Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino del Norte

Camino del Norte

Volver

Etapa

31

Cultura

Baamonde




Numerosas son las reseñas históricas que sobre este ayuntamiento nos aparecen en las fuentes: Además de los yacimientos prehistóricos que se conservan en el municipio, existen también numerosos vestigios romanos como la calzada que lo cruzaba, de la que quedan restos en el lugar llamado "Zanca". En la Edad Media aparecen menciones en el inventario donado por los condes de Presaras y sus hijos al monasterio de Sobrado en el año 971.

Relacionada con el ayuntamiento también está la casa Baamonde, fundada en 1428 por D. Pedro de Baamonde en el lugar del mismo nombre y que obtenía rentas de Virís, Bóveda y Carral. En el año 1499, el Obispo dona a Don Ares la casa-fortaleza con todas sus tierras, aldeas y heredades.

Más información



Santa Leocadia




Construida en lo que antiguamente fue un castro y en la Edad Media una población amurallada, con una fortaleza de los Castro de Lemos, de la que sólo quedan restos, se supone que el subsuelo de este conjunto histórico esconde vestigios de interés arqueológico. Son numerosos los vestigios arqueológicos con que cuenta el municipio.

Más información



Laguna




Cultura:

Más información



Miraz




Los primeros habitantes de estas tierras nos han dejado su impronta en los abundantes vestigios megalíticos y castreños aproximadamente una veintena de ejemplares, que constituyen el testimonio más antiguo de actividad humana. Posteriormente, los romanos y los visigodos ocuparon estas tierras.

Más información



Marcela




Cultura:

Más información



Mesón




Cultura:

Más información



Sobrado dos Monxes




El Monasterio de Sobrado dos Monxes no sólo es el punto de origen y el referente histórico del municipio en el que se sitúa, sino también ha tenido mucho que ver con la historia de la comarca a la que pertenece.

La historia de este Monasterio se puede dividir en diferentes etapas, debido a los cambios políticos y sociales que tuvieron lugar a lo largo de los diez siglos de su existencia.

Fundado en el año 952, por orden de los condes de Présaras como monasterio familiar, donándole su patrimonio, tenía carácter dúplice: una sección para los hombres y otra para las mujeres de la familia. Esta iniciativa responde a la corriente de repoblación propiciada por los reinos cristianos del norte que intentaban garantizar su supervivencia y contrarrestar el poderío islámico del sur.

Más información