Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Noticias / Peregrinos con caché

Peregrinos con caché

Volver

3 febrero 2016 / diariodeleon.es

Nace en el Bierzo un proyecto empresarial de proyección internacional que ofrece la posibilidad de hacer un Camino de Santiado de lujo. Se llama El Camino de las Estrellas.



La idea empezó a gestarse hace ya varios meses, en verano se realizaron las primeras pruebas y ha sido con la llegada del nuevo año, a partir del 1 de enero, cuando el proyecto ‘El Camino de las Estrellas’ se puso en marcha de la mano de dos bercianos, Manoli Escuredo y Raúl Fernández. Se trata de una ambiciosa iniciativa empresarial nacida en el Bierzo pero de proyección internacional que ofrece a todas aquellas personas con un poder adquisitivo elevado la posibilidad de hacer el Camino de Santiago sin renunciar a los lujos. «Nuestra idea es que el peregrino disfrute del Camino sin renunciar a la comodidad ni, por qué no decirlo, al lujo. Para ello, hemos diseñado unas etapas flexibles, adaptables a sus necesidades y a sus gustos o caprichos», explicó Raúl Fernández.



Ahora mismo, sus clientes potenciales están en Latinoamérica y Estados Unidos, y ya han empezado a aumentar considerablemente las peticiones del mercado asiático. Es un proyecto pionero en España, una forma de sacarle rentabilidad al Camino de Santiago aprovechando los gustos y las posibilidades de las personas con recursos que prefieren pernoctar en hoteles de cinco estrellas y no en albergues, que quieren aprovechar el Camino para visitar una bodega de vino o comer en un restaurante con estrellas Michelín; que apuestan por desplazarse en helicóptero desde Madrid al punto elegido para iniciar la Ruta Jacobea, a los que les gusta disfrutar de masajes en cada fin de etapa ... En fin, un sinfín de posibilidades, realizables por estos emprendedores bercianos sean cuales sean las condiciones puestas por el cliente. «Les llevamos a donde sea aunque donde quieran ir no esté exactamente en el recorrido del Camino de Santiago», explicó Fernández.



El Camino de las Estrellas parte de unos servicios o propuestas concretas que pueden modificarse. Ofrecen al peregrino de lujo la posibilidad de hacer el Camino por etapas distanciadas en el tiempo o de manera continua, realizarlo a pie, a caballo o en bicicleta e, incluso, aprovechando el Reiki para sumar a la experiencia un «viaje interior». «Lo que pretendemos es que quien desee hacer el Camino no tenga que preocuparse de nada. Nosotros nos encargamos de todo, les proponemos alternativas y escuchamos sus propuestas para hacer la mejor experiencia posible», apuntó el que es uno de los socios fundadores de este proyecto.



El volumen de dinero que mueve esta iniciativa nada tiene que ver con el que genera el peregrino medio a su paso por los municipios ligados a la Ruta Jacobea. En un sólo día, uno de estos peregrinos de lujo puede gastarse, según comentó Raúl Fernández, 6.000 euros tranquilamente. Ello también genera un impacto económico mayor allí por donde pasan sus clientes. De hecho, una de las ideas base de este proyecto, en este caso vinculada directamente al Bierzo, es mostrar las potenciales de la comarca para que éstos peregrinos adinerados que, en muchos casos, gestionan empresas grandes, inviertan aquí. El Camino de las Estrellas hace atractivo continente y contenido para mover en el cliente la intención de invertir si le gusta lo que ve.