En este número...

 

Damos por fin la bienvenida al verano y el pistoletazo de salida a todos los amantes del Camino que por primera o una vez más saldrán a disfrutar de sol a sol la experiencia.

 

¡A todas/os ellas/os, buen Camino Peregrino!

 

Una pareja pasa su "luna de miel" haciendo el Camino de Santiago

Jesús Giménez (de Salamanca) y Leticia Hermina (de Coruña) han concluido hoy su luna de miel participando en la Misa del Peregrino, después de 8 días recorriendo el Camino de Santiago. [...] Leer más

 

QUÉ ES EL ACEITE DE EMÚ Y LA RAZÓN DE SU EXTRAORDINARIO ÉXITO

El Emú es un ave palmípeda de la familia de los avestruces y, como ellas, originaria de Australia. Los aborígenes de este continente consideran a este animal el habitante más antiguo del mundo y desempeña un papel destacado en su mitología.
Este pueblo utilizó desde tiempos remotos su grasa corporal como remedio ante las quemaduras, diversas enfermedades dermatológicas y el tratamiento de las cicatrices gracias a su alto poder humectante, antiinflamatorio y, por lo tanto, gran regenador de la epidermis.
El descubrimiento de estas costumbres sanadoras de los aborígenes australianos por parte del mundo occidental ha generado un gran interés en las propiedades de la grasa corporal del emú. Su aceite comparte una gran similitud con el aceite humano. (porcentaje de ácidos grasos esenciales oleico, palmítico y linoleico). Gracias a este parecido su eficacia es extraordinaria ya que penetra más allá de la epidermis, llegando hasta las áreas más profundas de la piel humana. Otra de las grandes bazas de este aceite es su carácter hipoalergénico.
Estas características y su fácil aplicación han hecho de él un producto muy demandado por aquellos sectores de población más proclives a problemas dermatológicos y musculares. En este sentido Mundicamino, S. L., en la vanguardia de todos aquellos productos naturales que puedan servir para atenuar el sufrimiento de los peregrinos, viene comercializando este producto en envases monodosis desde hace ya un año. La extraordinaria aceptación que ha tenido este producto en nuestra tienda virtual y los testimonios agradecidos de muchos peregrinos nos permiten garantizar su eficacia en el tratamiento específico de las dolencias musculares e inflamatorias sufridas por los peregrinos a lo largo de su peregrinación.

¡YA HEMOS EMPEZADO EL CAMINO!

Desde que salimos de Roma y hasta que llegamos a León, sin tener en cuenta mi miedo, los nervios que tratábamos de escondernos recíprocamente y los kilos que pesaba la mochila, todo fue como habíamos previsto.
Llegamos a la estación del ferrocarril de León a las seis y media de la tarde, un taxi nos dejó delante del Convento de las Benedictinas y entramos en el portal. Dos peregrinos entraron detrás de nosotras y... se me heló la sangre al ver en las condiciones que venía la señora. Andaba con enorme dificultad. Dolor, angustia, calor y sudor, todo eso fue lo que yo vi esculpido en su cara, ¡pobre peregrina!. Aquella visión no era lo que necesitábamos antes de iniciar nuestra primera etapa. No me atrevía a mirar a mi amiga porque imaginaba que como yo querría abandonar allí la mochila, tomar el primer avión de regreso a casa y dejar el Camino para otro año o para nunca.
Conseguí controlarme y siempre sin mirar a María llamé a la puerta. Un hospitalero muy amable nos abrió. Nos presentamos diciendo que “éramos peregrinas (como si no se notase) que veníamos de Roma” para iniciar el camino a pie al día siguiente. El hospitalero nos dice que como es tan tarde, no quedan literas libres pero que en el patio podíamos dormir en unos colchones que había en el suelo. ¡Que suerte! para poder acostarnos sobre esos colchones teníamos que haber llevado con nosotras el “saco de dormir” pero naturalmente fue lo primero que eliminamos la noche anterior, pesaba 1kilo y 900 gramos. María y yo nos miramos, calma y sangre fría, “Oiga, le dije, ¿Usted no conocería algún otro sitio, pensión, hotelillo barato o algo así donde pudiésemos pasar la noche? El hospitalero nos dio tres números de teléfono. Llamamos ¡nada que hacer! todo lleno, nos dio la dirección de un hostal, asegurándonos que allí encontraríamos plaza y además no estaba lejos “a unos diez minutos”.
Con toda la calma de la que fuimos capaces agarramos nuestra mochila y dirigimos nuestros pasos hacia el Hostal. Aunque eran ya las 7.00 de la tarde todavía había luz y hacía bastante calor. Empezamos a caminar. Pasaron diez minutos y seguíamos caminando. Al llegar a una plaza me paré a preguntar. Las indicaciones coincidían; “Tome por aquella avenida, siga todo derecho y cuando llegue al final, enseguida verá el hostal que buscan, ¡vamos es que no tiene pérdida!”. “Oiga” y ¿cuanto tardaremos? respuesta; “pero si está cerquísima, diez minutos como mucho”.
Al llegar a la avenida sentí que mi paciencia empezaba a vacilar. La distancia era mucho más de lo que nos habían dicho. A los diez minutos iniciales había que añadirle otros diez según las últimas indicaciones pero lo que veían mis ojos (mi oculista dice que NO SOY MIOPE) era otra cosa muy distinta. En una fracción de segundos mi conclusión fue que antes de que llegásemos al famoso Hostal que tan cerquita estaba pasaría otra media hora.
Sumergida en mis pensamientos oigo la voz de María que dice muy aguda ¡YA HEMOS EMPEZADO EL CAMINO! Sin comentarios. Seguimos caminando. A mitad de la avenida me dice de nuevo “pero oye, ¿es posible que no haya otro hotel antes, porqué no preguntamos?. En ese preciso momento vemos a un guardia, María le pregunta y efectivamente dos metros más adelante justo en la esquina había un hotel.

