Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Los Caminos / Camino Mozárabe desde Málaga

Camino Mozárabe desde Málaga

Volver

Etapa

8

Monumentos

Cabra

Doña Mencía

Baena

Escultura de Dn. Joaquín del Pino

Más información

En ella se le rinde homenaje, con una escultura en bronce, a D. Joaquín del Pino y Rozas, nacido en Baena en el año 1729. Este personaje marchó hacia tierras americanas, donde desarrolló una amplia carrera política y militar, llegando a ser gobernador, capitán general y virrey del Río de la Plata. Por ello, es considerado como uno de los grandes hombres de la historia de América.




Iglesia de Ntra. Sra. de Guadalupe

Más información

Según cuenta la tradición, en este lugar existía una ermita dedicada a San Sebastián y fue en este paraje donde se produjo la aparición de la Virgen a un caballero que se dirigía al Santuario de Guadalupe en Extremadura, dispensándole de su voto, si allí mandaba pintar su imagen. A partir de este momento se rinde culto a la Virgen de Guadalupe, actualmente patrona de la ciudad.

En el año 1527 D. Pedro Fernández de Córdoba, hermano del cuarto Conde de Cabra, construyó un Convento de la Orden de Predicadores eligiendo para levantar el edificio un terreno contiguo a la citada ermita. Cuando se levantó la iglesia del Convento, ésta última quedó incluida como capilla de la misma, dando lugar a que a principios del S. XVIII hubiese que trasladar el muro con la pintura de la Virgen de Guadalupe. El edificio del Convento fue derribado en 1855 y la Iglesia, se conserva aunque ya muy reformada.

Consta de una gran nave central sin crucero y dos naves laterales, separadas por arcos de medio punto. Destaca el artesonado mudéjar del S. XVI que cubre la capilla mayor, único en su género en toda la provincia, así como un retablo de madera tallada y policromada del segundo tercio del S. XVIII.

En la nave de la epístola se encuentra la Capilla de la Virgen de Guadalupe. Destaca otro artesonado también octogonal.

Digno de mención es la imagen del Cristo de la Sangre, datado en el S. XVII y declarado como Bien Cultural de Andalucía por la Junta de Andalucía en 1.988 y que según el profesor Hernández Díaz “es una pieza magistral” que se debe atribuir a los hermanos García.




Castillo-Almedina

Más información

Es una edificación del siglo IX. Fue erigida tras la rebelión del caudillo muladí Omar Ibn-Hafsum.

Tras la Reconquista, por capitulación el 24 de agosto del año 1240, la antigua mezquita privada musulmana se convirtió en capilla cristiana bajo la advocación del Apóstol San Bartolomé. Conservó el arco de herradura que sirvió de acceso hasta su demolición en los primeros años del pasado siglo XX.

Durante la Edad Media fue un formidable bastión en la frontera con el reino de Granada. Sus despendencias alojaron a ilustres huéspedes como los Reyes Católicos, el Cardenal Cisneros y el Condestable don Álvaro de Luna. Como prisionero, estuvo en la fortaleza Boabdil el Chico, rey de Granada. Esta fortaleza conservó las banderas y estandartes arrebatadas a los musulmanes.

A finales del siglo XVI se construyó un palacio en las antiguas estancias de la alcazaba y se convirtió en residencia de los administradores de los duques de Sessa y Baena, propietarios del del edificio hasta el año 1897.




Monumento al aceitunero

Más información

En el jardín situado frente a la entrada de la iglesia, se ha instalado el monumento homenaje a los aceituneros, obra del artista Francisco Ariza, A los aceituneros, a las aceituneras , que consta de cuatro estatuas de aceituneros representando las tareas de la recogida junto a los olivos que se han instalado.




Arquitectura Civil - Plaza de la Constitución

Más información

Es el verdadero centro neurálgico de la ciudad, en el que conviven edificios de raigambre barroca dieciochesca con otros de última actualidad, como es el caso de las Casas Consistoriales que obtuvo el premio de arquitectura del Colegio de Arquitectos de Andalucía.

Esta plaza, conocida como “Plaza del Coso” debido a los numerosos festejos taurinos que allí tenían lugar desde tiempos medievales, ha sido remodelada recientemente para darle un aire moderno y a la vez apacible.

En un lateral, justo enfrente del ayuntamiento, se encuentra sobre un elevado pedestal el Monumento al Judío, esculpido en bronce por Paco Ariza, que representa al principal protagonista de la Semana Santa baenense, el judío Coliblanco o Colinegro. Dentro del conjunto que representa la Plaza de la Constitución, se han erigido dos estatuas que rememoran a Santo Domingo de Henares y a Juan Alfonso de Baena. El primero, fue un monje dominico del S. XVIII enviado como misionero a Vietnam, donde en 1802 fue nombrado obispo y donde, más tarde, murió mártir y fue canonizado por Juan Pablo II. El segundo, fue un poeta del S. XV que recopiló textos medievales en un manuscrito conocido como “Cancionero de Baena”, encargado por D. Juan II de Castilla para su deleite, y que goza de fama a escala internacional, dando lugar a la creación en nuestra localidad de un centro de investigación.




Iglesia de San Francisco

Más información

La Puerta de Córdoba conduce finalmente a la Iglesia de San Francisco, que perteneció a un antiguo convento franciscano.

El templo se inició en 1694 y responde al modelo de iglesia conventual barroca con planta de cruz latina y cúpula oval sobre el crucero.

Los muros aparecen decorados con pinturas al fresco.

Ostenta el templo un buen retablo barroco de aproximadamente el año 1730, que preside una imagen coetánea de Jesús Nazareno, patrón de Baena.




Iglesia de Santa Mª La Mayor

Más información

Templo gótico del siglo XVI, que consta de tres naves separadas por esbeltos arcos apuntados, al igual que el toral, que da paso a la capilla mayor, cerrada por reja plateresca y cubierta por una bóveda estrellada.

Entre las obras artísticas que guarda esta iglesia que la paulatina restauración ha ido rescatando de la ruina a que la condenaron la Guerra Civil y el posterior abandono, hay que destacar el retablo plateresco labrado en yeso de la capilla de la Asunción, la imagen gótica de Nuestra Señora de la Antigua, esculpida en piedra y la custodia procesional de plata repujada.

Al exterior destacan las portadas del ángel de estilo gótico-renacentista, y del Perdón, plateresca.

Dominando desde esta altura el casco urbano, se alza la torre, cuya base es un probable alminar musulmán, al que se incorporó el campanario barroco en el XVIII.