Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino de la Plata

Camino de la Plata

Volver

Etapa

25

Monumentos

Zamora

Iglesia de Santa María Magdalena


Se trata de un templo de una única nave que cuenta con una torre a los pies y con un cabecero semicircular que alberga la capilla mayor. Los muros no son estrictamente macizos, ya que están roturados por ventanas en el cuerpo superior. Dicho hecho aporta una gran luminosidad al interior del templo. Además, éstos vanos están rematados con arcos semicirculares "escoltados" por arcos semicirculares sostenidos por columnas con decoración vegetal.

El edificio es de gran belleza debido a la iconografía que lo decora. La puerta más antigua es la meridional, cuyos adornos representan el paraíso celestial. Éste está rodeado por un arco polilobulado y cuatro arquivoltas con capiteles vegetales y figuradas.

Destaca además el sepulcro, que por su idiosincrasia pertenece a los últimos compases del románico.

El edificio cuenta con la máxima calificación monumental desde el año 1910, decir que su estado de conservación es excelente.

Más información


Arquitectura Civil



Palacios románicos, con restos prerrománicos.


Puente románico del s. XII, con 250 m de longitud.


El Palacio de los Momos, Monumento Nacional desde 1922. Edificado a finales del siglo XV o principios del XVI, es de estilo renacentista, aunque con muchos elementos aún del gótico tardío. Actualmente es sede del Palacio de Justicia.


El Ayuntamiento Viejo, de finales del siglo XV, sede actualmente de la Policía Municipal.


La antigua Alhóndiga del Pan almacén de grano, recientemente restaurada y utilizada como sala de exposiciones.


La casa-palacio de los Condes de Alba y Aliste actualmente Parador Nacional de Turismo.


El antiguo Hospital de la Encarnación, de principios del siglo XVII, obra del arquitecto Juan Gómez de Mora, aunque con reformas y ampliaciones de los siglos XIX y XX. Su destino original fue el de hospital de hombres, aunque también ha servido como cárcel y hospicio, y hoy en día es sede de la Diputación Provincial.

Más información


Muralla Medieval


La muralla de Zamora es la edificación que parapeta la ciudad prácticamente desde su construcción.

La ciudad de Zamora está situada en una zona tremendamente importante desde el punto de vista defensivo y económico, pues al estar elevada y cercada por el valle del Duero sus habitantes pudieron controlar, desde su fundación, tanto la llegada de invasores como las rutas comerciales.

La construcción aparece en las fuentes medievales en el año 893, pero tras la reconquista y la repoblación de los extremos del Duero es cuando adquiere su actual idiosincrasia diferentes cercos que se superponen y que incluyen dentro de sus perímetros las diferentes ampliaciones de la ciudad.

El paso de la Edad Media a la Edad Moderna hace que pierda su funcionalidad defensiva casi en su totalidad. De hecho, inclusive en el periodo napoleónico fue reforzada para contener las embestidas del ejército galo.

Más información


Convento de la Virgen del Tránsito


Fue fundado en el siglo XVI. Es un edificio sobrio, con una elegante portada clásica. En su interior guarda la imagen de la Virgen del Tránsito, patrona de gran devoción en la ciudad.

La Virgen del Tránsito, ha gozado siempre de mucha devoción entre los zamoranos, y ha salido en procesión extraordinaria en multitud de ocasiones ante la guerra, el hambre o cualquier calamidad pública. La imagen de la Virgen es de una extraordinaria belleza, de una serenidad celestial, que provoca en todo aquel que la mira el ardor de su fe, la curación de su alma o todo favor que necesite. Nuestra Señora Dormida, aparece bellamente adornada, siendo de las pocas excepciones en que una talla zamorana rompe con la austeridad propia de estas tierras.

Más información


Puente de Piedra


Zamora, como otras muchas ciudades españolas, debe gran parte de su importancia a los puentes que cruzan su río, lo que permitió su original ubicación estratégica. Éste, en concreto, data de 1167.

Consta de dieciséis grandes bóvedas apuntadas y otros numerosos arquillos que sirven de alivio en las enjutas de los anteriores. En un principio tuvo almenas pero más tarde fueron derribadas. Hasta no hace mucho tiempo contaba con dos torres defensivas en los extremos, por cuyo paso se cobraba el pontazgo.

