Apostol

Inicio / Actualidad / El Camino Inglés avanza con paso firme

El Camino Inglés avanza con paso firme

05 agosto 2017 / Mundicamino

El colapso en la ruta francesa empuja a los peregrinos a esta vía que permite disfrutar del mar de Ferrol a Betanzos.

Hay una línea vertical sobre el mapa de la provincia de A Coruña que se está convirtiendo en un pequeño motor de riqueza. Se llama Camino Inglés y en este 2017 se celebra su año -así declarado desde la Diputación y la Xunta- con un notable incremento de peregrinos, que han comprometido incluso la capacidad real de las instalaciones.

La línea, que desemboca en Santiago, tiene una lengua bífida en su parte superior. Porque el peregrino que opta por esta versión xacobea puede iniciar su aventura en Ferrol (118 kilómetros) o desde A Coruña (74). La primera tiene más adeptos por una cuestión paisajística: el mar acompaña al caminante muchos kilómetros y, además, para ganar la compostela deben caminarse más de 100. Aunque por primera vez este año a quienes partan de A Coruña también se les dará la compostela si cumplen una serie de requisitos. El colapso que sufre la ruta matriz (el Camino Francés) ha empujado a muchos a probar esta vía menos congestionada pero igual de gratificante.

Basta ver la evolución de los últimos años. En el 2006 recogieron la compostela tras recorrer el Camino Inglés algo más de 800 peregrinos. Diez años después, en el 2016, la cifra se multiplicó por doce: 9.700. Y en este año va camino de superarse con 5.500 hasta hace una semana. Y ahora las Administraciones intentan ponerse a la altura de la mayor demanda. Desde la Xunta se ha destinado más de medio millón de euros para labores de recuperación y señalización «conforme a la nueva delimitación oficial», en función de criterios históricos. Esta apuesta por adaptar el trazado al camino originario ha provocado situaciones paradójicas como la eliminación de tramos pedestres para incorporar a los peregrinos al asfalto, y ha soliviantado a concellos como el de Abegondo (ayer hubo marcha de protesta) por la eliminación de tramos tradicionales. Polémicas al margen, desde Turismo de Galicia también se está ejecutando un nuevo albergue en O Poulo, en el municipio de Ordes, y que costará 540.000 euros. También se realizan otras acciones de promoción, actividades de divulgación para escolares o programas culturales dirigidos a peregrinos y la población local por donde discurre la ruta como el ciclo Vive o Camiño que se llevará a cabo en los próximos meses, con 70.000 euros de inversión.

La Diputación lo promociona con la campaña Primavera no Camiño y la edición de tantos dípticos diferentes como municipios por los que pasa esta ruta. El Concello de A Coruña editó su propia guía.