Apostol

Inicio / 211

211

Pueblos

Camino Francés

Las Herrerías

Municipio: Herrerías, Las – Aldea

Provincia:León

Situación: Valle del Valcarce, a 682 metro de altitud, próximo a la provincia de Lugo.
Clima: Templado en verano y frio en invierno.
Descripción: Último pueblo del fondo del valle en el itinerario.
Habitantes: 76
Descripción: Forma parte de la comunidad de la Vega de Valcarce
Banco / Caja: No dispone

 

Descripción

Existen en el pueblo dos barrios: Herrerías y Hospital, éste último llamado así por la existencia de un hospital para los peregrinos que se dirigían a Santiago.

Las últimas casas de este pueblo reciben el nombre de Hospital Inglés, podría ser este uno de los construidos en tiempos de la dinastía Plantagenet, dedicado a atender a los súbditos ingleses. En una bula de Alejandro III (1178) se menciona a esta localidad con el nombre de Hospital de los Ingleses, en el mismo documento se dice que tenía iglesia.

 

Comer en el Camino de Santiago

El Capricho de Josana

Descripción: Centro de Turismo Rural


Nos sentimos orgullosos de poder ofrecerles uno de los mejores lugares de turismo rural
y de compartir con todos nuestros clientes el sueño de El Capricho de Josana que hoy ya es una realidad. El Centro de Turismo Rural El Capricho de Josana se encuentra ubicada en la pequeña población berciana de Herrerías de Valcarce, en el margen del río Valcarce, afluente del Burbia. Posiblemente Herrerías fue poblada en el s.XV y ya desde el año 1500 se tiene constancia de la actividad siderúrgica que dio nombre al pueblo, de cuyas herrerías o ferrerías todavía se mantienen vestigios. En El Capricho de Josana abrimos nuestras puertas en el mismo paso de peregrinos hacia Compostela, la etapa XII del Códex Calixtinus, desde Villafranca del Bierzo, justo a los pies de O Cebreiro, entrando ya en tierras gallegas. Santiago de Compostela ya está más cerca para el peregrino en este lugar de milenaria tradición compostelana.
Lugar nuevo, bien acondicionado y cómodo.

Un sitio perfecto para descansar a pie de la fuerte subida que espera al peregrino.

Municipio: Herrerías, Las
Provincia: León
Capacidad: 13 habitaciones dobles con baño (2 Junior Suite y 10 Dobles)
Habitaciones: Dobles con baño
Desayuno: Si
Restaurante: Si
Categoría: CR
Situación: C/Camino de Santiago s/n. 24526 LAS HERRERÍAS DE VALCARCE · León · España.
Regentado: Ana Alonso
Contacto: Fijo: 987119300 · Móvil: 644448204

Servicios

Sitio céntrico: 
Garaje: 
Parking: 
Teléfono en habitación: 
Radio música en habitación: 
TV en habitación: 
Antena parabólica: 
Mini-bar: 
Bar cafetería: 
Jardín-terraza: 
                                         

 

Novedades

KIT ESPECIAL DEL PEREGRINO

1 Vieira o concha natural (con la cruz de Santiago): Uno de los símbolos que distinguen al peregrino desde la antigüedad.

1 Pin de la cruz de Santiago, para que el Santo os proteja.

1 Ungüento del peregrino: Inestimable ayuda para prevenir las temidas ampollas y mejorar la circulación de las piernas. Recomendado antes y después de cada etapa.

1 Silbato con brújula y termómetro: De gran ayuda si te pierdes, o tienes un percance y necesitas ayuda.

1 Credencial del peregrino: El pasaporte del peregrino, necesario para conseguir la tan ansiada Compostela.

kit Especial peregrino

Como el resto de los kits peregrinos su precio es de 15€ (la Credencial va de regalo).

Para más información, pinchar aquí

 

Fogon

Ensalada Colorista

Ingredientes:

Lechuga, 1/2 unidad
Tomate, 2 unidades                                                       Pepino, 1 unidad
Zanahoria, 1 unidad
Rabanito, 6 unidades
Aceite de oliva, vinagre, sal al gusto

Manos a la obra:

Lavar las lechugas, escurrirlas y trocearlas; pelar los tomates, el pepino y la zanahoria; lavar los rabanitos. Colocar las lechugas en una fuente, el tomate troceado, el pepino en rodajas finas, la zanahoria en lonchas o rodajitas y los rabanitos.

Mezclar en un bote con tapa la sal, el aceite y el vinagre, y cuando esté emulsionado, aliñar la ensalada.

