Apostol

Inicio / Actualidad / Cuaderno de viajes de lo que no debes perderte en el Camino Francés: Etapa Torres del Río-Logroño

Cuaderno de viajes de lo que no debes perderte en el Camino Francés: Etapa Torres del Río-Logroño

12 octubre 2020 / Mundicamino

Para esta etapa os aconsejamos los principales monumentos que no debéis perderos :


Viana

Iglesia de Santa María

La Iglesia de Santa María, es un edificio gótico, cuya construcción se inicio poco después de la fundación de Viana por Sancho VII «El Fuerte», en el siglo XIII y concluida en el siglo XIV. Son visibles las reformas hechas con posterioridad.

Casa Consistorial

Este gran edificio de forma prismática, destaca por su cuidada sillería y por su acusada sensación de horizontalidad. Tiene dos cuerpos, de los cuales el superior se alza sobre soportales. La decoración de estos cuerpos se realiza mediante motivos arquitectónicos.

La clave para aligerar su macicez es una curiosa superposición de órdenes, ya que los capiteles son todos ellos toscanos, residiendo la variación decorativa en los fustes de las pilastras. Muy bellos son los balcones, con una preciosa labor de forja en los balaustres.

Balcón de Toros

Los autores del edificio fueron los mismos que los de la Casa Consistorial. La fachada es austera, igualmente de acusada sensación de masa y horizontalidad y realizada en cuidada piedra de sillería. El famoso balcón de Toros, hoy desaparecido fue mandado construir por el Cabildo. De estilo barroco clasicista está claramente influido por la arquitectura francesa de la época.

Iglesia de San Pedro

Es el templo más antiguo de la ciudad. Su aspecto denota su primitiva función de fortaleza. Las desafortunadas ampliaciones que fue sufriendo alo largo del tiempo le ocasionaron la ruina de sus muros maestros y desapareció como parroquia en 1887. Hoy día conserva parte de sus muros, una nave lateral con algunas pinturas, parte de la cabecera, el trascoro, el torreón y su portada, barroca del siglo XVIII. Su estilo predominante está marcado por la influencia cisterciense especialmente en la cabecera.


Logroño

Iglesia parroquial de Santiago el Real

Según la tradición, esta se levanta sobre otra mandada edificar por Ramiro I, tras su legendaria victoria de Clavijo. Todos sus motivos ornamentales están consagrados al Apóstol, empezando por la fachada meridional, barroca, que nos presenta a Santiago en sus dos grandes versiones iconográficas: «El Matamoros», una impresionante estatua del Santo (siglo XVII) a lomos de un brioso semental, y «El Peregrino» situado debajo del anterior. El retablo mayor también está dedicado a Santiago, con una talla del siglo XV, junto a la Virgen de la Esperanza, que es la Patrona de la Ciudad. Es una talla sedente, de estilo gótico del siglo XIV, que fue salvada de un incendio en el año 1500.

Al final de la prolongación de la Rúa Vieja, aún se conserva la puerta muralla por donde salían los peregrinos.

Puente

El peregrino hace su entrada en Logroño por el gran puente de piedra, construido sobre el caudaloso río Ebro. El actual puente, levantado a finales del siglo pasado, sustituyó al medieval, mandado construir, según refiere la crónica de Alfonso VI, por este gran Rey, uno de los mayores impulsores del Camino. De la importancia estratégica de este puente en el camino, nos da idea el hecho de que fue reparado por Santo Domingo de la Calzada y posteriormente por su ayudante y discípulo San Juan de Ortega. Llego a tener 12 arcos y tres torres defensivas Los orígenes históricos de Logroño se pierden en referencias poco fiables, el echo cierto es que fue recuperada del poder musulmán en el siglo X, por Sancho Garcés de Navarra y Ordoño II de León, a partir de cuyo momento no pasó de ser un insignificante asentamiento agrícola. Logroño comienza a cobrar importancia a finales del siglo XI, cuando Alfonso VI, después de arrasada la población por el Cid en 1092, manda construir el famoso «puente de piedra» con intención de crear un núcleo de población capaz de defender el estratégico paso sobre el Ebro. Por esta razón le concede un ventajoso fuero.

Iglesia Catedral de Santa María de la Redonda

Este templo se encuentra fuera del itinerario jacobeo, es gótica del siglo XV con dos esbeltas torres gemelas, que fueron añadidas posteriormente en el siglo XVIII, así como el retablo pétreo de la portada occidental.

Iglesia de Santa María de Palacio

Esta monumental iglesia se levantó la iglesia de Santa María de Palacio en el siglo XI-XII. Es un monumento, que conserva un precioso claustro gótico y la peculiar torre piramidal de estilo románico-ojival, que los logroñeses llaman «la aguja».