Apostol
Logotipo mundicamino

Inicio / Noticias / El Camino de Santiago, también por Sakana

El Camino de Santiago, también por Sakana

Volver

20 marzo 2016 / noticiasdenavarra.com

Sakana siempre ha sido encrucijada de caminos. Su ubicación estratégica marcó su desarrollo industrial y social el pasado siglo, pero también muchos antes. La calzada romana que unía Burdeos con Astorga y después el antiguo Camino de Santiago supuso la llegada de nuevas personas y nuevas ideas, un impulso a la actividad comercial y artesanal, la difusión de la cultura y la entrada de nuevas formas interpretativas del arte que dejaron su huella en zona.



Por esta vía entró el cristianismo de manera temprana, reutilizando la vía romana como ruta jacobea, tras el descubrimiento en el siglo IX de la tumba del Apóstol en Compostela. Era la vía más segura pues los territorios al sur estaban en poder de los musulmanes. Pero a partir del siglo XII, a medida que los Reyes de Navarra ganan las tierras del sur, promueven y crean otra ruta en la vertiente sur de Urbasa y Andia.



Cientos de años después, la Agencia de Desarrollo de Sakana se ha propuesto la recuperación de este camino, una de las acciones prioritarias a desarrollar en el Plan Estratégico de Sakana dentro del sector turístico. “El objetivo es promover una alternativa de movilidad que articule la comarca y facilite la conexión no motorizada entre los pueblos de Sakana, que la dotaría de un mayor atractivo turístico”, explica Iker Manterola, gerente de esta agencia. “Es un proyecto vertebrador de toda la comarca”, apunta, al tiempo que destaca que sería un camino también para las bicicletas y conectaría a través de la Vía Verde del Plazaola con la Red Eurovelo, proyecto que cuenta con el apoyo de la Unión Europea. Además, este camino enlazaría con el camino jacobeo alavés.



Esta antigua ruta también permitiría descubrir un rico patrimonio arquitectónico como las ermitas románicas de Santiago de Itxasperri y Zamartze, construcción románica levantada hacia el año 1140, la ermita del despoblado de Eitzaga; cruceros en hastial como el de Arruazu y la picota medieval de Lakuntza, así como las casonas con sus escudos heráldicos que se pueden ver en los pueblos de la comarca, entre otros atractivos.



“Existen varias posibilidades de trazados que se han analizado con un grupo de voluntarios. Ahora esperamos darle un empujón al proyecto. Una de las primeras actuaciones a acometer será la definición de los trazados”, apunta Manterola, quien destaca el trabajo realizado por este grupo de voluntarios “esencial a la hora de promover esta iniciativa”, abunda.



Este proyecto se enmarca en otro más amplio que abarca todas las rutas y senderos de Sakana. “Se pretende conectar las rutas y senderos existentes, así como dar pautas para la creación de nuevas iniciativas que aporten valor a la red de caminos”, explica.



ZAMARTZE



En este proyecto tiene especial protagonismo Zamartze, en Uharte Arakil, donde las excavaciones arqueológicas realizadas por Aditu encontraron vestigios romanos y también de peregrinos. Pero a partir del siglo XII, cuando se implanta la ruta por el sur, la vía de Sakana cae en desuso, iniciándose una decadencia del valle con la posterior ocupación de Gipuzkoa por parte de Castilla, estableciéndose la conocida como frontera de malhechores.



DETALLES



Ruta jacobea. El antiguo Camino de Santiago entraba en Sakana por Atondo y continuaba por tierras de Arakil, Zamartze, valles de Aranatz y Burunda para unirse al camino jacobeo alavés que por Armiñón entraba en tierras de Burgos, tramo en la actualidad recuperado.



Más segura. Con los territorios del sur en manos de los musulmanes, la ruta por Sakana enlazaba Europa con Castilla. La opción mas segura para peregrinos pero también para comerciantes y viajeros. Así fue hasta el siglo XII, con la recuperación de territorios.