Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Noticias / Adeco firma con 12 localidades la señalización de la Via de Bayona

Adeco firma con 12 localidades la señalización de la Via de Bayona

Volver

12 marzo 2010 / diariodeburgos.es

La ruta jacobea que discurre por la comarca será marcada con dinero del Prodercal pero los municipios por los que atraviesa se harán cargo del buen mantenimiento de los hitos.



Adeco Bureba, entidad que gestiona fondos públicos dentro del Programa Leadercal para impulsar proyectos de desarrollo socioeconómico, avanza un paso más en la puesta en valor de la ruta jacobea que discurre por la comarca y que se denomina, Vía de Bayona. La primera acción será señalizarla y para ello firmará una docena de convenios de colaboración con otras tantas localidades que se encuentran junto al trazado.

El convenio pide autorización a los ayuntamientos y las juntas administrativas afectadas para colocar balizas en todo el recorrido y, además, les insta a hacerse cargo del mantenimiento de la señalización durante al menos cinco años. Las localidades serán: Villanueva de Teba, Santa María Ribarredonda, Cubo de Bureba, Zuñeda, Grisaleña, Briviesca, Prádanos, Castil de Peones, Revillagodos, Santa Olalla, Monasterio y Quintanavides. Otras de las acciones más recientes de Adeco ha sido la adjudicación, por un importe global de más de 72.000 euros, de los contratos de promoción de la vía y de señalización de la misma.

La Vía de Bayona, que en este año jacobeo estará muy transitada, llega a La Puebla de Arganzón procedente del túnel de San Adrián, y tras cruzar Vitoria, las siguientes localidades por las que discurre son Miranda, Orón, Ameyugo y Pancorbo. Seguidamente, se imponen las tierras de La Bureba, atravesando Zuñeda, Grisaleña y Cameno para llegar a Briviesca. Tras Quintanavides y La Brújula, la ruta confluye con el Camino Francés en Villafría. Antes de que los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela utilizaran el Camino Francés, la ruta habitual era la conocida la de Bayona. Fue a finales del siglo XI cuando el paso de San Adrián hacia Castilla se abandonó en busca de otro más seguro.