Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino de la Plata

Camino de la Plata

Volver

Etapa

2

Cultura

Guillena




Ocupada desde la Prehistoria, debe su nombre y su condición urbana a los romanos. Sabemos que alcanza gran importancia estratégica durante el dominio musulmán convirtiéndose en una plaza fortificada decisiva en la defensa de Sevilla. Durante la Edad Media pasa a ser un eje fundamental dentro del mundo de las peregrinaciones ya que unía el norte y el sur de la península a través del llamado Camino de la Plata.

Visitas interesantes para conocer el pasado de Guillena son las que deben hacerse a los restos megalíticos de El Puerto de los Entierros y el de la Dehesa de las Canteras.

Más información



Castilblanco de los Arroyos




Hasta hace sólo unas décadas el conocimiento de la historia de Castilblanco de los Arroyos se limitaba a algunos episodios excepcionales, como las visitas reales o de personajes ilustres.

Son más abundantes las noticias sobre la Protohistoria, momento en el que la comarca se ha consolidado como zona de tránsito entre el Valle del Guadalquivir y las regiones situadas más al Norte.

Los datos sobre la zona se multiplican con la llegada de Roma. Se cuenta con una treintena de asentamientos y dos necrópolis datadas en época romana, o con fases de ocupación en este periodo, se emplazan en laderas y colinas de mediana altitud, próximas a arroyos o fuentes, y rodeados de promontorios de mayor altura que le restan visibilidad. En esta nueva etapa histórica el carácter de vía natural de la zona explica la consolidación en ella de una importante vía romana que unía Emérita, capital de la provincia de Lusitania, con Hispalis.

La unión de ambas rutas se produciría al Norte del término de Castilblanco, aproximadamente a la altura del Cortijo de Décima. Una segunda teoría apunta que el recorrido de la vía correspondería al tradicional Camino de la Plata, ruta bien documentada desde época medieval y que puede tener un origen mucho más remoto.

Debemos reseñar por último el hallazgo de una necrópolis tardorromana en la Dehesa de Cañajoso de Guzmán, descubierta de manera fortuita en 1989.

Más información