Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / El Camino de Levante

El Camino de Levante

Volver

Etapa

19

Monumentos

Escalona

El Castillo de Escalona bajo el Puente


El Castillo de Escalona es uno de los mejores y de mayor valor histórico de los conservados en la provincia de Toledo.

Escalona es una villa de origen romano emplazada en una situación estratégica que debió ser fortificada en época muy antigua para controlar el paso del Alberche. Fue reconquistada a los árabes en el año 1130, y es desde entonces cuando se empieza a tener noticias claras de su historia, pues de su etapa musulmana apenas nos han llegado datos.

Las torres albarranas fueron construidas por Don Juan Manuel. En al año 1424, Don Álvaro de Luna, Condestable de Castilla, habilitó el edificio para usarlo como residencia particular. Posteriormante, pasó a manos de Don Juan Pacheco, caballero de la orden de Santiago, que lo mantuvo hasta siglo XVII.

Es importante señalar que el puente que pasaba sobre el río Alberche fue construido con los materiales del castillo, pues cuando las tropas francesas iniciaron el ataque a esta zona toledana arrebataron a la fortaleza sus cubiertas primitivas para emplearlas en la construcción del puente que cruza el río Alberche, creando así una comunicación esencial entre las dos orillas.

Más información


Plaza Mayor


Otros edificios de interés son el convento de la Encarnación, del siglo XVI; una hermosa plaza Mayor con soportales en gran parte de su perímetro; un largo y bello puente sobre el río Alberche y una gran variedad de viviendas populares con balconadas y soportales.

Más información


Escena del Lazarillo de Tormes


El Pueblo es conocido por estar en la ruta de Lazarillo, en Escalona fue donde el ciego salto la acequia de agua golpeándose con la columna, la de la derecha del soportal del Ayuntamiento.

Más información


Iglesia de San Miguel Arcángel


Lo más interesante se encuentra en su interior : una talla de la Virgen con el Niño, realizada en piedra, originaria del siglo XV.

Más información


Arco de San Miguel


Tras pasar este arco el peregrino se encuentra con dos señales del Camino. La una indica a la derecha y la otra a la izquierda. No es que esté mal, lo que ocurre es que la una pertenece lal Camino de Levante y la otra al Camino del Sureste, que aun cuando coinciden en una gran mayoría de tramos a lo largo de la ruta, puntualmente, difieren en el itinerario.

Más información


Escalona y su río


Entra en la provincia de Toledo por el término municipal de Méntrida; después pasa lamiendo el casco urbano de Escalona. Luego pasa por Cazalegas, en donde forma el embalse del mismo nombre y por fin, desemboca en el río Tajo, en las inmediaciones de la ciudad de Talavera, en el paraje denominado El Cristo.

Más información


Las ricas frutas y verduras de Escalona


Más información


Señal que nos indica el Camino de Levante


Como ya hemos indicado y tambien en este caso, a partir de esta localidad de Escalona, los peregrinos pueden seguir la traza del Camino del Sureste o el de Levante. Los que sigan esta señal harán el Camino conforme a los criterios que siguen los Amigos del Camino de Santiago de Valencia o Levante.

Más información


Señal que nos indica el Camino del Sureste


Como ya hemos indicado, a partir de esta localidad de Escalona, los peregrinos pueden seguir la traza del Camino del Sureste a el de Levante. Los que sigan esta señal harán el Camino conforme a los criterios que siguen los Amigos del Camino de Santiago de Alicante.

Más información


Paseos y jardines


Escalona cuenta con una serie de paseos y jardines a sus alrededores, que son una auténtica delicia para quien tiene la fortuna de disfrutarlos.

Más información


Calles


Conserva un magnífico conjunto urbano, en el que destaca su trazado medieval. Su monumento más emblemático es el castillo, construido por Don Álvaro de Luna en el siglo XV, que tiene un perímetro de 420 metros y se divide en dos zonas: la plaza de armas al norte y el alcázar al sur. Conserva los fosos, las murallas, las torres y los adarves.

Más información


Castillo de Escalona


El Castillo-Palacio de Escalona se construyó en el siglo XV sobre una fortaleza de origen árabe, y es de traza mudéjar.

Tiene forma de polígono irregular y está rodeado por un muro almenado con torres de grandes dimensiones.

Interiormente está dividido en dos partes, con la Plaza de Armas, rodeada de una línea de fortificación, al norte; y el cuerpo del Palacio, de planta cuadrada, al sur, mandado construir por el condestable Don Álvaro de Luna.

Ambas partes están separados por el Patio de Honor, un patio atípico, con forma de claustro, del que sólo se conservan algunos pilares y la escalera de estilo gótico.

Es de especial mención la decoración mudéjar de estuco coloreado, que todavía se conserva y que pertenecía a la llamada Sala Rica.

