Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino Francés

Camino Francés

Volver

Etapa

20

Descripción

Llanuras interminables
EL BURGO RANERO - MANSILLA DE LAS MULAS (19 Kms.)

Hemos decidido que esta etapa termine en Mansilla de las Mulas, quizás muy poco recorrido (18 kilómetros) para aquellos peregrinos que ya han endurecido sus pies después de dos semanas de largas caminatas, los que así se lo planteen siempre podrán optar por continuar hasta León, en cuyo caso tendrán que pensar en los 37.5 kilómetros que separan el Burgo Ranero de León.

La etapa es llana como la palma de la mano y el primer tramo también se hace eterno, pues casi 13 kilómetros nos separan de la primera población. A unos 5 kilómetros de la salida, una zona de descanso arbolada permitirá que tomemos el primer respiro y a 10 kilómetros aproximadamente se cruzan las vías del tren por un paso subterráneo, referencia para saber que ya estamos cerca de Reliegos.

Reliegos, pueblo de pocos vecinos, es la única población intermedia de este itinerario que se cruza en un instante. Se sigue por el andadero y enseguida se divisa a lo lejos Mansilla de las Mulas. Nuestra meta por hoy.

RUTA ALTERNATIVA

Los que hayan decidido entrar en El Burgo Ranero, tienen dos opciones: continuar por la Ruta Principal o desandar los dos kilómetros por el asfalto y retomar la Vía Trajana en el mismo punto que se abandonó el día anterior. Si determina continuar por dicha vía, debe saber que no tiene ninguna población hasta Mansilla de la Mulas, lo cual obliga a proveerse de líquidos y algo de fruta, pues aunque el trayecto no es muy largo, en época estival hace mucho calor y es mejor ir con algunas provisiones. El recorrido es parecido al del día anterior y propio de la zona, sin grandes desniveles, aunque ligeramente ondulado.

PARA MÁS INFORMACIÓN DESCRIPTIVA, VÉANSE LOS TRAMOS DE LA ETAPA.

INFORMACIÓN PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD:

Esta etapa es sencilla. Sólo hay que tener cuidado en los dos pasos en desnivel que hay entre el Burgo Ranero y Villamarco. Y en Mansilla de Mulas el camino se estrecha y las pendientes son pronunciadas.