Más información


Portillo de la Traición


El Portillo de la Traición es un acceso al primer recinto amurallado de la ciudad de Zamora.

El portillo se sitúa entre la Iglesia de San Isidoro y la Catedral. Se trata de una alta y estrecha puerta que se levanta sobre una quebrada, en uno de los tramos del perímetro de la muralla más irregulares.

En la actualidad es perfectamente transitable, ya que une una parte de la ciudad con otra. Se encuentra en perfecto estado de conservación y de higiene, así como de decoración, pues está rodeado de abundante vegetación que hace más romántico si cabe un lugar con tanta historia.

La importancia de este elemento arquitectónico radica en que las crónicas cuentan que por él entró Vellido Dolfos, un noble leonés del siglo XI, siendo perseguido por el Cid. Éste le perseguía, supuestamente, por haber asesinado a Sancho II de Castilla.

Más información


El Castillo


La ciudad de Zamora constituía un pilar básico para los reinos cristianos en el proceso de reconquista.

Actualmente se conserva el perímetro del castillo, rodeado de un foso que se halla casi íntegro. Los muros de mayor importancia, el patio de armas y la torre del homenaje también han llegado hasta nuestros días. En la actualidad está restaurándose ante la previsión de que sea destinado para albergar el Museo de Baltasar Lobo.

El castillo de Zamora tiene una planta con forma de planta. En ella destacan tres torres (dos con cinco puntas y una con siete). Todo el edificio está flanqueado por un foso de gran profundidad, que a su vez le da seguridad el gran grosor de los muros -más de dos metros de media-. Para acceder a él hay un puente que antaño era levadizo y que va a parar a una puerta con un arco apuntado.

Más información


Monasterio de San Francisco


El Monasterio de San Francisco, pasando el puente románico. Monasterio que estaba en ruinas y del que sólo se conservaba el testero del S. XIV. Los restos que se conservan de lo que fue la capilla son obra de Gil de Hontañón. El arquitecto Manuel de Casas, a base de materiales como acero corten y cristaleras, ha conseguido un edificio originalísimo en el que se conjugan los elementos y materiales más lejanos en el tiempo y se produce un resultado totalmente armonioso. Actualmente es sede de la Fundación hispanolusa "Rei Afonso Henriques".

Más información


Catedral de el Salvador


El monumento más emblemático de la ciudad es su Catedral, auténtica joya del románico de la zona. Por algunos documentos parece que el templo fue consagrado en el año 1174 y que su construcción duró 23 largos años.Las obras terminaron en el obispado de Guillermo, fecha del cimborrio y las portadas del transepto, para terminar totalmente con las obras de la torre y el claustro ya en el siglo XIII. Dentro del templo merece la pena destacar la capilla del cardenal Juan Mella, la capilla del Doctor Grado, la sillería del coro y el Claustro. Visita obligada es la que hay que realizar al Museo Catedralicio por las colecciones de tapices y otras obras de escultura y orfebrería

de indudable calidad artística,
que alberga en su interior.

Más información


Puerta del Obispo


La Puerta del Obispo es la única que se mantiene completa de las tres originales. Es junto al cimborrio la pieza más valiosa de todo lo románico de la Catedral de Zamora constituyendo un ejemplo de decoración arquitectónica, sin apenas escultura.

Se divide en tres calles que a su vez están divididas en dos pisos, los inferiores contienen sendos arquillos con lo mejor de la escultura románica zamorana, uno, con San Juan y San Pablo y otro con una Virgen Theotokos. En el siguiente piso sólo aparece una arquería ciega.

Rematando todo el conjunto se yerguen sobre los estribos y las dos pilastras acanaladas que recorren la fachada tres arcos ligeramente apuntados que conforman el remate del hastial.

Más información


Cúpula Románica de la Catedral


Cimborrio con un tambor de 16 ventanas sobre el que se levanta una cúpula de gallones revestidos con escamas de piedra y soportada con pechinas de clara influencia bizantina. Es el elemento más llamativo, bello y original del templo, y un verdadero símbolo de la ciudad.