Receta cedida por: www.cocinavino.com

 

Literatura del Camino de Santiago

El Camino de Santiago: Desde Roncesvalles y desde Somport

Editorial: Lectio
Autor: Joan Fiol Boada

ISBN: 978-84-96754-31-7
Publicación: 2009                                            
Páginas: 156 Medidas: 12 x 23 cm.
Fotografías: Sí
Resumen: Esta guía del Camino de Santiago incluye los recorridos conocidos por los peregrinos como Camino Francés, desde Roncesvalles, y Camino Aragonés, desde Somport. También incluye las cuatro etapas desde Santiago hasta el Cabo de Fisterra, y la etapa de Saint Jean Pied de Port. El libro arranca con una documentada introducción, con distintos capítulos que hablan de la historia de la peregrinación, los Caminos de hoy en día, los albergues, el material, la preparación física y varios consejos que pueden ser útiles de cara a emprender la ruta. Se repasan 40 etapas, y cada una incluye: dos mapas digitales, una gráfica de desniveles, resumen de la etapa, distancias, servicios disponibles en cada población, síntesis de los aspectos culturales, descripción detallada del recorrido, oficinas de información, enumeración de los albergues con sus características y otros alojamientos.

 Para más información, pinchar aquí

 

mundicaminoTravelInvierno

Viaja con Mundicamino

Como habréis podido observar hemos ampliado la oferta de Caminos a Medida en nuestra agencia de viajes.

Aprovechamos la ocasión para mostraros nuestro catálogo de productos para que lo tengáis como referencia.

El Camino de Santiago a pie:

El Camino de Santiago en bici:

El Camino combinado (parte en bici y parte andando):

Otros Caminos:

El Camino a Caballo:

Enoturismo en el Camino:

Birding en el Camino:

Esperamos que sean de vuestro interés

Oportunidades en Mundicamino

Las Cruces

 La cruz es uno de los signos más abundantes en la cultura del hombre de todo tiempo y lugar. El hombre ha descubierto en ella, desde siempre, un instrumento privilegiado para expresar el misterio más profundo del mundo y de la vida. Sus brazos le guian en el tiempo (nacimiento y puesta del sol) y en el espacio (Cielo y Tierra).

La cruz, símbolo de la realidad entera en todas sus dimensiones (humano-divina, el material-espiritual, masculino-femenina), es referente ineludible para acceder a lo transcendente ya lo inmanente, una lo cotidiano ya lo global a lo pequeño ya lo universal. Por eso se repite en lo más elevado y en lo más llano, en la cima de los montes y en los cruces de los caminos, en lo alto de los templos y en el corazón de la gente. Su idioma es accesible y familiar a los más diversos peregrinos de este universo multirracial.

Noticias del Camino de Santiago

«Guzmán recorrió el Camino de Invierno por encargo del rey»

Vázquez rescata el diario olvidado de un peregrino que hizo esta ruta para Felipe III en 1610

.

Hace casi tres años que Julio Vázquez Castro, natural de Palas de Rei y profesor de la Universidad de Santiago, editó el libro La peregrinación a Santiago de Diego de Guzmán, en el que rescató un relato escrito por un peregrino de principios del siglo XVII. Esta obra, publicada por la editorial Alvarellos, no ha tenido difusión en el ámbito del Camino de Invierno, a pesar de ser un raro testimonio histórico sobre esta ruta. La oficialización de este itinerario como ruta jacobea, aprobada después de la aparición del libro, ha venido a conferir un mayor interés a este singular documento.

-¿Quién fue Diego de Guzmán y por qué peregrinó a Santiago?

-Era un eclesiástico que fue capellán real y confesor de la reina. Hizo la peregrinación por encargo del monarca, aunque él dice que vino por motivos piadosos. Parece ser que el rey Felipe III hizo voto de peregrinar a Santiago pero no se atrevió a realizar el viaje por los peligros que podía haber en camino. Diego de Guzmán peregrinó en su lugar en el otoño de 1610 y fue anotando en una especie de diario todo lo que le llamó la atención en su viaje. Se supone que este escrito debía ser presentado después a los reyes para que estos viesen cómo se podía hacer el recorrido y las cosas de interés que había a lo largo de la ruta. El autor publicó un pequeño resumen en 1617. El manuscrito original estuvo olvidado durante cuatro siglos y se conserva en la Real Academia de la Historia.

-¿A qué se debió que recorriese el Camino de Invierno?

-En el viaje de ida a Santiago llegó a Galicia por el Camino Francés. Tampoco es que siguiese estrictamente esa ruta, porque al llegar a Sarria le recomendaron que fuese hasta Lugo y así lo hizo. Después pasó por el monasterio de Sobrado dos Monxes antes de ir a Santiago. Por lo que yo entendí, para volver a Madrid escogió viajar por Chantada, Monforte y Quiroga porque así se lo aconsejaron en Santiago, ya que en esa ruta era menos probable que se encontrase con nieve. El mismo Diego de Guzmán dice que era un camino muy frecuentado en esa época por los comerciantes.

-¿En qué condiciones llevó a cabo el viaje?

-Fue un viaje lujoso para la época. No viajó precisamente como un peregrino humilde y solitario, sino que estuvo acompañado por otras personas. Algunos tramos los hizo a caballo y otros en carruaje. Sus enviados iban por delante de él para preparar su estancia en los lugares donde se detuvo a comer y dormir. Se hospedó en palacios y monasterios, y trató con personalidades importantes de los sitios por los que pasó. Cuando se detuvo en Monforte estuvo en el palacio de los condes de Lemos. Visitó también el Colegio de la Companía, entonces regentado por los jesuitas, donde dio una misa y se encontró con el obispo de Lugo. En este colegio, además, ofrecieron unas danzas en su honor. Al pasar por Ribas de Sil se alojó en el aniguo monasterio de San Clodio.