Entre otras muchas dependencias, también existía un jardín.

Su visión ofrece hermosas perspectivas de sabor romántico.

Más información


Otra vista del Castillo


El edificio está dividido en dos cuerpos que ocupan aproximadamente la misma extensión. El primero de ellos se encuentra a la izquierda de la entrada y constituye la plaza de armas. Mide 110 metros en su eje mayor po 50 metros el menor, por lo que durante años ha sido usado como campo de fútbol local. Posee 3 aljibes. Existe un segundo muro, hecho en de mampostería, adherido al exterior más antiguo, que alcanza 3 metros el espesor total y sobre el que discurre el adarve.

El segundo cuerpo se encuentra al sur del anterior y lo ocupa el palacio señorial construido por Don Álvaro de Luna. Está protegido por una barrera almenada que lo aisla del patio de armas, y tras la cual, cerrada con una puerta abierta en un torreón con aspilleras, hay un camino de ronda y delante otro foso, cruzado por un puente levadizo.

La robusta torre del homenaje del palacio es la estructura que más destaca de todo el conjunto. Su planta es cuadrada, tiene 22 metros de altura, y está cerrada por un rastrillo y buharda. Estaba formada por diversos pisos y un sistema de accesos muy complicado que hacían muy difícil la entrada al recinto. En sus muros apenas aparecen vanos y está rematada por almenas defensivas.

Más información


Almorox

Iglesia Parroquial de San Cristóbal


La Iglesia parroquial de San Cristóbal:se edificó a comienzos del siglo XVI, desconocienéndose el arquitecto que la proyectó, aunque no falta quien diga que fue Herrera, estando documentada la participación de Gil de Hontañón. Es de sillería con una sola nave con ábside de tres parámetros, de estilo gótico, aunque la portada es renacentista, con un gran arco de medio punto. Posee varías joyas pictóricas, pues los retablos de San Roque, atribuido a Juan Correa de Vivar, el de Santa Lucía, atribuido a Pedro Berruguete. Cabe también mencionar el soberbio púlpito de estuco blanco, estilo mudéjar, otro púlpito, de diferente estilo, hecho de hierro; la pila bautismal, la sacristía, obra de Alonso de Covarrubias y el retablo mayor, presidiendo la figura de san Cristóbal.

Más información


Crucero


Simboliza la independencia de la localidad del Ducado de Escalona, en el año 1566. Cilindro de piedra berroqueña de 8m de altitud, con gradería de cinco peldaños y coronada por cuatro cabezas de leones y un templete de columnas jónicas.

Los cruceros o rollos de justicia fueron habituales durante la Edad Media y Moderna en toda la Península. Eran tanto símbolos religiosos como recordatorios de la severa justicia del rey con los delincuentes. Almorox cuenta con un rollo de estilo plateresco, realizado en el año 1566 y emplazado en su bella Plaza Mayor. Es uno de los más bellos que encontramos en todo el Camino de Levante.

Más información


Casa Consistorial


Fue propiedad del Marqués de Villena. Presenta un exterior animado por su bella fachada con fábrica de piedra de sillería. La fachada está aportalada con cinco arcos.

Construido en tiempos del rey Carlos III, en 1799, forma un conjunto muy llamativo.

Situado en la plaza hoy llamada de la Constitución, consta de dos plantas que se sustentan la planta primera sobre un soportal o portico de cinco arcos de medio punto , en su parte delantera donde tiene su entrada, para el acceso a las oficinas y despachos.

Más información


San Martín de Valdeiglesias

El Autor de esta Web


Jaime Serra Noguera.

Un explorador y enamorado de los Caminos de Santiago.

Autor de: mundicamino.com

Más información


La Esposa del Autor de esta Web


Elisa González Fraile en los Toros de Guisando.



Infatigable compañera.

Más información


Ermita del Rosario


Está emplazada fuera del núcleo urbano, a escasos metros del barrio del Rosario. Constituye uno de los mejores ejemplos de la arquitectura románica de toda la zona. En 1992 fue rehabilitada por última vez. Es un edificio realizado en piedra de granito, trabajada en sillería. De reducido tamaño, su puerta de acceso presenta remate adintelado, decorado con bajorrelieves. El dintel queda sujeto a base de pequeños roleos laterales, que sirven de marco a las jambas.

Más información


Parque y jardines


Más información


Ayuntamiento


Preciosa fachada y edificio donde se ubica la Casa Consistorial de San Martín de Valdeiglesias.

Más información


San Martín calles típicas


El casco histórico que tan bien conserva algunas de sus construcciones tradicionales: casones solariegos con ventanas y portones adintelados en piedra, escudos de armas, inscripciones.

El barrio del castillo es uno de los que mejor conservan el sentido de la ciudad medieval en sus empinadas calles y pequeñas casas arracimadas en torno a la fortaleza.

