Apostol

Inicio / Actualidad / La falta de reconocimiento frena a la Vía de Bayona

La falta de reconocimiento frena a la Vía de Bayona

14 septiembre 2019 / diariodeburgos.es

El albergue suma 180 pernoctaciones este año y mejora la cifra de 2018, aunque la asociación lamenta que al no ser Bien de Interés Cultural se pierden peregrinos

La Vía de Bayona sigue siendo un patito feo en la comunidad. Esta ruta jacobea se mantiene a la sombra de otros recorridos, como el Camino Francés, pero en la ciudad se sigue impulsando esta alternativa que entronca con el trayecto principal en Burgos. En Miranda, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago es la que gestiona el albergue y también realiza una labor promocional aunque su presidente, José Ignacio Gutiérrez, lamenta que la falta de reconocimiento provoca que la cifra de peregrinos se mantengan en cifras similares y critica el perjuicio de que la Vía de Bayona no esté catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC).
Para tratar de explicar la desventaja, no solo en Miranda sino en el resto de la provincia hasta llegar a Burgos, se recuerda que por parte de las autoridades vascas en sus guías no se indica la Vía de Bayona, por lo que no aparece. Como alternativa se da continuidad a través de «un camino inventado», que conecta el municipio alavés de Estavillo con Santo Domingo de la Calzada en La Rioja, donde se une a la ruta francesa. Una alternativa que hace que muchos peregrinos no pasen por la provincia.
En este sentido, Gutiérrez lamenta que antes de este desvío «en La Puebla pernoctan más que en Miranda en un número significativo». Por este motivo pide que la Vía de Bayona sea BIC puesto que «podríamos obligar al País Vasco a que en sus guías del camino vasco del interior pongan la flecha también hacia Miranda y no solo hacia Haro», lo que provoca ahora la pérdida de peregrinos.

En su opinión, si se consigue la declaración «vendría más gente», salvando la barrera que se tiene hasta estos momentos, puesto que el recorrido entre Burgos y Miranda está bien señalizado, con albergues suficientes para poder enlazar los peregrinos las etapas antes de llegar a la capital provincial.
Con este condicionante, Gutiérrez resalta que los números se mantienen aunque con una ligera tendencia al alza desde la apertura del nuevo albergue. Respecto a las cifras, el año pasado se registró hasta este mes de agosto a 156 peregrinos que pernoctaron en el albergue y en este ejercicio sin el mes completado se ha llegado a 180. Una cifra en la que Gutiérrez señala que la mayoría son hombres con aproximadamente una proporción de dos de cada tres visitas.
En cuanto a los orígenes de estas personas, la mayoría de ellos han sido franceses, que llegan a las 28 pernoctaciones. En la parte de los extranjeros, los segundos por presencia han sido los alemanes y tras ellos aparecen países también europeos como Portugal, Holanda, Hungría o Inglaterra. «Como datos curiosos», afirma Gutiérrez, «se ha contado con peregrinos de Singapur, Rusia, México, Uruguay y Marruecos». En cuanto a los visitantes nacionales, los que tienen una mayor presencia, en ambos casos con 16 personas registradas, son de País Vasco y Cataluña. No obstante, se han registrado de casi toda la geografía nacional.