Apostol

Inicio / Actualidad / Aparecen pintadas para guiar a los peregrinos por Vigo ante la falta de señales del Camino

Aparecen pintadas para guiar a los peregrinos por Vigo ante la falta de señales del Camino

12 enero 2020 / lavozdegalicia.es

Flechas amarillas en el suelo orientan por Príncipe y todo el centro

Los Reyes Magos de las Navidades más top de Vigo dejaron un regalo para los peregrinos que hacen la ruta portuguesa por la costa. Apareció por todo el centro de la ciudad un itinerario pintado con flechas amarillas y que indica cómo salir hacia Redondela. Hasta hace poco, era fácil toparse con peregrinos extranjeros caminando distraídos por la calle del Príncipe mientras seguían las instrucciones del altavoz de su GPS o del track de su teléfono móvil. A partir de ahora, ya no necesitarán guiarse con estos artilugios inteligentes porque les bastará con mirar al suelo y seguir las decenas de flechas amarillas que uno o más desconocidos pintaron estas Navidades cada 50 metros y en las bifurcaciones. No hay pérdida.

Estas pintadas se realizaron después de que el Concello se negase a dejar a la Xunta señalizar oficialmente el Camino a su paso por Vigo. El Ayuntamiento aseguró hace dos años que estaba preparado su propia señalización, pero no ha puesto nada. Alguien ha decidido saltarse el papeleo burocrático y, por su cuenta y riesgo, pintar las flechas por O Berbés, la Porta do Sol, Príncipe, Colón o Urzaiz.

Las señales extraoficiales muestran la ruta para salir de la ciudad y dirigirse a la Ruta del Agua, un tramo de senderistas que pasa por lo alto de Rande y lleva a Redondela, siguiente etapa jacobea. Estos indicativos amarillos son similares a otros que los veteranos pintan en los diversos caminos para ayudar a los demás caminantes. Es un detalle que muchos extranjeros agradecen porque transitan por un país cuyo idioma desconocen.

La etapa jacobea de Vigo es clave porque está situada en el kilómetro cien de la ruta portuguesa de la costa, distancia mínima para obtener la acreditación del peregrinaje al llegar a Santiago de Compostela. Tener un aeropuerto la convierte en la puerta de salida para los extranjeros que aterrizan en Oporto para iniciar la ruta costera y agotan su semana de vacaciones al llegar a Vigo. Tiempo después, regresan para reanudar en la ciudad gallega su ruta a Santiago. En algunos meses del 2019, como septiembre, 546 mochileros eligieron Vigo como arranque de peregrinación.

A pesar de este trasiego, el Camino de Santiago por el centro de la ciudad sigue sin estar señalizado oficialmente y los romeros se desorientan en el cruce de los bancos, entre Colón, Policarpo Sanz y García Barbón. Unos suben hacia Urzaiz y O Calvario para buscar la Ruta del Agua y otros caminan hacia la iglesia de Santiago, en García Barbón, y luego siguen hacia Teis. Todos los mochileros deben tomar la dirección del puente de Rande y la villa de Redondela. Allí, el camino costero se une al tradicional portugués que pasa por Tui y O Porriño y continúa a Pontevedra.