-¿En su descripción de esta ruta hay algún aspecto que considere especialmente interesante?

-Aunque Guzmán no ofrezca muchos detalles, el hecho de que cuente un viaje por este itinerario ya le da mucho interés al diario, porque en esa época apenas hay relatos de peregrinos o de otros viajeros que hablen de lugares como Chantada o Montefurado. En este lugar menciona la existencia del túnel minero y dice que la obra se atribuía a los romanos. Un detalle que me llama mucho la atención es que cuando Diego de Guzmán pasa por el antiguo puente de Belesar apunta que se llama así porque, según oyó decir, lo construyó un capitán romano llamado Belisario. Esa tradición no la vi mencionada en ningún otro sitio. Por cierto, Guzmán también habla de la dureza de la cuesta de Belesar y dice que es de las peores que hay en España.

 «Hay que conservar el castillo de Carbedo, pero no reconstruirlo»

Julio Vázquez es autor del único estudio histórico publicado sobre el castillo de Carbedo, en O Courel, que apareció en 1996.

-¿Cree que sería posible rehabilitar de alguna forma el castillo?

-No creo que sea conveniente hacer una reconstrucción. Es que no sería tal, más bien tendría que ser una recreación o interpretación, lo que desvirtuaría la obra medieval conservada. Además, no sabemos cómo era exactamente la construcción original porque carecemos de imágenes del castillo, como plantas o alzados, por lo que sería una temeridad reconstruirlo.

-¿No se podría hacer una intervención de otro tipo, sin llegar a la reconstrucción?

-Sí es aceptable conservarlo, detener su ruina y afianzar los muros existentes. También se pueden habilitar unos accesos seguros para los visitantes e instalar paneles informativos para dar a conocer su historia de forma accesible pero con rigor científico. Si hubiese financiación, también sería muy interesante llevar a cabo unas excavaciones arqueológicas que profundizasen en su conocimiento. Otra cosa que habría que hacer es retirar esa torre eléctrica que se levantó junto al castillo y me alegro que haya planes para desmontarla.

Fuente: lavozdegalicia.es

Un segundo de Paz

Todo lo que he aprendido

Siempre estamos aprendiendo algo nuevo, algo lindo, algo digno, por ejemplo que la paz no se logra si realmente no se está dispuesto a perdonar por ella.

PazA los 9 años aprendí que mi profesora sólo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.
A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.
A los 12, aprendí que, si tenía problemas en la escuela, los tenía más grandes en casa.
A los 13, aprendí que cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi madre me mandaba a ordenarlo.
A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano menor, porque mi padre tenía frustraciones mayores y la mano más pesada.

A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.
A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer.
A los 27 aprendí que el título obtenido no era la meta soñada.
A los 28, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te puede doler la vida entera.

A los 30, aprendí que cuando mi mujer y yo teníamos una noche sin chicos, pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos.
A los 33, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.
A los 34, aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.
A los 38, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa; y siempre que estoy en casa me gustaría estar viajando.
A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos galletas y elige la menor.

A los 42, aprendí que si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.
A los 44, aprendí que puedes hacer a alguien disfrutar el día con solo enviarle una pequeña postal.
A los 47, aprendí que niños y abuelos son aliados naturales.

A los 55, aprendí que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar cinco kilos.

A los 63, aprendí que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en él. Y que no puedo cambiar lo que pasó, pero puedo dejarlo atrás.
A los 64, aprendí que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado, nunca suceden.
A los 67, aprendí que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo.

A los 71, aprendí que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea.
A los 72, aprendí que, si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas.
A los 76, aprendí que envejecer es importante.

A los 91, aprendí que amé menos de lo que hubiera debido.
A los 92, aprendí que todavía tengo mucho para aprender.

Siempre estamos aprendiendo algo nuevo, algo lindo, algo digno, como por ejemplo que la paz no se logra si realmente no se está dispuesto a perdonar por ella, entender cual es la verdadera importancia de la familia, de la gente simple, de la vida misma.

Que si bien todos tenemos distintas cualidades, capacidades y habilidades, sepamos valorar las que tenemos y podamos ofrecerlas a los demás, y disfrutar con las que otros nos pueden brindar.

Saber aceptar nuestras limitaciones y no olvidarnos de nuestras metas, aunque muchas veces parezcan muy lejanas y difíciles.

Encaminarse hacia ellas es el primer paso hacia algo que ni siquiera podemos imaginar. Realmente no tiene mucha importancia hasta qué edad vivimos. Lo importante es sentir que no lo hemos hecho en vano.

Fuente: enbuenasmanos

Historia del Camino de Santiago

Las Herrerias

El topónimo es debido a las industrias de hierro que en esta localidad existían. Los lugareños aprovechaban la fuerza de los torrentes para mover grandes martillos hidráulicos y así trabajar el metal. Se conoce al menos la existencia de una fundición de este metal.
A la salida está el barrio «Inglés»,
en recuerdo a un hospital que existió para peregrinos ingleses.