Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino Catalán I

Camino Catalán I

Volver

Etapa

7

Cultura

Ruta principal

Fraga




La formación de Fraga como núcleo urbano se remonta a la época neolítica (los restos arqueológicos más antiguos datan del siglo IV a.C.).

La ciudad adquiere relevancia durante la época Romana Imperial, al encontrarse en la ruta entre Tarraco y Cesaraugusta. El testimonio más importante de la romanización lo constituye el yacimiento de Villa Fortunatus ( s. IV ).

Desde el año 715 hasta el 1.149 Fraga permaneció bajo el dominio musulmán. De la época árabe se conservan el urbanismo del Casco Histórico, el sistema de acequias de la huerta vieja e importantes influencias en el vestido tradicional. El rey Alfonso I ?El Batallador? murió en 1.134 durante el sitio de la ciudad. Fue Ramón Berenguer IV quien reconquistó Fraga en el año 1.159. A partir de esa fecha la ciudad, dividida en barrios o aljamas, estuvo habitada por tres comunidades: árabes, judíos y cristianos.

Tras la reconquista, los reyes concedieron el Señorío de la población al Conde de Pallars. Más tarde, desde 1.251 a 1.336, fueron los Señores de Montcada, y finalmente la reina Doña Leonor la que ostentó el señorío de la ciudad.

Posteriormente se celebraron Cortes Generales del Reino de Aragón en la Iglesia de San Pedro en los años 1.384 y 1.460.

Más información



Candasnos




Esta localidad de la provincia de Huesca está situada en un llano árido, siendo su paisaje muy similar al de los monegros.

El casco urbano está dividido por una carretera.

La inmensa mayoría de sus inmuebles fueron remodelados a lo largo del pasado siglo XX. Así, sólo dos edificaciones conservan las características de las construcciones típicas de la zona: La Casa Abió y la Casa Ballabriga, ambas rematadas por un hermosa galería de arcos de medio punto.

Su iglesia parroquial, de origen románico, fue ampliada en estilo gótico. La realización de sus paramentos alterna el uso del ladrillo y con los sillares de piedra, que aún conservan las misterioras marcas de los canteros.

La torre del templo, de cinco cuerpos, corresponde a una ampliación realizada en el siglo XVIII.

Más información