Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino del Sureste

Camino del Sureste

Volver

Etapa

17

Cultura

Novés

Más información



Se dice que fue fundado por los hebreos venidos a la Península cuando el rey Nabucodonosor invadió Palestina, y que en recuerdo de una vieja ciudad de Canaán pusieron a nuestro lugar el nombre de "Nove". Sin embargo, alguna relación del siglo XVIII, afirma que fue creado por los griegos en el 1250 antes de Cristo.

Sin duda es un pueblo muy antiguo; quedan topónimos latinos, arábigos y castellanos antiguos. Así el propio topónimo Novés podría ser de raíz latina: "novum".

La primera cita historiográfica sobre Novés, aparece en un testamento mozárabe en 1266, donde alude a la alquería de Novés, dependiente de Fontalba de la Sagra.

Su situación estratégica lo convierte en un pueblo muy pasajero. Por aquí pasaban dos caminos reales: el que iba de Toledo a Valladolid, y el de Plasencia a Madrid. No nos extrañe pues, que aquí nacieran y murieran importantes personajes de nuestra historia. Nacieron también aquí, en el siglo XIX, los jefes de los comuneros de Castilla, Padilla y Bravo. Aquí vivió en tiempo de nuestro ilustre dramaturgo Lope de Vega, en la casa llamada de las Cadenas, que anteriormente había sido una sinagoga. Aquí murió también, volviendo de Roma como embajador del rey Felipe IV, el obispo de Plasencia. Pero estos sólo son algunos nombres de los tantos personajes ilustres que han pasado por nuestro pueblo.





San Silvestre

Quismondo

Más información



Quismondo fue labranza de Maqueda. En este sentido ya se documenta en 1211. En el año 1575 es aldea de Maqueda; la consideran tierra sana, falta de leña, de la que se proveen en los términos de La Torre de Esteban Hambrán y en los de La Villa del Prado. Poseen una dehesa pequeña y unos prados. Es tierra de labranza. Las casas carecen de sobrados. En el 1606 deja de ser aldea de Maqueda para convertirse en villa exenta, aunque sigue bajo el señorío feudal.





Escalona

Más información



Según los historiadores, el nombre de Escalona puede derivarse de su situación geográfica, como un escalón o una escala que es preciso superar para salvar el talud de 30 metros tallado a sus pies por el río Alberche y empezar a ascender la cordillera Carpetana. Otros creen que es de origen judío, al haber sido poblada por hebreos llegados desde Ascalón después de la dispersión por Nabucodonosor.

Se han hallado restos iberos, celtas, romanos y visigodos, pero se atribuye a los musulmanes la construcción de la primera alcazaba amurallada para aprovechar la estratégica situación de Escalona.

Alfonso VI, uno de los principales reyes de la Reconquista, fue quien la arrebató a los musulmanes en 1083 y desde allí se dice que preparó el asalto final a Toledo, dos años después.

Alfonso VII le concedió su fuero en 1118. El 5 de mayo de 1282 nació en el castillo-palacio escalonero Don Juan Manuel, considerado el primer prosista de la lengua castellana, sobrino de Alfonso X el Sabio y nieto de San Fernando, además de uno de los hombres más poderosos de su tiempo.

En 1423 Juan II la cedió a su valido, Álvaro de Luna, que edificó un nuevo alcázar (uno de los mayores por perímetro y más lujosamente decorados de Castilla), gobernó desde Escalona sus Estados y fue Maestre de la poderosa Orden de Santiago. En 1453 sufrió el asedió de las tropas reales cuando Luna cayó en desgracia y su esposa, Juana Pimentel, se atrincheró en la fortaleza.

Fue brevemente propiedad de la princesa Isabel, luego Reina Católica, hasta que en 1470 Enrique IV la entregó a su valido, Juan Pacheco, marqués de Villena e igualmente Maestre de Santiago, cuya dinastía conservó el señorío durante algunos años.

En el siglo XVI también visitaron Escalona y caminaron por el actual Camino de Levante dos santos peregrinos, Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz.

En la Guerra de la Independencia, los soldados franceses del Mariscal Soult causaron la ruina del castillo de Escalona al usar la madera de sus ricos artesonados para hacer un puente de tablas para el paso de sus fuerzas durante la Batalla de Talavera, la primera victoria histórica del célebre Wellington.