Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino de Invierno

Camino de Invierno

Volver

Etapa

1

Descripción

Las Médulas
El peregrino, si opta por el Camino de Invierno para llegar a Santiago, antes de entrar en la ciudad de Ponferrada, debe seguir de frente, sin cruzar el puente sobre el río Boeza. Pero si decide descansar en el albergue de Ponferrada, volverá hacia dicho puente para tomar la desviación que sigue por la margen izquierda del río Boeza, dejando la ciudad ponferradina a su derecha.

El trayecto que discurre paralelo al río, a pocos metros, vemos como mezcla sus aguas con las del río Sil. Pero, a éste, pronto lo perderemos también de vista, al escurrirse entre la espesa chopera que crece en el rico y amplio valle berciano. A medida que bordeamos, ascendiendo ligeramente, el monte Pajariel, vamos obteniendo una hermosa panorámica de la ciudad ponferradina.

El camino sigue hacia las Médulas en un continuo, pero suave ascenso, pasando por los núcleos de Toral de Merayo, Villalibre de la Jurisdición, Priaranza del Bierzo y Santalla, desde cuyo mirador podemos contemplar una magnífica vista del valle del Bierzo, con el río Sil serpenteando y perdiéndose entre la extensa chopera. Debemos destacar la arquitectura popular de sus viviendas, con bellas balconadas de madera, que suelen alinearse a lo largo del camino.

Una vez que hemos pasado Santalla, y llegamos a la ermita de Nuestra Sra. Del Carmen, se presentan dos opciones para continuar la ruta: una, coger el camino señalizado a la izquierda, un poco más largo, que nos llevará, tras cruzar la carretera N- 536, en un pronunciado ascenso, hacia el impresionante castillo de Cornatel, pasando por el pequeño y hermoso pueblo de Villavieja; otra, seguir de frente, el camino real, que si bien es más fácil y corto, tiene que cruzar una escollera, y no ofrece las impresionantes vistas de la fortificación. Ambas alternativas confluyen a la bajada de la fortaleza de Cornatel, en el lugar conocido por alto de Ferreiros, para seguir descendiendo hacia el pueblo y municipio de Borrenes.

Desde éste último núcleo se vuelve a iniciar un suave, pero continuado ascenso hacia las Médulas, un lugar obligado para hacer un descanso y contemplar las espectaculares estructuras arqueológicas de origen romano. Se dice que constituyeron la mayor explotación aurífera con que se nutrían las arcas imperiales romanas. Fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Desde Las Médulas el camino, que está bien señalizado a lo largo de esta etapa y con mojones de piedra, continúa hacia Puente de Domingo Flórez, por el camino conocido por los lugareños, como Camino Real. Asciende suavemente hasta el lugar llamado alto de las Pedrizas, desde donde se contempla una panorámica espectacular y poco conocida de las excavaciones romanas. Desde aquí se inicia un continuado y pronunciado descenso, sobre 7,5 kms, hasta llegar a Puente de Domingo Flórez. La serpenteante bajada, por pistas forestales, a pesar de discurrir por una inhóspita zona montañosa, nos sobrecoge por su grandeza y paz.

El fin de esta etapa, se puede aprovechar para conocer el centro de interpretación de las Médulas, en Puente de Domingo Flórez o los canales romanos, alguno con más de 100 kms, por los que se conducía el agua hacia las Médulas para poder extraer con su fuerza el oro de las minas.

La etapa carece de albergues, si bien se está proyectando uno en Villavieja.