la Iglesia y las buenas acciones del peregrino.
El hábito, o vestimenta típica, les franqueaba todas las puertas, ya que todos los habitantes del recorrido jacobeo intentaban practicar la obra de misericordia de acogida a los peregrinos.
El bordón simbolizaba la fe en La Trinidad y era un elemento práctico para defenderse de los lobos, que dentro del imaginario medieval, representaban al diablo y sus tentaciones.

 

 

En esta nueva sección iremos publicando costumbres curiosas de la peregrinación a Santiago de Compostela a lo largo de los siglos.


En esta ocasión hemos escogido una costumbre particularmente curiosa, nacida en los
siglos XIV- XV, que podríamos denominar “peregrinación por delegación”. Dicha costumbre aparece recogida en la novela “El verdugo de Dios”, de la escritora Toti Martínez de Lezea, cuya lectura recomendamos en el nº 19.
La “peregrinación por delegación” consistía en que si un particular, por diversas razones, no podía realizar personalmente la peregrinación a Santiago, podía encomendar
a un tercero esta tarea, sufragándole los gastos que le ocasionara el viaje. Esta costumbre era más frecuente entre las damas acomodadas, sometidas a la autoridad del marido. Así, el medievalista burgalés Luis Martínez García cita en su obra “ El Camino de Santiago, una visión histórica desde Burgos” dos de estos casos.
“En 1346 la pamplonesa Flandina Cruzat ordena por testamento que se envíe un romero a caballo a Santiago de Galicia y otro también a caballo a Santa María de Rocamador por el alma de su padre. En 1387 María Herrandes de Astorga dispone por testamento que un peregrino fuera en su nombre a Compostela y a San Salvador de Oviedo, dos de los santuarios más concurridos del reino.”
En Burgos teníamos la misma costumbre, “El año 1378 Catalina Sánchez, mujer de Juan Pérez de Frías, miembro de una de las familias más poderosas de la oligarquía mercantil, manda a un hombre acudiese por ella en romería a Santiago y otro más a Santa María de Guadalupe”.
Aunque esta costumbre era más frecuente entre particulares, las ciudades acosadas por diversas desgracias no desdeñaban enviar delegados a Compostela. En la citada obra se recogen dos casos: “Barcelona, en 1465, asolada por la peste” y “Gerona, en 1483, afectada por la sequía” enviaron intercesores al Santo para remedio de sus calamidades.
Según la autorizada opinión de este extraordinario medievalista, experto en el mundo de la peregrinación a Compostela, esta costumbre dió lugar a la aparición del “peregrinaje por poder”, cómodo recurso para los ciudadanos acomodados, que haría nacer la figura del “peregrino mercenario”.


 

- Optimizado a 1024x768 y HTML 4.01 - Si quieres el boletín en modo texto contacta con nosotros en Departamento Boletín
- Mundicamino no se responsabiliza de ningún comentario de los peregrinos ya sea bueno o malo. El copyright tanto de las fotos como de los textos es exclusivo del autor.
- Mundicamino respeta la Ley Orgánica 15/1999 de Pr
otección de Datos z Carácter Personal (LOPD), NO considerando este e-mail como propaganda publicitaria (o SPAM). Este correo ha llegado hasta usted porque su correo electrónico ha sido introducido en el apartado de nuestra web www.mundicamino.com o bien se ha puesto en contacto alguna vez con nosotros.
- Si usted no desea recibir periódicamente este boletín por favor diríjase a nuestra página web www.mundicamino.com y dese de baja introduciendo su e-mail, seleccionando baja y pulsando en "enviar". Nuestras más sinceras disculpas si es el caso.
- Para cualquier duda / sugerencia escríbenos a Departamento Boletín