Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Ruta del Ebro

Ruta del Ebro

Volver

Etapa

9

Tramos

Fuentes de Ebro - Zaragoza

29.4 Km

1. Fuentes de Ebro - Burgo de Ebro, El - 11.9 Km

La salida de Fuentes de Ebro se efectúa por el lado oeste de la localidad y en busca del Ebro, siendo el ferrocarril el primer elemento significativo que se encuentra, y también será por un amplio camino, pegado a la referida línea, por donde caminaremos durante buena parte del tramo, cuyo perfil es llano y un tanto aburrido por la monotonía.

La primera dificultad surge cuando se llega, tras recorrer varios kilómetros, a una trifurcación, hay que tomar la que encuentra más a la izquierda. Unas naves industriales al fondo, empiezan a ser la referencia, a ellas se llega tras otro recorrido de unos 2.5 kilómetros. Pisando asfalto se sigue de frente hasta que se alcanza una pista paralela a un canal. Por ella se camina hasta el yacimiento arqueológico "La Cabañeta" que queda a la derecha. El camino, que se prolonga en asfalto, se va acercando a la carretera nacional, señal de que nos encontramos tan cerca de Burgo de Ebro, que ya lo podemos ver al frente.

2. Burgo de Ebro, El - Cartuja Baja, La - 11.0 Km

También este trecho es como la palma de la mano y sigue su curso por el amplio valle que conforma el gran río, que en este caso se mantiene a cierta distancia.

Del ferrocarril nos vamos separando lentamente en busca de la Cartuja Baja, población que lleva el nombre del importante monasterio que fue en otros tiempos, pero que más tarde quedo en el más absoluto de los abandonos. No obstante se conservan algunos restos, testimonio de la grandeza de otrora.

Por el asfalto y por pistas de tierra vamos dejando atrás Burgo de Ebro. Relativamente pronto llegamos al polígono Galacho del Burgo, que cruzamos. Mas tarde se llega a una rotonda que sale de la autovía, y se sigue de frente por una pista que nos llevará directamente a la Cartuja Baja.

3. Cartuja Baja, La - Zaragoza - 6.5 Km

Es este el último tramo de la etapa de esta jornada. Zaragoza ya se intuye en la lejanía, pero el recorrido resulta un tanto confuso debido a las muchas obras que se están haciendo por la expansión de la Capital y por nuevas vías de comunicación. Las flechas se pierden con facilidad y el peregrino debe andar muy atento si quiere seguirlas. A la milenaria Capital de Cesar Augusto se accede a muy poca distancia de la aguas del bravo río, cuyo curso nos conduce directamente a la basílica del Pilar. El primer tramo es por camino, pero en unos dos kilómetros ya pisamos asfalto a la altura de una rotonda, que se bordea por la derecha, al poco se pasa por un aparcamiento y enseguida por debajo de un puente en una gran rotonda, doblamos a la derecha y por un carril bici que se prolonga por una carretera, llegamos al parque del río Ebro. Aún cuando todavía faltan tres largos kilómetros, parece que las torres e la basílica del pilar ya están al alcance de la mano.