Más información


Castillo Vista


Las primeras noticias de este castillo se remontan a la época de la repoblación que comenzó Alfonso VIII. A finales del siglo XV se concluyó la obra.

Uno de sus últimos moradores fue Don Álvaro de Luna quien fue acusado de robo y decapitado por orden real.

Sirvió de residencia a Isabel la Católica cuando fue proclamada heredera de Castilla.

Este castillo ha pasado por diversos propietarios a lo largo de su historia, como es el caso de la familia de los Luna, una de las familias más destacadas de Castilla. Esta familia tuvo numerosos castillos y residencias donde se celebraban fiestas, cacerías y otras actividades de ocio para los personajes de la Edad Media que tantas veces hemos visto plasmados en películas. Fue posesión real y señorial dependiendo de la época hasta que, en en el siglo XIX, los barones de Sacro Lirio la restauraron

Más información


Castillo de la Coracera


El castillo de la Coracera fue mandado levantar por Álvaro de Luna en el siglo XV, como residencia y pabellón de caza. No obstante, existen referencias de una construcción anterior, que datan de tiempos de Alfonso VIII de Castilla, en los siglos XII y XIII.

Además de por Álvaro de Luna y sus herederos, la fortificación ha sido utilizada por distintas personalidades históricas, entre las que destaca la reina Isabel la Católica, que residió en ella cuando fue proclamada heredera de la Corona de Castilla.

El castillo fue primeramente posesión señorial y posteriormente real. En el siglo XIX, quedó en manos del Barón de Sacro Lirio, que lo utilizaba a efectos recreativos y cinegéticos. Así se mantuvo durante todo el siglo XX, hasta su adquisición en 2003 por el Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias.

La fortaleza está construida en piedra berroqueña. Es de planta cuadrada y se articula alrededor de tres grandes volúmenes, de forma circular, sobre los que destacan la torre del homenaje y una torre que hace la función de albarrana. El conjunto está rodeado de una barbacana, de unos cuatro metros de altura, situada a unos cinco metros de distancia del núcleo principal.

La torre del homenaje, de sólido aspecto, tiene forma pentagonal y presenta tres garitones. A sus pies se sitúa la puerta de acceso, formada por dovelas de granito, de medio punto.

Todo el conjunto se encuentra almenado. Las almenas fueron incorporadas en una de las restauraciones efectuadas en el siglo XX.

En lo que respecta al interior, el patio de armas es el punto de distribución de las diversas dependencias, entre las que sobresalen la capilla y la bodega.

Más información


Iglesia de San Martín


Fue obra del genial arquitecto Juan de Herrera. Sigue, por lo tanto, los presupuestos estéticos de este innovador artista, que vivió y trabajó en el siglo XVI, y que crearía lo que se ha llamado en la Historia del Arte, el "estilo Herreriano". El templo está inacabado. En su interior destaca, por su belleza, un retablo del siglo XVII de estilo barroco. Notable es el cuadro situado en el parte superior del mismo; tradicionalmente se atribuye al pintor Lucas Jordán. El Retablo de la virgen Nueva, perteneciente a la escuela toledana del s. XVI. es de gran belleza.

Más información


Plaza


Paseando por el casco histórico podemos encontrar antiguas casas solariegas, algunas de ellas todavía conservan las puertas y las ventanas adinteladas de granito con el escudo de armas de la familia y la bodega rodeada de grandes tinajas donde se fermentaba el vino.

Más información


Plaza de Toros


La Plaza de Toros tiene la peculiaridad de ser una de las más antiguas de Castilla; curiosamente, se alzó sobre los restos de un convento de franciscanas en 1859.

Más información


Los Toros de Guisando


Los Toros de Guisando son un conjunto escultórico Vetón que se ubica en el cerro de Guisando.

Se datan entre los siglos II y I antes de Cristo, con preferencia a la creación en el siglo II a. C., durante la edad del hierro.

Se trata de cuatro esculturas realizadas en granito que representan cuadrúpedos, identificados como toros o verracos (cerdos sementales), con preferencia a la suposición de que se trata de toros, ya que algunas de las piezas presentan, en la cabeza, oquedades consideradas para la inserción de cuernos.

Las cuatro esculturas se encuentran costado contra costado, formando una linea en dirección Norte-Sur y todas ellas mirando hacia el Oeste, hacia la loma del cerro de Guisando, del que reciben su nombre, dejando a sus espaldas el arroyo Tórtolas, frontera natural que separa las comunidades de Castilla y León y Madrid.

La importancia de la ganadería para la subsistencia del pueblo Vetón hace suponer que estas estatuas eran protectoras del ganado, aunque ésta es solamente una de las muchas teorías planteadas en torno a la función de estas esculturas.

Más información