Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Noticias / La juez autoriza entregar los restos de la peregrina asesinada a su familia

La juez autoriza entregar los restos de la peregrina asesinada a su familia

Volver

12 febrero 2016 / eldiario.es

La titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Astorga (León), María Antonia Díez, ha autorizado la entrega de los restos mortales de la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem, asesinada el pasado abril cuando hacía el Camino de Santiago, a sus familiares.



Según han informado a Efe fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), la autorización se ha producido cuando se han cumplimentado todos los requerimientos legales solicitados por las distintas partes personadas en esta causa.



Los restos de la peregrina han permanecido desde su hallazgo en el Instituto Anatómico Forense de Ponferrada, donde se les han practicado numerosas pruebas, cuya realización fue muy compleja debido al mal estado en que se encontraba el cadáver cuando fue localizado.



Para hacerse cargo de ellos llegó a España el pasado sábado un hermano de víctima.



Los padres de Denise Pikka Thiem, que tenía 41 años en el momento de su desaparición, llegaron a escribir una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al de Estados Unidos, Barack Obama, en la que preguntaban cuándo les entregarían los restos mortales de su hija para enterrarla y honrarla.



La familia de la peregrina fue informada puntualmente de la investigación a través de la Embajada de España en Estados Unidos durante todo el proceso.



Denise Pikka Thiem desapareció el pasado 5 de abril, cuando se perdió su pista mientras realizaba sola el Camino de Santiago a su paso por la provincia de León y su cadáver fue hallado el 12 de septiembre horas después de la detención de un sospechoso de haberla asesinado y que era vecino de la zona.



El día de su desaparición, Domingo de Resurrección, envió un correo electrónico a una amiga en el que saludaba desde Astorga y anunciaba su intención de seguir su ruta hacia la localidad de El Ganso, puntos ambos de la ruta jacobea en la provincia leonesa.



Fue la última noticia que se tuvo de ella y desde entonces se desconocía su paradero sin que se registrara actividad alguna en sus cuentas bancarias y en las redes sociales, en las que se mostraba muy activa, por lo que la Policía sospechaba que podía haber sufrido algún tipo de agresión.



No obstante, en principio los investigadores consideraron un accidente como la hipótesis más probable de la desaparición de la peregrina, aunque esta vía perdió fuerza con el paso del tiempo, dado que la zona en la que se perdió su pista es muy llana y no presentaba excesivas dificultades para su tránsito.



Fue entonces cuando apareció en escena el vecino de la zona que fue finalmente detenido, ya que cambió en un banco de la comarca una cantidad ligeramente superior a los mil dólares.



Desde entonces estuvo bajo vigilancia y el pasado 12 de septiembre fue detenido por orden de la autoridad judicial.



La detención se produjo en un bar de la localidad asturiana de Grandas de Salime, en el suroccidente del Principado, a donde había huido alertado tras la reactivación de la búsqueda de la peregrina por más de trescientas personas de distintos cuerpos de seguridad y del ejército.



Tras ser trasladado a León en un helicóptero, condujo a los investigadores al lugar donde había escondido el cadáver, en una finca de su propiedad situada entre las localidades de Santa Catalina de Somoza y San Martín de Agostedo.



La desaparición de esta mujer provocó una gran alarma social y durante cinco meses se desplegó una gran dispositivo de búsqueda que peinó palmo a palmo un gran tramo del Camino de Santiago a su paso por León.