Maite RuizBautista

 

 

La Tau en el Camino de Santiago

La Tau es la última letra del alfabeto hebreo, tiene forma de cruz. En el Antiguo Testamento aparece citada en un pasaje del Profeta Ezequiel quien señala: “"Pasa por la ciudad, recorre Jerusalén, y marca una tau en la frente de los hombres que gimen y lloran por todas las abominaciones que se cometen dentro de ella" (Ez 9, 4). Además este mismo profeta añade : “Tau es el signo que se lleva en la frente cuando el esplendor de la cruz se manifiesta en toda nuestra conducta, cuando, como dice el Apóstol, se crucifica la carne con sus vicios y pecados. Entonces se afirma: Yo no quiero gloriarme en ninguna otra cosa, si no en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por el cual el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo…" Y concluye diciendo: "¡Sed, pues, los paladines de la Tau y de la Cruz!".
Siempre se ha relacionado esta forma peculiar de Cruz con la Orden Franciscana. La primera ocasión en que este tipo de Cruz aparece relacionada con San Francisco de Asís fue cuando un hermano de su Orden la observó como una marca impresa en la frente del Santo. Se cree que este prodigio místico vivido por San Francisco sería alrededor de la iniciación del Concilio de Letrán (11 de noviembre de 1215).
El Santo de Asís amaba y adoraba la Tau por representar la cruz y significar penitencia. Al comienzo del día se santiguaba con esta señal, prefiriéndola a cualquier otro signo y la pintaba en los muros desnudos de las celdas. En todas sus conversaciones y predicaciones la recomendaba constantemente, y la dibujaba a modo de firma en sus cartas y escritos.
La devoción del Santo Franciscano por la Tau no era ninguna excentricidad. Los historiadores parecen estar de acuerdo en que era la forma de las cruces de los romanos en tiempo de Jesucristo y de este modo fue representada en el arte paleocristiano en las paredes de las catacumbas.
En vida de San Francisco, al menos desde 1191, se utilizaba como signo de pertenencia a la orden y de su vocación caritativa. Los Crucíferos o Antonianos de San Antonio Abad, que en Asís regentaban el hospital de San Salvador de las Paredes, también la utilizaron como signo distintivo. En Jerusalén, una orden caballeresca que participó en la Segunda Cruzada era conocida como “Orden de la Tau” y sus miembros llevaban esta cruz en el cuello de la capa. En resumen, podemos decir que San Francisco popularizó un signo ya existente, que se ceñía perfectamente a su espiritualidad e ideales, basados en la contemplación e imitación de Cristo pobre y crucificado.
Este tipo de Cruz fue introducido en la Península y, en general, en las Rutas a Compostela por la Orden del Temple, que la conocería en Jerusalén durante su participación en las Cruzadas, para rescatar los lugares cristianos del poder musulmán.
Así, en la Colegiata de Castrogeriz figuran unas cruces Tau con forma de trébol de cuatro hojas dentro de un octógono. En la fortaleza templaria de Ponferrada, la cruz tau aparece en la puerta y en sus habitaciones principales, así como en las torres y en la muralla.
No sólo éstos, sino muchos templos relacionados con la Orden Templaria a lo largo del Camino presentan la Tau en la decoración de sus muros en muy diversos emplazamientos.
La simbología y el espíritu de penitencia de esta Cruz se adecuan perfectamente con la actitud que debe observar todo peregrino.


