Apostol

Inicio / Actualidad / ¿Cómo es la preparación del Camino de Santiago?

¿Cómo es la preparación del Camino de Santiago?

15 agosto 2019 / Mundicamino

La preparación del Camino de Santiago comprende varios aspectos. Debes tomar en cuenta que se trata de una peregrinación, no solamente de un paseo que pueda ser grato.  Conlleva, por ello, cierto grado de sacrificio personal, ya que entre sus significados esta la indulgencia, que puede ser plena si lo realizas en un año santo compostelano.

Preparación para el Camino de Santiago

No debes iniciar el Camino sin haber tenido en cuenta tres enfoques primordiales. Debes escoger una ruta, prepararte físicamente y tener la actitud mental adecuada.

La ruta

Dependiendo del tiempo y el esfuerzo que quieras dedicarle, la ruta que escojas podrá ser más o menos corta. Si tienes, por alguna razón, una limitación de tiempo, es preferible que sea más corta y dejes así algunos días de margen para el caso de que estés muy cansado o te apetezca conocer mejor algún lugar.

Otra cosa que debes tomar en cuenta son los albergues y alojamientos, que deberán ser frecuentes, a menos que hayas decidido pasar más de una noche a la intemperie. También debes plantearte metas realistas: si no tienes una gran condición física o tu edad ya no corresponde a la juventud, debes pensar en trayectos diarios no tan largos. Los usual son 20 o 25 kilómetros al día, pero esto lo puedes adaptar a tu propio ritmo, en más o en menos.

Preparación mental

El Camino de Santiago, ya lo dijimos, simboliza un sacrificio que va a ser compensado con la indulgencia. Además, es un reto para el cual debes tener la actitud adecuada y pensar en otro de los simbolismos: el sortear las dificultades hasta alcanzar la meta. Debes tener la entereza para afrontar este reto sin desmayar.

Preparación física

Caminar muchos kilómetros día tras día durante semanas no es una actividad liviana. Por ello debes prepararte y adaptar tu cuerpo a las exigencias que te esperan, pues piensa que además de esforzarte sufrirás algunas incomodidades.

Unos meses antes de iniciar tu ruta deberás empezar a caminar varios kilómetros diarios, aumentando progresivamente el tramo recorrido. Es conveniente también que después de algunos días de entrenamiento comiences a cargar algo de peso en una mochila que colocarás en la espalda para que la musculatura del cuello, el torso y los hombros se vaya adaptando al esfuerzo. Esto también puedes hacerlo de forma progresiva y recuerda que vas a llevar solo lo imprescindible.

Si piensas usar la tienda de campaña y el saco de dormir con frecuencia, también es conveniente que te hayas acostumbrado a dormir en esas condiciones. De otra manera, tendrás que habituarte durante tu trayecto, y puede que pases malas noches que te dificulten la marcha al día siguiente. Una vez hayas escogido el equipo adecuado, pasa unos días a la intemperie. Así podrás dormir bien durante tu ruta y habrás aprendido a armar y desarmar la tienda en corto tiempo.

La preparación del Camino de Santiago es una parte muy importante y de la que depende el éxito de lo emprendido. Cuando comiences a hacerla, ya estás en tu camino.

Preparación del Camino de Santiago