Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino del Norte

Camino del Norte

Volver

Etapa

19

Descripción

Iglesia Prerrománica de Valdediós.
SEBRAYO – VEGA DE SARIEGO (21.8 Kms)

La misma calle en la que se encuentra el Albergue de peregrinos es el camino que tenemos que seguir. Muy pronto pasamos bajo las altas columnas del nuevo viaducto. La traza continúa a la derecha por una pista de cemento, que se prolonga por una senda a media ladera bastante angosta, que en ocasiones hace dudar entre la derecha y la izquierda; hay que seguir recto despreciando las alternativas. Finalmente se sale frente a un nudo de carreteras, que se atraviesa con dirección Villajoyosa.

El paso discurre por los límites de la fábrica de sidra “El Gaitero” y entre núcleos habitados se accede al mismo centro de la localidad. Hay señales de bronce en el suelo y también de cerámica en las paredes, pero no es Villaviciosa de las poblaciones que estén mejor señalizadas. El peregrino debe tomar la carretera de Amandi, en cuya localidad se encuentra la bonita iglesia de San Juan de Amandi y además en ella, o mejor dicho un poco má adelante, se dividen los caminos, el que continúa por la costa y el que toma la dirección de Oviedo, que es el que nosotros seguimos y relatamos en esta descripción.

En Amandi hay un pequeño lío de flechas amarillas, las de la izquierda, que llevan como un “trisquel” añadido, conducen hacia Covadonga, las de la derecha, que nos obligan a cruzar el puente medieval sobre un pequeño cauce, son las nuestras. Pasamos por el barrio de “La Parra” y por una carretera a la izquierda, muy pronto llegamos a la ermita de Casquita, donde a la izquierda tomamos la calzada comarcal de Camoca, localidad a la que se llega en ascenso y por la que se prosigue hacia San Pedro de Ambás pasando antes por Castiello. Justamente en la ermita de Casquita es donde se desvían los dos caminos, el que va por el interior hacia Oviedo, que es el que nosotros seguimos o el que continúa por la costa hacia Gijón y Avilés.

Según los lugareños de San Pedro, la traza empedrada que siguen las flechas en fuerte ascenso hacia Arbazal, era la antigua calzada de Oviedo. Queremos destacar que a un largo kilómetro de San Pedro de Ambás, en lo más profundo del valle, se encuentra el increíble lugar de Valdedios, donde al lado de un impresionante monasterio aún se conserva una bella iglesia prerrománica .Es una lástima que nos lo perdamos, ya que desde el valle parte una pista cementada que lleva directamente a La Campa. Lo sugerimos sin dudarlo.

No obstante los que hayan tomado la opción de Arbazal, que sepan que tras cruzar esta localidad, se sigue por una carretera local recientemente asfaltada, y por ella se sale al puerto de La Campa. Desde ahí sigue la ruta, ahora en descenso, hacia Vega de Sariego y valle del mismo nombre. En esta bajada, que se efectúa por camino de monte en su mayoría, se van dejando a la izquierda las pequeñas poblaciones de Figares, Pedrosa y Carcabada.

Vega de Sariego ofrece toda clase de servicios al peregrino, además de albergue específico.

Aquellos peregrinos que decidan seguir el camino por Gijón, tienen descritos los tramos en el apartado correspondiente, dentro de la Ruta Alternativa. El recorrido hasta Gijón contiene como unos 8 kilómetros más que a Vega de Sariego, debiendo hacer noche en Gijón, ya que hasta Avilés, que es donde se juntan de nuevo los caminos, hay desde Gijón otros 25 kilómetros.

PARA MÁS INFORMACIÓN DESCRIPTIVA, VÉANSE LOS TRAMOS DE LA ETAPA.

Nota importante:

Desde hace unos años se produce un hecho, que puede confundir al peregrino en el tramo del Camino del Norte, que discurre desde la capilla de San Juan de Amandi (Villaviciosa) a Gijón.

Entre los puntos mencionados el peregrino se va encontrando flechas amarillas en ambas direcciones, produciéndose numerosos despistes e innecesarias pérdidas de tiempo. Los autores de éste “capricho” son los miembros de la asociación gijonesa conocida como “Tertulia cultural El Garrapiellu” promotores del camino de peregrinación que va desde Gijón a Covadonga, cuyo trazado es coincidente en sentido inverso. Inicialmente el recorrido fue marcado por unas bonitas flechas de madera, pero en años sucesivos adoptaron nuestra universal flecha amarilla, alcanzando la pasada semana el colmo de la osadía al utilizar los mojones del Camino como soporte de su anti-señalización. Este hecho se les comunicó “in situ” de manera cordial a algunos de los pintores, obteniendo de los mismos una respuesta nada amigable.

Nuestra intención es hacer llegar este mensaje a alguno de los componentes de la junta directiva de dicha asociación, con la esperanza de que prime la cordura y cambien el color de sus flechas.