Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino de la Plata

Camino de la Plata

Volver

Etapa

24

Cultura

El Cubo de la Tierra del Vino




Antigua tierra bodeguera, se dedica hoy sobre todo al cultivo del cereal. La tradición indica que en este punto predicó Santo Domingo.

Aún quedan algunas viñas, así como numerosas bodegas que nos hablan de su excelente pasado vinícola.

Pudo haber sido la Sabaria que citan las antiguas crónicas romanas. En época romana fue un lugar de paso de la Vía de la Plata. El nombre de El Cubo se cree que podría proceder de la existencia en otros tiempos de un cubo cuyo objetivo podría ser la defensa de esa zona estratégica por ser una vía de paso.

Es el primer pueblo de la provincia y de la comarca en el camino de Zamora a Salamanca, de ahí el subnombre de de la Tierra del Vino.

La filoxera del s. XIX hizo retroceder la vid, principal fuente de riqueza del pueblo históricamente, pero hoy se va recuperando.

Más información



Villanueva de Campeán




En Villanueva aún subsisten las ruinas de un convento franciscano. Es originario del XIII y fue remozado en el XVI. La villa es heredera de aquella fundación. En la zona se cuenta que la ruina del convento se fraguó a raíz de una muerte causada por la Inquisición, que derivó en sangrienta matanza.

El término municipal de Villanueva es pequeño, y el tramo de camino que atraviesa por él será de unos tres kilómetros, pero está perfectamente marcado por flechas y por miliarios de granito.

Según informan en el lugar, el camino que viene de El Cubo, es de zahorra roja: Entra por los pagos de Monteconcejo y Brochero, transcurre entre viñas y algunas pequeñas encinas y llega al pueblo pasando al lado del cementerio.

Más información



Zamora




El origen de Zamora (Ocellum Duri romana, Azemur o Semure musulmana), se pierde en la noche de los tiempos. Su primer asentamiento, en una posición privilegiada sobre el Duero, se ha extendido hasta completar hoy una realidad que combina monumentos únicos con modernas infraestructuras. Ninguna ciudad encierra, como Zamora, veintiún monumentos románicos de primer Orden en su entramado urbano.

Y si sólo el románico zamorano justifica una detenida visita, (Catedral, La Magdalena, San Pedro, Santiago del Burgo, San Claudio, La Horta, Santiago de los Caballeros, Santo Tomé, San Isidoro, Espíritu Santo, San Juan, etc.), sus murallas, sus museos, sus tradiciones (Semana Santa, romerías, etc.), su gastronomía y la evocación del pasado contenida en sus calles, hacen de Zamora un destino obligado.

Más información