     

    El escondite jacobeo

    ¡Pruebe su memoria visual!


    Se encuentra a pocos kilómetros de la bella ciudad Navarra de Estella, dentro de la Ruta conocida como Camino Francés.

    Su singular planta poligonal, muy poco frecuente en la Historia del Arte, le confiere un carácter enigmático asociado, sin justificación verídica, a la Orden del Temple.

    Sopa de Letras

    Baracaldo / Bilbao / Larrabetzu / Larrasoaña / Oñati / San Sebastián / Santander / Santillana

    (Las soluciones en el próximo boletín)

    Además, en este número, las solución del boletín anterior.

     

    l'ACIR "COMPOSTELLE"
    Propose

    CONFERENCES et EXPOSITION
    à la Maison Midi-Pyrénées, à TOULOUSE

    ou Un rendez-vous tous les mois, DE MARS A JUIN 2005
    EN JUIN

    Ë le vendredi 24 juin à 18h30, " Sur les chemins de Damas, de la Palestine en Pays d¹Oc " par Alem SURRE GARCIA, écrivain, traducteur, librettiste.
    Un bavardage sur les influences esthétiques et architecturales le long des différents itinéraires de voyage et de pèlerinage, à l¹occasion de la parution de son nouvel essai " Les Orients d¹Occitanie " (à paraître en juin aux Editions DERVY). Une évocation, aux confluents de l¹Histoire et des imaginaires, de l¹héritage oriental en pays d¹Oc, qui emprunte les voies de Compostelle, de l¹histoire, de la littérature, de la mystique ou de l¹art, pour nous inviter à changer de regard sur le monde oriental dont les feux ont longtemps brillé jusqu¹à l¹ouest de l¹Europe. " La société impose souvent des silences à l¹histoire ; et ces silences sont autant l¹histoire que l¹Histoire " (Marc FERRO)
    On lui doit également " Baroque occitan " (Privat), le roman occitan " Antonio Vidal " traduit en français, en allemand et en polonaisŠ

    Ces conférences et expositions sont présentées à la Maison Midi-Pyrénées
    1 rue Rémusat à TOULOUSE (Métro Capitole)
    Rendez vous à partir de 18h15 pour les conférences - Entrée Libre

     


     

    Recuerda que este boletín está abierto a todo el mundo. ¡Anímate y participa!
    Para que te hagas alguna idea te proponemos aquí alguna sección.
    Envíanos tus ideas a boletin@mundicamino.com

     

 

- Optimizado a 1024x768 y HTML 4.01 - Si quieres el boletín en modo texto contacta con nosotros en Departamento Boletín
- Mundicamino no se responsabiliza de ningún comentario de los peregrinos ya sea bueno o malo. El copyright tanto de las fotos como de los textos es exclusivo del autor.
- Mundicamino respeta la Ley Orgánica 15/1999 de Pr
otección de Datos z Carácter Personal (LOPD), NO considerando este e-mail como propaganda publicitaria (o SPAM). Este correo ha llegado hasta usted porque su correo electrónico ha sido introducido en el apartado de nuestra web www.mundicamino.com o bien se ha puesto en contacto alguna vez con nosotros.
- Si usted no desea recibir periódicamente este boletín por favor diríjase a nuestra página web www.mundicamino.com y dese de baja introduciendo su e-mail, seleccionando baja y pulsando en "enviar". Nuestras más sinceras disculpas si es el caso.
- Para cualquier duda / sugerencia escríbenos a Departamento Boletín