Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino Manchego

Camino Manchego

Volver

Cultura

Ciudad Real




Inicialmente, en la actual ubicación de la ciudad, se encontraba un pequeño núcleo de población con el nombre de Pozo (o Pozuelo) Seco de Don Gil. En el año 1255, el Rey Alfonso X el Sabio renombra el municipio, fundando Villa-Real.

En su término municipal y a pocos kilómetros se encuentra el cerro de Alarcos, antigua población ibérica y de importante valor arqueológico, también por su ermita y castillo medievales. En sus inmediaciones tuvo lugar la batalla del mismo nombre, donde las tropas castellanas fueron derrotadas por los almohades en 1195.

En el año 1420, el rey de Castilla Juan II le concede a Villa Real el Título de Ciudad, en premio a su apoyo en la guerra civil dinástica contra las Órdenes Militares, al salvarle con su Milicia de un secuestro. Otorgándole escudo con la leyenda “Muy Noble, Muy Leal”.

En 1475 se confirman los privilegios de la Hermandad Vieja de Ciudad Real por parte de los Reyes Católicos.

En 1691 fue nombrada capital de la Provincia de La Mancha al tiempo que ésta era creada, pero más tarde, en el siglo XVIII perdió la capitalidad de la provincia a favor de Almagro. Fue en 1833 cuando se creó la Provincia de Ciudad Real.

La ciudad conserva sólo algunos vestigios históricos, como varios fragmentos de la muralla y La Puerta de Toledo (s.XIII), la casa de Hernán Pérez del Pulgar (s. XV), la casa real de la Caridad (s. XVIII), la iglesia de la Merced (s. XVIII), la iglesia de San Pedro apóstol (s. XV) o la iglesia de Santiago apóstol (s. XIV).

Más información



Peralvillo




Hay dos Peralvillo, alto y bajo, formados por dos caseríos. Ambos están agregados al término de Miguelturra. Peralvillo es célebre, porque en él, la Santa Hermandad Real y Vieja de Ciudad Real ahorcaba a los criminales, y para mayor afrenta los asaeteaba después, dejándolos luego insepultos.

Más información



Fernancaballero




En el periodo que comprende la Reconquista de los territorios pertenecientes al valle del Guadiana, Fernán Caballero quedo conformado como una aldea protegida por el Castillo de Malagón. Posteriormente se separó quedando vinculada a la Orden de Calatrava, como gran parte de los territorios pertenecientes a la provincia de Ciudad Real. Alcanzó la categoría de villa en 1482. El nombre de Fernán Caballero probablemente pertenecería al señor del pueblo, pero no se trata de un hecho constatable.

La Orden de Calatrava se encargó de la Reconquista y posterior repoblación de gran parte del territorio perteneciente a la provincia de Ciudad Real. Tenían su centro en el castillo de Calatrava la Vieja situado en el término actual de Carrión de Calatrava, esta fortaleza tras el avance almohade quedó muy deteriorada. Posteriormente y con el avance de la Reconquista y la Repoblación, la Orden construyo un nuevo castillo en el término de Calzada de Calatrava, el castillo de Salvatierra. Una vez destruido el Castillo de Calatrava la Vieja gran parte de su población pasó a buscar un nuevo lugar donde morar, ya que además, se corría la voz de que el territorio donde se encontraba sito dicho castillo era poco sano, "conviene recordar que se encuentra en pleno valle del Guadiana, en una zona inundable, y con abundantes turberas". Ese nuevo lugar donde vivir fue Fernán Caballero, aumentó su población en poco tiempo ya que también su ubicación era de privilegio, pasaba por el pueblo el camino Real que unía Toledo con Córdoba.

Más información



Malagón




Los orígenes de Malagón se remontan a la época neolítica, tartesia y oretana, habiendo sido asentamiento de romanos, visigodos y árabes, siendo éstos últimos los que levantaron en el 711 un castillo-fortaleza (hoy desaparecido) cercano al de Calatrava la Vieja, situado a 15 km al Este. Al ser zona de paso entre Toledo y Andalucía, Malagón pasó alternativamente de manos cristianas a manos musulmanas, hasta 1212 que se tomó definitivamente por D.Diego López de Haro, comandante de los ejércitos cristianos unidos con numerosos cruzados franceses

Posteriormente Malagón fue Encomienda de la Orden de Calatrava y durante el reinado de Carlos I fue vendido al Mariscal de Castilla don Ares Pardo de Saavedra, que ofreció como dote de boda a su mujer Dª Luisa de la Cerda. Comprendía los actuales términos de Malagón, Fuente el Fresno, Los Cortijos, Porzuna y el Robledo, constituyendo los ahora denominados “Estados del Duque”. Es de destacar la gran relación personal que, en su viudedad, mantuvo Dª Luisa con Santa Teresa de Jesús. Fruto a esa amistad se debe que la Santa hiciera en Malagón su Tercera Fundación, en 1568.

Actualmente pertenecen a Malagón las poblaciones agregadas de El Cristo del Espíritu Santo, Fuencaliente, Las Peralosas, El Sotillo, Piedralá, Los Quiles y Valdehierro. Formando dos preciosos valles separados por la sierra de Malagón. Sigue siendo un pueblo eminentemente agrícola, con florecientes industrias de transformación como queserías, cooperativas de aceite y vino, conservas, dulces y mazapanes.

Más información