Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino de la Plata

Camino de la Plata

Volver

Etapa

25

Cultura

Zamora




El origen de Zamora (Ocellum Duri romana, Azemur o Semure musulmana), se pierde en la noche de los tiempos. Su primer asentamiento, en una posición privilegiada sobre el Duero, se ha extendido hasta completar hoy una realidad que combina monumentos únicos con modernas infraestructuras. Ninguna ciudad encierra, como Zamora, veintiún monumentos románicos de primer Orden en su entramado urbano.

Y si sólo el románico zamorano justifica una detenida visita, (Catedral, La Magdalena, San Pedro, Santiago del Burgo, San Claudio, La Horta, Santiago de los Caballeros, Santo Tomé, San Isidoro, Espíritu Santo, San Juan, etc.), sus murallas, sus museos, sus tradiciones (Semana Santa, romerías, etc.), su gastronomía y la evocación del pasado contenida en sus calles, hacen de Zamora un destino obligado.

Más información



Roales del Pan




Se conocen datos del siglo XVIII (concretamente en 1752) en los que se nos presenta este municipio como un pueblo eminentemente agrícola.

En la actualidad Roales sigue manteniendo sus raíces agrícolas y ganaderas: los cultivos que destacan sin duda son los cereales, aunque también se puede encontrar girasol y algo de maíz.

Roales es el primer pueblo que divisa el peregrino cuando sube por la Vía de la Plata, una vez que ha dejado tras de sí la ciudad de Zamora, dirigiéndose hacia Astorga.

Es la zona cerealista por excelencia; se la conoce como "Tierra del Pan".

En el mismo pueblo, la calzada se desvía a la izquierda de la carretera nacional hacia la Venta del Toral, desde donde el peregrino camina todo recto en dirección a Montamarta.

Más información



Montamarta




Históricamente ha sido un enclave importante, así lo confirma la relevancia del Monasterio de los Jerónimos en torno al año 1500. Sin embargo, los restos más antiguos del pueblo se encuentran en el muro norte de la Ermita de la Virgen del Castillo, siendo probablemente románicos del siglo XII, como confirman los canecillos que quedan aún visibles. También debe ser de la misma época la sencilla pila bautismal románica que se conserva en la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcangel.

Por un documento del año 1182 en el que se cita la donación de diezmos a la Iglesia conocemos que este lugar ya existía en la Edad Media.

Su patrimonio monumental y artístico está integrado por yacimientos arqueológicos de la cultura del vaso campaniforme y por templos de los siglos XV y XVI.

Más información



Fontanillas de Castro




El pasado de la localidad está marcado por la existencia de un antiguo núcleo defensivo llamado Castrotorafe, desaparecido en el siglo XVIII.

Castrotorafe en su época de bonanza fue escogida como lugar de residencia para las infantas doña Dulce y doña Sancha, y sede importante de la Orden de Santiago. Cerca estaba un puente que cruzaba el Esla, que se derrumbó en el XVI.

A partir de ésta época entró en declive. El catastro de Ensenada habla de él como de un lugar en ruinas en el que aún quedaba la iglesia en pie. Los franceses acabaron de destrozar lo poco que quedaba durante la Guerra de la Independencia.

Más información



Riego del Camino




Yacimiento en el sitio denominado Junciel donde han aparecido abundantes restos de tejas, datado de la época del Alto Imperio Romano.

En este lugar se encuentra una fuente con reminiscencias romanas en su construcción, aunque su estilo es más bien mudéjar.

Se ha encontrado una necrópolis (sepulturas de lajas), se cree que pertenecientes a culturas visigodas. Lo que demuestra la permanencia de los asentamientos en este lugar, que llegaría hasta la edad media.

El archivo histórico parroquial se encuentra en su totalidad en el Obispado de Zamora.

Dentro de su término la dehesa del Gamonal pertenecía a la jurisdicción de la Orden de Santiago, en concreto al Comendador de Castrotorafe.

Más información