Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / El Camino de Levante

El Camino de Levante

Volver

Etapa

23

Tramos

Hernansancho - Arévalo

22.8 Km

1. Hernansancho - Villanueva de Gómez - 4.8 Km

Salimos de la localidad de Hernansancho y seguimos nuestro camino por la carretera hasta Villanueva de Gómez, pueblo en el que entraremos por un camino que queda a nuestra derecha. Podemos aprovechar los servicios que nos ofrece la localidad y visitar su hermosa iglesia parroquial.

2. Villanueva de Gómez - El Bohodón - 3.1 Km

Para salir de Villanueva, hemos de buscar la calle situada a la izquierda del templo parroquial, camino de las afueras de Villanueva. Como punto de referencia podemos fijarnos en una columna partida con inscripciones. Hasta El Bohodón caminamos por el asfalto, rodeados por el color amarillo de los campos de girasoles. En el Bohodón podemos admirar su iglesia parroquial de estilo mudéjar. Tiene muy escasos servicios, pero sí cuenta con un bar donde poder tomar un café, que nos devuelva las energías para seguir camino hasta la localidad de Tiñosillos.

3. El Bohodón - Tiñosillos - 0.7 Km

Salimos del Bohodón rodeando el templo parroquial y a través de un camino de tierra, que discurre por entre las últimas edificaciones de la localidad. Desembocamos directamente en la localidad de Tiñosillos. No debemos dejar de visitar su iglesia de estilo mudéjar. Además, podemos descansar en el bar del pueblo, porque todavía nos quedan 11 kms. para llegar hasta Arévalo.

4. Tiñosillos - Arévalo - 12.0 Km

Salimos de Tiñosillos tomando la carretera y, cuando veamos el final del pueblo, tomamos el camino de la izquierda, pasando por extensos pinares, durante un recorrido de aproximadamente 6 kms. A partir de aquí, cruzamos una pequeña carretera, que lleva a Nava de Arévalo; tras 2 kms., salimos a la carretera y seguimos por un camino de asfalto durante otro km. tomando a la recha un camino, que discurre entre pinares; cuando entra en la población de Arévalo, el camino se convierte en un carril-bici, por lo que debemos tener cuidado.

Esta bella ciudad castellana, de antiquísimo origen, nos espera acogedora y hermosa. No podemos despedirnos de ella sin visitar sus monumentos ni preguntar por sus suculentas especialidades gastronómicas.