Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Noticias / Rutas de senderismo: el Camino de Santiago

Rutas de senderismo: el Camino de Santiago

Volver

28 febrero 2016 / asturias24.es

El mes de febrero toca a su fin. Poco a poco los días comienzan a ser más largos y casi sin darnos cuenta habrá llegado la primavera y las esperadas vacaciones de Semana Santa. Aunque muchos son los que, llegada esta época, empiezan a pensar ya en su destino de playa, cada vez son más las personas y familias que deciden optar por planes diferentes que combinen, por ejemplo, el ejercicio físico con la naturaleza. El senderismo se ha convertido en una de las principales tendencias para huir de la rutina y descansar unos días lejos del ajetreo de la ciudad o la aglomeración de los lugares turísticos.



De entre todas las opciones que ofrece la península, hay una ruta que destaca sobre todas las demás por su trasfondo histórico y la filosofía que recoge el propio viaje, el Camino de Santiago. Esta ruta de peregrinación, que hunde sus raíces en el siglo IX, ha sido descrita por muchos peregrinos como un viaje iniciático, un peregrinaje en el que reflexionar sobre el sentido de la existencia y sobre uno mismo; pero también como un viaje por la historia y la cultura de los pueblos, en el que disfrutar del arte, la gastronomía, la amistad y las experiencias que uno encuentra en los parajes y caminos.



Preparar el viaje



La primavera es una de las mejores épocas del año para iniciar la travesía. Fuera de temporada es más sencillo encontrar espacio en los albergues, que en esta estación se llenan principalmente de peregrinos foráneos. Las noches en los refugios se transforman en auténticas torres de Babel donde viajeros de Francia, Inglaterra, Brasil o Sudáfrica disfrutan del descanso y una buena charla.



El Camino de Santiago puede iniciarse desde cualquier lugar de Europa o el mundo, pero el más seguido por los peregrinos es el Camino Francés, de mayor relevancia histórica, donde confluyen la mayoría de las vías medievales de peregrinación. Aunque a lo largo de la ruta los caminos están bien señalizados por flechas amarillas o azulejos con conchas dibujadas, es importante preparar la ruta previamente para no perderse ninguno de los espacios emblemáticos que nos regala el camino. El Códice Calixtino, una joya manuscrita del siglo XII, es la primera y más célebre guía del Camino de Santiago. En internet puedes encontrar páginas como Gronce, un exhaustivo portal dedicado la ruta xacobea, o Wikiloc, un lugar donde descubrir y compartir rutas al aire libre con otros usuarios.



Material y equipamiento



A excepción de algunos tramos, como son el cruce de los Pirineos, algunos collados por la zona de Asturias y la entrada en Galicia por León, el camino es suave, sin acusados desniveles. No obstante, estamos hablando de una travesía de 779 kilómetros, por lo que una buena preparación física es vital. Los expertos aconsejan entrenar, realizando pequeñas salidas las semanas previas al viaje, y comenzar con jornadas de 15 a 20 kilómetros, para luego ir incrementando paulatinamente hasta los 30 kilómetros diarios. Desde Roncesvalles el camino nos puede llevar unas tres semanas.



Elegir la ropa y el calzado adecuados para la ruta y la época del año será la clave también para no tener que abandonar el camino antes de tiempo. Debemos hacernos con una mochila cómoda y resistente, de entre 35 y 50 litros de capacidad, anatómica y de altura regulable para adaptarla mejor a la espalda. Obviamente, en un viaje a pie, el elemento al que más atención debemos prestar son las botas. Las más adecuadas para este tipo de ruta son las de trekking. Muchos albergues no incluyen sábanas ni ropa de cama, por lo que es aconsejable hacerse con un saco de dormir ligero. Backpacking United está especializada en todo tipo de equipamiento para deportes al aire libre. En su página web encontrarás éstos y otros artículos como chubasqueros, lonas, esterillas o bastones, imprescindibles para evitar malos ratos, sobre todo a los caminantes iniciados.



Las credenciales y la Compostela



La credencial es un documento que se entrega a los peregrinos, necesario para tener acceso a los albergues y para obtener la Compostela cuando llegas a Santiago. Se puede solicitar con antelación en cualquier asociación de amigos del camino o bien en la parroquia de nuestra población.



La conocida como Compostela es un certificado escrito en latín que acredita que el caminante ha peregrinado a Santiago y realizado el mínimo de los 100 kilómetros requeridos para lograrla. Para muchos viajeros representa el esfuerzo realizado durante la peregrinación, un reconocimiento ante los pies del Apóstol.



Monumentos del camino

A lo largo del Camino Francés, de Saint Jean Pied de Port a León, encontramos un interesante patrimonio histórico y cultural. La Real Colegiata de Roncesvalles, iglesia del gótico francés, donde se conserva la escultura de Nuestra Señora de Roncesvalles, realizada en Toulouse en el siglo XIV. Los monasterios de San Millán de Suso y Yuso, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Una de las obras más destacadas del románico español, el Monasterio de Santo Domingo de Silos. También podemos visitar el yacimiento arqueológico de la Sierra de Atapuerca, el punto de interés arqueológico más importante de todo el camino y probablemente de Europa.



De León a Santiago para obligada son las coloridas vidrieras y gloriosos rosetones de la Catedral de Santa María de León, una de las catedrales góticas más refinadas de España. En pleno camino de Santiago nos encontramos con el Palacio Episcopal de Astorga, diseñado por Antonio Gaudí. Un sinfín de monumentos emblemáticos de nuestro pasado que culminan en la joya principal del Camino de Santiago, la Catedral de Santiago de Compostela, donde descansan los restos del Apóstol Santiago.



La primavera es una de las mejores épocas del año para realizar rutas a pie, lejos de los rigores del invierno o las sofocantes temperaturas del verano. El senderismo se ha transformado además en una excelente manera de viajar de forma económica y conocer la geografía, cultura y gastronomía de nuestro entorno. Si aun no tienes plan, estás a tiempo de comenzar a organizar tu ruta para esta Semana Santa, un viaje en el que naturaleza, historia, amistad y espiritualidad se dan la mano para caminar.