Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Ruta del Ebro

Ruta del Ebro

Volver

Etapa

7

Monumentos

Ruta principal

Escatrón

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.


Edificio levantado en el siglo XVI (1525) de piedra sillar y que fue modificado a mediados del siglo XIX. Su estructura es de nave única con pasillo lateral que une las capillas del lado Oeste y ábside poligonal. A sus pies tiene coro elevado sobre bóveda de lunetos y sobre este un cuadro semicircular de temática religiosa que creemos procede del Monasterio de Rueda. Unos contrafuertes soportan el empuje exterior. En la cabecera se encuentra el retablo de alabastro que, procedente del Monasterio de Rueda, se trasladó tras su desamortización a esta iglesia donde ha sido restaurado y consolidado recientemente. Está dedicado a la Asunción de la Virgen que es elevada al cielo entre ángeles con instrumentos musicales; los restantes temas son la Anunciación, el Nacimiento, la Presentación en el Templo y la Adoración de los Reyes, rematándose todo ello con un relieve de la Coronación por la Santísima Trinidad. Está datada su construcción en 1607 y se atribuye su ejecución al maestro Esteban.

Más información


Ermita de San Francisco Javier.


Emplazada sobre la parte alta de la localidad, albergó un seminario y escuela, siendo el promotor el padre Francisco Ferrer y Galienas, fundador de los Píos Operarios Misionistas de la congregación de Aragón, el cual, a su vez, impulsó un gran movimiento renovador en el siglo XVII, y a quien sus contemporáneos llamaron verdadero apóstol de Aragón y reformador del clero español.

El edificio es de piedra sillar con un reloj de sol en su fachada, junto a su sobria portada semicircular con torre octogonal de estilo barroco. Los sacerdotes misioneros tenían unas reglas fechadas en 1804, por las cuales regían su vida conventual y varias capellanías.

Más información


Capilla y Arco de Santa Águeda


El arco formó parte de la antigua muralla y está datado a mediados del siglo XVII. Su emplazamiento se halla sobre la plaza del Barranco uniendo dos casas y sirviendo de soporte el mismo bloque de sillería. Su base es de planta cuadrada, con ladrillo encima de la piedra y capilla octogonal en la parte superior, con unas ventanitas de alabastro para dar luz y realce a su interior, en la que se encuentra un altar y cuadro con la imagen de Santa Águeda.

Una gran puerta/ventana semicircular de estructura de madera y cerrada con cristales, permite desde el exterior su visión.

Más información


Ermita de Santa Águeda


Se halla situada sobre un montículo frente a la parroquia y está fechada en 1687. Consta de nave única con torre barroca ocotogonal y campana de 1466 procedente de la iglesia parroquial que fue trasladada dentro de la restauración llevada a cabo en 1995.

Más información


Sástago

Iglesia Virgen del Pilar


En el casco urbano podemos ver la Iglesia Parroquial Ntra. Sra. del Pilar de estilo barroco. La Virgen del Pilar comparte Retablo Mayor con una talla de San Roque, vestido de peregrino, y con San Antón en la hornacina de la portada.

Más información


Torre Vigía El Tambor


Desde el mirador, donde el extraordinario paisaje recrea la vista, el Camino desciende hacia Sástago, pero en este trecho pasa a la vera de la torre vigía conocida por su peculiar forma como "El Tambor".

Más información


Castillo fortín


Fortaleza del siglo XIX/b> que sirvió para las contiendas entre carlistas y liberales. Está provisto de una torre vigía que, en su tiempo, contaba con un dispositivo de señales ideado por el General Salamanca. Contaba con una capilla con culto a Santiago.

Más información


Ermita de Nuestra Señora de Montler


Muy cerca del pueblo está la Ermita de Nuestra Señora de Montler (siglo XVI.) Perteneció al Monasterio Cisterciense de Rueda y es objeto de una gran devoción popular.

Más información


Palacio de Sástago


Fue propiedad de los Condes de Sástago. Su restauración mereció el premio "Europa Nostra".

Más información


Alborge

Nevera


Antiguamente se hacía y elaboraba hielo en estos lugares, que eran una especie de pozos o bodegas excavados en la tierra.

Más información


Restos del Castillo medieval


En un altozano sobre el río Ebro próximo a esta localidad de Alborge, se ubicó un castillo medieval, del que hoy apenas se conservan unos restos como testimonio de su existencia.

Más información


Iglesia de San Lorenzo


Sencilla iglesia de San Lorenzo de una sola nave, en la que destaca la torre de dos cuerpos, de planta cuadrada el primero y octogonal el segundo.

Más información


Cinco Olivas

Alforque

Iglesia de San Pedro


San Pedro que a su vez es el Patrón de la localidad, es el santo que preside el templo de estilo gótico tardío, formado por una esbelta nave central con poderosos contrafuertes en el ábside y capillas aledañas al pie.

Más información


Velilla de Ebro

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción


Edificio mudéjar, del siglo XVI, de una sola nave, cubierto con bóveda de crucería estrellada formando un conjunto orgánico con la cabecera poligonal. En el siglo XVII parece que se encontraba en mal estado y fue reedificada abriéndose capillas laterales, dos en cada tramo y lado, excepto en el inmediato al ábside, que solo se hizo una. Estas capillas se comunican entre sí y con la nave principal, por eso tiene la apariencia de tener triple nave. La iglesia se ilumina con ventanas de medio punto abiertas sobre los contrafuertes exteriores. Tiene coro elevado en los pies sobre bóveda estrellada rebajada.

