Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino Catalán I

Camino Catalán I

Volver

Etapa

9

Cultura

Bujaraloz




La economía de la comarca monegrina se ha basado en exclusiva en la agricultura y la ganadería, aunque fuertemente condicionadas por la escasez de agua. En los años los 90 el sector servicios ha experimentado un incremento considerable que ha superado al sector primario. Supone casi el 43% de la población activa, frente al sector primario y secundario que copan un 30% del total.

La construcción y los talleres de reparación de maquinaria son las actividades más importantes del sector secundario. En varias localidades se crean polígonos industriales que han conseguido la implantación de industrias nuevas (de herramientas agrícolas y remolques para vehículos pesados).

El comercio se concentra en Sariñena, Grañén, Leciñena y Bujaraloz.

La agroindustria es escasa en la Comarca. Son cooperativas dedicadas a la deshidratación de alfalfa, elaboración de piensos, harinas y selección de semillas.

Más información



Pina de Ebro




Pina ejerce desde antiguo su influencia como cabeza de partido. El casco urbano es amplio e interesante. Sobresale su gran plaza rectangular, en la que se ubica el Convento de Franciscanos y la Iglesia parroquial de Santa María.

El territorio de Pina fue reconquistado por Alfonso I el Batallador. Desde 1134 hasta 1198 se conocen los nombres de seis tenientes: Jordán, García Ortiz, Gostio, Ortiz Ortiz, Jordán de Pina y Martín Pérez de Villel. Las órdenes militares tuvieron importantes intereses en esta localidad, así la de San Juan de Jerusalén instaló en ella una encomienda cuyo primer comendador fue Domingo de Ricla, siendo su primera mención del año 1184. También la orden del Temple tuvo numerosas posesiones.

Más información



Fuentes de Ebro




La villa de Fuentes de Ebro se encuentra ubicada sobre un pequeño montículo en la margen derecha del Ebro, coronado por la iglesia de San Miguel. Sus calles tienen un trazado ligeramente radioconcéntrico.

En Fuentes hubo un asentamiento romano, llamado “yacimiento de la corona”. En el año 1319 el monarca Jaime II confirmó a la localidad su privilegio de aguas. Su iglesia parroquial, del siglo XVI, es de estilo gótico y está dedicada a San Miguel; consta de tres naves y una torre de ladrillo de planta cuadrada.

Más información