Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino Sanabrés

Camino Sanabrés

Volver

Etapa

10

Tramos

Xunqueira de Ambia - Orense

21.5 Km

1. Xunqueira de Ambia - A Pousa - 2.5 Km

Salimos de Xunqueira buscando el campo de los deportes, cruzamos el río Arnoia por el puente romano, y nos incorporamos a la carretera comarcal OU-CV-1D, que se sigue durante todo el recorrido. Pasamos por el lugar de San Xillau, y seguimos hasta A Pousa.

2. A Pousa - Salgueiros - 1.6 Km

Dejamos atrás la ermita de la Virgen del Camino de A Pousa y muy pronto llegamos a Salgueiros que se encuentra muy cerca. A partir de este momento el recorrido alterna carretera y camino, con suaves ascensos, rodeados de robledales y mimosas.

3. Salgueiros - Pereiras - 6.0 Km

Entre Salgueiros y Pereiras hacemos un camino en el que pasamos, sin entrar, por las localidades de Ousende, Penelas y un lugar llamado "Venda do Río", el equivalente a las antiguas "ventas" castellanas. Cuando nos queda, tan sólo1 kilómetro para llegar a Pereiras, deberemos a travesar la vía férrea por un paso elevado.

4. Pereiras - Reboredo - 5.9 Km

Salimos de Pereiras y, en poco tiempo, alcanzamos el lugar llamado "Venda da Castellana", donde comienza el Polígono Industrial de "San Cibrao de Las Viñas", en el que podemos descansar en sus bares y comercios. Enseguida llegaremos a Reboredo.

5. Reboredo - Seixalbo - 2.0 Km

Tan sólo 2 escasos kilómetros separan Reboredo de Seixalbo.

Las edificaciones de tipo rústico y no tanto salpican la zona, con lo cual, aún cuando pisamos mucho asfalto, el tramo se hace entretenido. Lo único advertir que debemos estar atentos a las señalizaciones para no despistarnos.

Antes de entrar en Seixalbo pasaremos por A Venda de Gumail.

6. Seixalbo - Orense - 3.5 Km

Abandonamos Seixalbo y seguimos la andadura por otro Polígono Industrial, que recorremos a través de un camino alternativo, que nos reintegra a la carretera. Acompañados, aunque no bien, por los ruidos y los coches, hacemos nuestra entrada en Ourense capital.

Nacida en un cruce de caminos, en torno a las fuentes termales de As Burgas, es una ciudad que no podemos dejar de visitar con calma para descubrir toda su belleza, tanto natural como monumental. Cuenta, además, con todo tipo de servicios para los peregrinos y un comercio bien abastecido y de buenos precios.