Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino Catalán II

Camino Catalán II

Volver

Etapa

1

Cultura

Montserrat




Montserrat fue declarado Parc Natural en 1987. Con esta disposición se pretende proteger un macizo único en el mundo por sus características geológicas. En 1950 se creó el Patronato de la Montaña de Montserrat con el encargo de llevar a cabo las actuaciones necesarias para su conservación y restauración.

En los alrededores de Barcelona, la gran urbe catalana, Montserrat es mundialmente famoso por albergar uno de los monasterios marianos más importantes del mundo. Geológicamente, Montserrat es un macizo ubicado en la margen derecha del río Llobregat, entre la llanuras de Bages y la de la Depresión Litoral. Este entorno, antaño de difícil acceso, motivó la decisión de la comunidad religiosa que dirige el santuario de asentarse en estas soledades tan propicias para la meditación. Sin embargo, la devoción a la Sagrada Imagen de la Moreneta, como cariñosamente la apodan sus devotos, terminó con la soledad monástica convirtiendo el lugar en un centro de masiva peregrinación mariana.

Más información



Sant Pau de la Guardia




Cultura:

Más información



Castellolí




Tiene su origen como núcleo poblacional en el antiguo castillo de Castellolí Un documento del año 989 le presenta como Kastro Odolino. Posteriormente, durante el reinado y Crónica del rey Jaime I, aparece ya registrado como Castell Aulí.

Los primeros documentos sobre el castellano señor del castillo se remontan al año 1139. Durante la primera mitad del siglo XIII, Castellolí formaba parte de la propiedad feudal del monasterio de Sant Cugat. Más tarde, pasaría a integrarse en el "vescomptat" de Cardona.

Durante toda la época medieval y hasta bien entrada la Edad Moderna, sus habitantes moran en masías. La población de Castellolí, como tal, no aparecerá totalmente configurada hasta el siglo XVIII.

Más información



Igualada




Igualada nace alrededor del año mil, a la margen izquierda del río Anoia que da nombre a la comarca. El nombre de Igualada proviene del latín AQUALATA, que viene a significar donde el río se ensancha, un río bien aprovechado para proveer de energía hidráulica los molinos.

Tiene su origen en un cruce de caminos, uno militar desde Manresa, a través de Odena y Montbui, hasta los castillos más lejanos del campo de Tarragona, y el camino real que comunica Barcelona con Lleida, Aragón y Castella. Su posición en medio de la Conca d'Òdena, se convierte en un lugar de encuentro natural también para el campo y favorece el intercambio y venta de mercancías.

El primer indicio de construcción que tenemos de la villa es la edificación de una capilla en 1003 junto a una "mota" o "fuerza", fortificación de defensa menor. La capilla consta como parroquia en 1059.

El año 1381 Igualada recibe el título de Carrer de Barcelona, quedando bajo la tutela de la ciudad de Barcelona y equiparándose a ésta en derechos, libertades y prerrogativas. La villa va creciendo y, entre los siglos XIV y XV se construyen dos murallas, hasta que en el siglo XVIII, la villa se alarga hacia Soldevila i Capdevila, siguiendo el camino real.

Si bien durante los primeros siglos de vida, la población crece a un ritmo contenido, pendiente de epidemias y migraciones, fue durante los siglos XIX y XX, que Igualada, además de recibir el título de Ciudad y de disponer de línea ferroviaria, asiste a una expansión económica espectacular. Las industrias de tejidos se convierten en las más importantes de Cataluña, así como las curtidurías de pieles, que se mecanizan y se convierten en el primer centro productor de la península. Gradualmente surgen las primeras industrias de género de punto alcanzando una gran importancia a nivel nacional.

Más información