El cimborrio de la Catedral de Zamora junto al de la Catedral Vieja de Salamanca, el de la Catedral de Plasencia y el de la Colegiata de Toro se agrupan dentro de los conocidos como Grupo de cimborrios leoneses. El exterior se ameniza con cuatro cupulines que sirven para reforzar las esquinas y cuatro frontones hacia los puntos cardinales que apuntalan la bóveda.

Más información


Ermita de Nuestra Señora de los Remedios


La pieza más importante, el retablo de Nuestra Señora de los Remedios, contiene las pilastras, el nicho central y el friso y está formado por cuatro tableros obra del pintor vallisoletano Gaspar de Palencia, El conjunto escultórico y pictórico procede originariamente de la desaparecida iglesia toresana de San Cebrián o San Cipriano, de origen mozárabe, «muy vinculada a los primeros repobladores de Toro de hace mil años». La talla de las Virgen de los Remedios para la que fue construido el retablo se conserva, aunque fue «mutilada» de forma penosa para poderle colocar vestidos, según la costumbre de épocas posteriores y su situación «es deplorable», como la ha definido el historiador.

Más información


Iglesia de Santa María la Nueva


Tras el incendio de 1168 durante el Motín de la Trucha, la iglesia tuvo que ser reconstruída. Conserva el ábside y partes del muro sur del siglo XI.

De las 3 naves del edificio primitivo se hizo una. Está separada del ábside por un arco toral apuntado. Dentro de la iglesia sobresale su pila bautismal con motivos bíblicos esculpidos en su cara exterior (bautismo de Cristo, Apóstoles y Profetas).

Es destacable las arquerías superiores que voltean sobre finas columnillas. En tres de los paños hay rudos ventanales con columnillas decoradas con escultura casi de tradición visigótica.

También se encuentra en Santa María la Nueva el Cristo Yacente de Francisco Fermín, de la escuela de Gregorio Fernández. Es una talla del siglo XVII muy valorada por los zamoranos, que en Semana Santa le dedican una procesión.

Más información


Iglesia de Santo Tomé


Lo único que se conserva de la fábrica original es la cabecera y una parte del muro norte. Lo que hoy contemplamos obedece a una reforma posterior, que unificó las tres naves y proyectó una cubierta de madera, y otra del siglo XVIII, que la dividió en tres tramos y construyó una espadaña en el muro oeste.

Al exterior, la cabecera presenta una gran similitud con Santa Marta de Tera, puesto que se articula gracias a dos columnas adosadas y molduras de ajedrezado. En los ventanales aparecen capiteles figurados mientras que la cornisa, compuesta por una linea de taqueado, es sustentada por canecillos con figurillas humanas.

En la fachada norte encontraremos una portada abocinada con cuatro arquivoltas, una de ellas polilobulada, con decoración vegetal y de puntas de diamante. La portada sur, parecida a la anterior, está empotrada en construcciones posteriores y cegada al interior.

Más información


Iglesia de Santa María de Horta


En la portada exterior del muro meridional vemos capiteles vegetales flanqueados por otros donde se tallaron grifos que enmarcan cabezas humanas.

En la portada interior, con arquivoltas ligeramente apuntadas que descansan en dos columnas, encontramos capiteles con leones alados entre decoración vegetal. Además de una arquivolta con zig-zag.

En la portada de los pies aparece un capitel historiado junto a otros vegetales.

Por último, destacar la mesa de altar, que apea sobre un tenante decorado con arquería ciega, ligeramente apuntada, con decoración de zig-zag en la rosca y con capiteles vegetales y de aves enfrentadas.

Más información


Puerta de Doña Urraca


Data del siglo XII, y fue una de las principales puertas del acceso al recinto amurallado de la ciudad de Zamora.

A lo largo de los siglos ha recibido distintos nombres: Puerta de San Bartolomé, Puerta de Zambranos o Puerta de la Reina.

Se caracteriza por un arco de entrada semicircular compuesto por unas pequeñas dovelas. La entrada está flanqueada por dos grandes cubos cilíndricos y sendos torreones, hoy incompletos. El arco superior está rematado por una cornisa recta que a su vez une los cubos. Como única decoración conserva una lápida del siglo XVI.

Declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento en 1.874.

Más información


Roales del Pan

Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción


La iglesia conserva la portada del mediodía de la original construcción del siglo XVI, ya que el resto fue reconstruida entre los años 1971 y 1972.

El Retablo Mayor consta de 3 partes: Una central mas alta en la que se conserva una tabla de la Inmaculada. En el hueco central se conserva un pequeño crucificado situado sobre el sagrario. Este sagrario no es el original del retablo ya que el sagrario original se conserva en uno de los altares laterales.

En el retablo central está la imagen de San Sebastián patrón del pueblo.

Más información


Montamarta

Monasterio de los Jerónimos


Actualmente en ruinas, sólo conserva la fachada principal. Fundado en 1407 por D. Fernando, regidor de la ciudad de Zamora e hijo del caballero Ferrán Alonsode Zamora. En el S. XV fue una importante escuela de Teología y Filosofía y de allí salieron personajes como el primer prior de El Escorial y el confesor de Carlos V en Yuste. Posteriormente se cerró tras la decisión de la orden de instalarse en Zamora, en el S. XVI. En el tenían capilla funeraria los marqueses de Tábara.

Más información


Iglesia de San Miguel Arcángel


Del siglo XVI, renacentista. Su origen fue una ermita dedicada al Arcángel S. Miguel, cuando perdió el modesto carácter de ermita y adquirió la consideración de iglesia parroquial, no aparece claro en la documentación.

Del siglo XVI se conserva una sencilla pila bautismal románica.

Más información


Ermita de Sta. Mª del Castillo


Del Siglo XVI, de estilo renacentista. Presenta dos naves cubiertas pro armaduras lisas y una capilla lateral con bóveda de crucería. De gran interés es su retablo mayor, renacentista, también una tabla flamenca de inicios del S. XVI que Gómez Moreno estimo de gran calidad. En ella se hospeda la bella imagen de la Virgen del Castillo, patrona de la localidad. Aquí tiene lugar la celebración de "El Zangarrón". Se halla situada en una colina desde la cual se divisa la cola del embalse de Ricobayo.

Más información


Fontanillas de Castro

Ruinas de Castrotorafe


Se conservan sus lienzos de muralla, construidos con mampostería pizarrosa y mortero, lo que apunta la solidez defensiva de lo que fue una fortaleza en tierras fronterizas.

Su puente, en ruinas desde que se derrumbó en el siglo XVI, sólo conserva parcialmente sus pilares.

Esta villa fortificada es declarada Bien de Interés Cultural el 3 de junio de 1931, mientras que el castillo es declarado Bien de Interés Cultural en abril de 1949.

El castillo, parcialmente consolidadas sus ruinas para evitar su progresivo deterioro, se emplaza en el noreste de la villa y lo constituyen dos recintos con forma de trapecio irregular. El exterior tiene cubos en los ángulos, en dos de los cuales se observan reformas para adaptarlos a la artillería. Dos puertas se abrían en sus muros, para dar acceso desde la villa y desde el puente. Mientras, el recinto interior del castillo tiene el refuerzo de dos torres en el muro sur, obra de sillarejo. El interior está totalmente arruinado.

Más información


Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción


Es un pequeño y sencillo edificio realizado en mampostería. Sus pequeñas proporciones, marcadamente horizontales contrastan con la verticalidad marcada por la espadaña.

En la capilla mayor hay retablos que comenzaron a entallarse en 1762 por el escultor de Medina de Rioseco, Francisco Fernández. Todas sus esculturas se caracterizan por presentar piernas adelantadas y actitudes declamatorias y amaneradas. También se advierte en las imágenes titulares (San José y el Ángel Custodio) la influencia del también escultor Gregorio Fernández.

Destaca igualmente, además del retablo de San José y un San Antonio Abad del siglo XIX, un crucifijo manierista de principios del siglo XVII.

Más información


Riego del Camino

Iglesia de San Critóbal


La Iglesia está dedicada a San Cristóbal y estructuralmente pertenece al S. XVI, aunque no tiene un estilo definido. Perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén hasta finales de S. XIX. Posee una sola nave, cubierta con bóveda y artesonado.En su interior guarda un bello retablo barroco.

Más información