Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Ruta del Ebro

Ruta del Ebro

Volver

Etapa

2

Descripción

Paisaje de La Foncalda
XERTA - GANDESA 26.0 km.

La segunda etapa, Xerta-Gandesa, es una etapa dura, pero quizá una de las más bonitas e interesantes. Se parte de la antigua estación de Xerta siguiendo la abandonada vía del ferrocarril que unía La Puebla de Alcañiz y Tortosa.

Túneles, puentes y desfiladeros, así como el paso por las antiguas estaciones de Benifallet y Pinell de Brai, en un suave pero casi permanente ascenso, serán la tónica general durante los primeros veinte kilómetros de recorrido.

Conviene advertir que algunos de los túneles son especialmente largos y en curva, por consiguiente es imprescindible proveerse de linternas ya que resultaría muy angustioso encontrarse en la más absoluta oscuridad. Y no valen los mecheros, debido a que las corrientes de aire no permiten su encendido. Al margen de este detalle, que se salva con dicha precaución, los puentes y los desfiladeros entre altas montañas son de una belleza indescriptible y un auténtico regalo de vistas, olores y sensaciones para el peregrino.

Se abandona esta vía justamente en el Santuario de Nuestra Señora de La Fontcalda, un impresionante lugar situado al lado del río Canaletas, en el fondo de un angosto valle y en uno de los parajes más impresionantes y de mayor belleza de la zona De sus fuentes, conocidas con el nombre de Els Xorros, brota el agua a una temperatura de 25 grados y son utilizadas en el balneario que hay en este lugar debido a sus propiedades curativas.

El camino continua siguiendo el curso del río por un estrecho desfiladero de altas y rocosas paredes, para salir, después de un recorrido de 200-300 metros, a un espacio semi-abierto desde donde se inicia, por la derecha, un fuerte y prolongado ascenso siguiendo el barranco que conforman dos majestuosas sierras. En la cima nos espera el conocido Bordón de la Peregrina, una enorme piedra que sirve de referencia y que su semejanza con un bordón es realmente sorprendente. Coronada la cumbre el camino desemboca en una carreterita, que en suave y agradable descenso, servirá para atemperar las castigadas piernas, ya que para concluir la etapa aún tendremos que salvar unas pequeñas pero duras ondulaciones montañosas que discurren paralelamente a la carretera general y son la antesala de la localidad de Gandesa.

PARA MÁS INFORMACIÓN DESCRIPTIVA, VÉANSE LOS TRAMOS DE LA ETAPA.