La torre, mudéjar de dos cuerpos, cuadrado el inferior y octogonal el superior, fue terminada, como toda la obra, en 1679. Recientemente se restauró el exterior y la torre.

Más información


Noria medieval


Sus restos se conservan en el municipio junto al río. Posiblemente es de origen árabe. En este entorno se localiza una mejana (isla en el río), formaciones típicas de esta zona del Ebro, formadas por suelos de aluvión de extraordinaria fertilidad.

Más información


Yacimiento romano de Celsa


La colonia de Celsa fue fundada en el año 44 a.C. por el triunvirato Lépido, perteneciente a una familia romana de origen patricio. En los primeros años de su existencia, del 44 al 36 a.C., la colonia recibió el nombre de Colonia Victrix lulia Lépida en honor a su fundador. Esta colonia representa la primera fase del proceso de romanización del Valle del Ebro, configurándose como un centro dominador de un amplio territorio natural.

Con la caída en desgracia de Lépido, desterrado a Circei por Augusto, la colonia pasó a denominarse Colonia Victrix lulia Celsa. La colonia Celsa emitirá moneda durante los reinados de Augusto (27 a.C.-14 d.C.) y Tiberio (41 a. C. -37 d.C.). Son particularmente abundantes las emisiones de la época de Augusto.

Bajo la denominación de Celsa, la colonia vivió su etapa de mayor desarrollo conservándose abundantes restos de viviendas privadas y red viaria, aunque se conoce mal todo lo relativo a las arquitecturas públicas (termas, teatro, foro). La colonia no tuvo muralla y se desconoce el perímetro exacto de la misma, tampoco se tiene excesiva información de las áreas funerarias.

La vida total de la ciudad fue muy breve si se compara, por ejemplo, con Caesaraugusta (Zaragoza), no rebasando de ninguna manera la época de la dinastía julio-claudia, es decir, la época de Nerón (37 d. C.-68 d. C.).

El abandono de la ciudad debió de estar estrechamente relacionado con las guerras civiles del año 68 d. C.

Más información


Yacimiento romano de Celsa


Vista del yacimiento desde otro ángulo.

Más información


La Campana de Velilla


La leyenda de la campana de Velilla de Ebro se remonta a la época musulmana cuando, según la tradición, apareció flotando sobre el río deteniéndose en Velilla. Rescatada del río por dos doncellas la campana comenzó a obrar prodigios, tañendo sola para anunciar desgracias. Por ejemplo anunció la muerte del rey Fernando el Católico. En 1841 estaba tan deteriorada que se refundió y ya nunca más volvió a tañer sola.

Más información


Mirador y ermita de San Nicolás de Bari


Ubicados sobre una elevación que domina todo el municipio y una amplia panorámica de la vega del río Ebro. Se accede a ellos por una escalinata de piedra que enlaza con la iglesia parroquial consagrada a Nuestra Señora de la Asunción. Esta escalera conserva restos de un antiguo vía crucis de alabastro. Los orígenes de la ermita son remotos aunque se supone levantada sobre los restos de un antiguo templo romano.

El edificio actual, de finales del siglo XVII, se realizó en aparejo de ladrillo y tapial, y surge sobre los restos de una antigua construcción románica de la que aprovecha el ábside, de sillarejo en la parte inferior y sillar en la superior; se abren en él dos ventanas, la inferior, que corresponde con la cripta, en aspillera, y la superior, abocinada, en arco de medio punto y con motivos decorativos propios del románico jaqués.

En el interior la planta es de tres naves con tres tramos separados por pilares cruciformes. Se accede por los pies tras un espacio porticado a modo de atrio, tiene coro alto. Bajo el presbiterio se halla una cripta cubierta con bóveda de cañón, cuyos fundamentos pueden datar de época romana. A ambos lados del ábside está la sacristía y una capilla barroca. Sobre su fachada principal se alza una espadaña de tres vanos en la que se ubicaba la legendaria "campana del milagro".

Lo más importante del conjunto era el retablo mayor, obra de Damián Forment, destruido durante la Guerra Civil.

Más información


La ínsula de los delfines


La planta que se aprecia responde al resultado final de la Casa de los Delfines, en época de Claudio (54 d.d.C.), tras diversas remodelaciones de las dos casas iniciales que ocuparon la manzana.

En el primer decenio de nuestra Era, tomó forma esta gran mansión, articulada en torno a dos espacios. El primero (1-14) corresponde al área de carácter público y privado de los señores; el segundo (15-22) mantiene en torno a un patio abierto diversas estancias dedicadas a servicios y alojamientos de esclavos.

La casa recibe el nombre de los bellos delfines que decoran sus suelos.

Más información


Museo Monográfico de la Colonia de Celsa


Está instalado en un edificio de nueva construcción. Está dotado de los más modernos sistemas expositivos, acordes con los criterios de la moderna museografía. El objeto del mismo es el de facilitar al visitante la comprensión de los restos arqueológicos del yacimiento de la colonia Vitrix luilia Celsa. Por ello la exposición se estructura en nueve áreas temáticas: introducción, el yacimiento arqueológico, estratigrafia de Celsa, fases de la excavación, la colonia romana, prosopografia de Celsa, arqueología, historia de la colonia y la vida cotidiana.

Horario: Miércoles de 16 a 18 horas; lunes y festivos no dominicales cerrado; el resto de días de 9 a 13 horas.

Entrada gratuita para los miembros de la UE.

Más información