Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Vía Francígena

Vía Francígena

Volver

Etapas

39

Haz click en cada etapa para más información

Vía Francígena

La Guìa de la Francigena que se presenta es parte de un proyecto màs amplio que quiere unir en un ùnico camino, transitable en ambas direcciones, Santiago y Roma y, en un segundo tiempo Jerusalem. El proyecto ha sido propuesto y coordinado por Paolo Caucci von Saucken en colaboraciòn con la Xunta de Galicia y realizado sobre el territorio por la Confraternita di San Jacopo di Compostella www.confraternitadisanjacopo.it

Asimismo puede resultar muy ùtil la utilizaciòn del material cartogràfico realizado por Monica D’Atti y Franco Cinti y publicado en Italia: La Via Francigena. Cartografia e Gps, Terre di Mezzo Editore, Milano, 2010, ISBN: 9788861891319, http://libri.terre.it/. Se trata de la ùnica cartografìa completa de la Vìa Francigena desde Monginevro hasta Roma con la descripciòn bilingue (italiano e inglés) del camino y cartografìa en escala 1:30.000. También està disponible la traza GPS



El camino que históricamente viene desde “FRANCIA” es la llamada VÍA FRANCIGENA.
Con este nombre antiguamente se denominaban varios recorridos que, viniendo del oeste, entraban en Italia. Los itinerarios principales, actualmente redescubiertos y utilizados por los peregrinos, son dos.

Uno es el que utilizan los peregrinos que van y vienen por el Camino de Santiago, desde España y desde el sur de Francia: entra por el Puerto del Monginevro, recorre el Valle de Susa y, pasando por Torino, llega a Vercelli. El otro es el camino que utilizan los peregrinos que llegan desde el norte de Francia e Inglaterra, que, cruzando el Puerto del Gran San Bernardo y pasando por Aosta, llegan igualmente a Vercelli. Desde allí hay un solo camino, que discurre por el itinerario que pasa por Pavía, Piacenza, Fidenza, Paso de la Cisa, Pontremoli, Lucca, Siena, Bolsena, Viterbo y Roma.

A estos recorridos principales se añade una tercera vía que pasa por la costa ligur partiendo de Ventimiglia y que empalma con el trazado principal de la Vía Francígena en Sarzana, en la Toscana. Muchos peregrinos están empezando a utilizarla. Son múltiples en esta Vía las etapas intermedias y ricas en historia.

La Vía Francígena es nombrada por primera vez en un antiguo documento histórico del año 876, que se guardaba en la Abadía de San Salvador del Monte Amiata. En este caso se menciona la ruta en su paso a lo largo de la Val d’Orcia, donde ahora transita la vía Cassia, en el tramo debajo de Radicofani, alrededor de la Posta di Ricorsi.

Leemos en el texto en latín: “… per fossatu descendente usque in via Francisca”.

Vía Francisca, es decir vía Francígena. Los monjes de la Abadía con este acto alquilan a un tal Gisalprando una finca cuyo linde es un arroyo que baja hasta la Vía Francígena.

Desde siempre, para los historiadores, la primera referencia de algo es muy importante; es como un acta de nacimiento, su primera manifestación. Entonces, ya desde el año 876 era notorio que aquella vía venía de Francia y traía a viandantes y peregrinos hasta Roma y más allá, hasta Jerusalén o en la dirección opuesta hasta Santiago de Compostela. La vía ya estaba viva y era conocida con el nombre que todavía le damos.

La Vía Francígena es también la ruta central en el interior de aquella tupida red de itinerarios recorridos por los peregrinos para alcanzar, a lo largo de los siglos, las tres metas principales, las tres peregrinaciones mayores: Roma, Santiago y Jerusalén. Entonces no es sólo vía hacia Santiago sino también el tramo central de la gran peregrinación a las tres principales metas cristianas.

Para el peregrino moderno la Vía Francígena reserva muchas Es posible caminar por tramos maravillosos y encontrar lugares y personas extraordinarias.

El camino que aquí vamos a describir detalladamente ha sido recorrido varias veces a pie por los autores buscando, con el respeto hacia el recorrido histórico, todas las soluciones más atractivas y lógicas para el peregrino.

Desdichadamente en muchos tramos la Vía no está todavía señalizada y, a menudo, unos carteles dirigidos al turismo automovilístico, pueden engañar al peregrino que va andando o en bicicleta. Los lugares de acogida señalados han sido todos contactados y/o visitados personalmente. Las novedades, las indicaciones y las sugerencias se publican regularmente en Internet www.guidafrancigena.it siempre que se tenga noticia. La Vía está “en Camino”. Está creciendo y se está abriendo al verdadero peregrino.