Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Noticias / El encuentro del Cid y el Apóstol Santiago

El encuentro del Cid y el Apóstol Santiago

Volver

19 marzo 2016 / levante-emv.com

Los Caminos de Levante y del Cid discurren por Silla recreando el viaje de los peregrinos y las tierras que defendió «El Campeador».

Partiendo desde Valencia, a pie o en bicicleta, se puede recorrer parte del Camino del Cid y el de Santiago que pasan por l´Horta y la Ribera. Kilómetros de viaje por unas tierras que en su día recorrieron peregrinos en dirección a Compostela.



Siendo tan diferentes, uno con bastón y el otro con espada, y separados por un milenio, Silla une en sendos caminos al Apóstol Santiago y al Cid Campeador. Dos rutas para andar o pedalear entre campos y acequias y contemplar el rico patrimonio histórico de varios municipios valencianos.



El Camino a Santiago de Levante era la tercera vía del trayecto que los peregrinos realizaban hace siglos para venerar al apóstol en la Catedral de Santiago. La ruta estuvo vigente hasta el siglo XVIII cuando los antiguos hospitales de pobres empezaron a decaer. Y es que estos centros eran el lugar de acogida para los caminantes. El trazado comenzaba en el Puerto de Valencia y, bordeando la Vía Augusta, recorría parte de las comarcas de l´Horta, la Ribera y la Costera hasta enlazar con Albacete y de ahí hacía el norte por Toledo, Ávila y Salamanca por la Vía de la Plata. En total 1.150 kilómetros, divididos en 41 etapas de unos 20-30 km. Según investigaciones de la filóloga Empar Sánchez, hay constancia de que peregrinos italianos desembarcaron en el puerto valenciano para emprender el viaje a Galicia y pernoctaron en esos hospitales, algunos de los cuales se encontraban en Alfafar, Silla, Algemesí, Alzira o Xàtiva.



El trazado original llegaba hasta Silla por el camino de Beniparrell y transitaba por el centro histórico del municipio donde se pueden contemplar en la actualidad las tradicionales conchas en algunas de las paredes de las calles, como la de Sant Roc. Ahora, se puede realizar la ruta perfectamente señalizada, a pie o en bicicleta, partiendo desde Valencia, llegar a Silla y seguir hasta Almussafes por el actual Camí Vell de Russafa. Además, en la Oficina de Turismo se sellan los salvoconductos a todos los peregrinos para acreditar el camino. Fuentes del ente turístico indicaron que en los dos últimos años han cuñado unas sesenta acreditaciones. Una cifra considerable para un trayecto poco conocido.



Al mismo tiempo, por el mismo trazado de Levante discurre el Camino del Cid. La Ruta de la Defensa del Sur comprende un viaje de 240 kilómetros, la mayoría por caminos rurales asfaltados, entre Valencia y Orihuela, localidad que de 1088 a 1092 marcó el límite del protectorado de Rodrigo Díaz de Vivar. El Campeador entró en Valencia como nuevo señor en junio de 1904. Pero los almorávides, una de las tribus musulmanas más poderosas de la época y que llegaron a tomar el mando de Al-Andalus, establecieron en Xàtiva un avanzado puesto de mando para batallar por la taifa. Mientras, el caballero castellano trató de defender su conquista de los peligros del sur. Y ese es parte del recorrido que ofrece el Camino del Cid: desde el «cap i casal» pasando por Sedaví, Benetússer, Alfafar, Massanassa, Catarroja, Albal, Silla, Almussafes, Benifaió, Algemesí, Alzira, Carcaixent hasta la capital de la Costera. En total 70 kilómetros por senderos señalizados. El trayecto sigue por Ontinyent, Bocairent, Villena, Elx y finaliza en Orihuela.