Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino Portugués

Camino Portugués

Volver

Cultura

Caldas de Reis




De la época prerromana se conserva el tesoro prehistórico de Caldas que es una ara votiva dedicada al dios indígena Edovio, encontrada en la arqueta del manantial termal. Los restos arqueológicos romanos son muy abundantes, aunque las muestras más significativas son los puentes: dos en la zona urbana y dos que si pueden encontrar subiendo por el río. En la Edad Media se construye un elevado número de iglesias románicas relacionadas al Camino Portugués cara a Santiago, en el que Caldas es lugar de paso obligado para los peregrinos procedentes del sur. Dice la historia que por este camino pasó Santo Tomé de Canterbury, a quien si le dedicó el templo que lleva su nombre.

Caldas fue sede episcopal hasta el año 569, en el que esta pasó a Iria.

Es tradición reiterada que Caldas fue cuna de noble linaje al darle cobijo al rey de Castilla Afonso VII, hijo de señora Urraca y de don Raimundo de Borgoña, conde de Galicia.

Al ser declarada villa de reguengo por Felipe II llegaron a Caldas nobles de todas las regiones que si asentaron allí al amparo de las ventajas fiscales.

Más información



Santa Mariña de Carracedo

San Miguel de Valga

Pontecesures




Enclave estratégico por excelencia por su proximidad a la ciudad roman de Iria, contó con un gran puente de piedra desde el siglo I, que fue reconstruido en el siglo XII y drásticamente reformado en el siglo XIX. La última intervención en esta hermosa muestra de las obras públicas romanas tuvo lugar en el año 1911.

Se sabe con certeza que Pontecesures existía en la Edad Media y su vinculación con el señorío compostelano. De todo ello son buenas pruebas los vestigios de la iglesia de San Julián de Requeixo, de estilo románico y mandada construir por Diego Gelmírez en el año 1116.

Más información



Padrón




La historia de Padrón se encuentra íntimamente ligada a la trayectoria histórica de su vecina Iria Flavia, gran ciudad romana, en la época en la cual, según la tradición jacobea, arribó a estas costas gallegas el cuerpo del Apóstol Santiago tras su martirio en la ciudad de Jerusalén. Siempre según la misma piadosa tradición, la barca que lo portaba atracó en el río Sar y fue amarrada a una piedra, o pedrón. De ahí el nombre de la nueva población. Este pedrón era un ara romana que se conserva y expone bajo el altar de la iglesia parroquial de Santiago de Padrón.

Padrón está vinculado a importantes figuras de la literatura gallega, como Macías el Enamorado, Juan Rodríguez de Padrón, Camilo José Cela o Rosalía de Castrocuya casa, llamada "A Matanza" donde vivió sus últimos años y murió, y convertida hoy en museo, se encuentra en las afueras del pueblo.

Más información