Apostol

Inicio / Actualidad / Globos llenos de buenos deseos tocaron el cielo desde la Catedral

Globos llenos de buenos deseos tocaron el cielo desde la Catedral

10 noviembre 2019 / elcorreogallego.es

Veinte jóvenes con discapacidad de A La Par completaron su peregrinación

Estuvieron arropados por los paralímpicos Jacobo Garrido y Alejandro Vidal

Cuando hace falta moverse, una iniciativa impulsada y organizada por Alquiber y protagonizada por un grupo de jóvenes con diferentes discapacidades de la madrileña Fundación A La Par, llegó ayer a su fin con éxito en la plaza del Obradoiro, donde los participantes de esta ruta solidaria lanzaron al cielo cientos de globos llenos de buenos deseos frente a la Catedral de Santiago de Compostela.

La comitiva, compuesta por la veintena de jóvenes de A La Par y encabezada por el presidente y el consejero delegado de Alquiber, Miguel Ángel Acebes y José Ramón Calvo, respectivamente, fue recibida por diversas personalidades de las administraciones autonómica y municipal.

Recibieron el saludo el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; y también del alcalde de la capital gallega, Xosé Sánchez Bugallo; quienes quisieron apoyar la iniciativa recibiendo a los jóvenes y compartiendo con ellos el momento de la llegada.

Allí mismo, se dieron cita a la conselleira de Política Social, Fabiola García; el director de Inclusión Social de la Consellería de Política y Social, Arturo Parrado Puente; y la concejala de Deportes, María Esther Pedrosa Carrete. También asistieron los portavoces de los grupos municipales del PP, CA y BNG, Alejandro Sánchez-Brunete, Martiño Noriega y Goretti Sanmartín, entre otros miembros de la Corporación.

Además, los paralímpicos gallegos Jacobo Garrido Brun, campeón mundial con tan sólo 17 años de natación adaptada; y Alejandro Vidal, tetracampeón mundial de taekwondo y tricampeón europeo, quisieron estar presentes en el solemne acto, lleno de emotividad, que tuvo lugar en el salón noble del pazo de Raxoi.

Cientos de globos lanzados al cielo por los jóvenes sobrevolaron la tumba del Apóstol Santiago cargados con los buenos deseos de los compañeros que no han podido acompañarles en la que, sin duda, constituye ya una de las grandes aventuras de sus vidas.

Esta vivencia supuso «una experiencia enriquecedora e inolvidable, que sin ninguna duda se volverá a repetir», declaró José Ramón Calvo, consejero delegado de Alquiber e impulsor de la iniciativa

Los peregrinos se pusieron en marcha el pasado martes desde Madrid a bordo de las furgonetas cedidas por Alquiber, que les trasladaron a la localidad de Melide. Los jóvenes continuaron por el itinerario francés en dirección a Arzúa y, desde allí, a O Pedrouzo, hasta alcanzar ayer por la mañana con éxito su meta en Santiago.