Apostol

Inicio / Camino de Fisterra

Camino de Fisterra

Cultura

Ruta principal

Olveiroa

Logoso

Hospital

Cee

Sobresale, como nota típica, el hecho de mantener en pie muchos hórreos de piedra, dentro del núcleo urbano, cuando normalmente este elemento constructivo sólo se da en ambiente rural.
La iglesia parroquial fue reedificada en el siglo XIX, pero conserva la capilla mayor y su bóveda de arco apuntado de la primitiva construcción ojival, de supervivencia gótica, del siglo XVI.
En medio del antiguo barrio de la villa, en el número 2 de la calle de la Magdalena, se encuentra el pazo de Cotón, en buen estado de conservación. El edificio, aunque de pequeñas proporciones, posee una sencilla armonía de líneas con una escalera :ateral de hermosa baranda, balcón y alta chimenea con graciosos remates.

Corcubión

Los orígenes de la villa de Corcubión se pierden en el tiempo. Parece que la opinión más numerosa es que fue fundada por los griegos. Otra corriente de opinión relaciona su origen con núcleos de marineros vascos, para apoyar esta hipótesis afirman que el término Corcubión pudiera ser una evolución de kotsdo-urbión, que en euskera significa ensenada de buenas aguas.
También es posible que los romanos fundaran un núcleo de población en este término.
Cuando ya se posee una mayor seguridad sobre los datos de esta población es durante la Edad Media; en esta época Corcubión pertenece al señorío de los Condes de Traba, Trastómara y Altamira.
La villa fue, desde época medieval, lugar de paso para peregrinos que, tras culminar la peregrinación, continuaban camino hacia Fisterra o Muxía.
Durante el siglo XVIII seguía existiendo una casa de recogida de peregrinos.
Mal comenzó el siglo XIX, esta población, afectada como tantas zonas españolas, por la violencia de la Invasión Napoleónica. En concreto, Corcubión fue arrasado por las tropas francesas al mando del trístemente célebre mariscal Ney. A las tropelías francesas se sumaron las de los ejércitos ingleses. Completamente destrozada, la villa tardó muchos años en recuperarse.

Sardiñeiro

Fisterra - Finisterre

Las particularidades geográficas de la localidad , el Cabo Nerio de los geógrafos grecorromanos, atrajo la atención de los antiguos historiadores, quienes hablaron de ella, aunque sus datos carecen del rigor de la historiografía moderna.
De época romana, y entremezclados con restos de ocupaciones anteriores, se han descubierto en las parroquias de Duio múltiples restos que confirman la existencia de una población importante. La tribu celta de los nerios habitaba estas tierras y es posible que en la zona llana de Duio tuviera su principal asentamiento. De la época sueva se conserva una documentación que nos habla de un castigo infligido por el rey Reckila a la ciudad de Dugium, Duio en época medieval, por haber destruido sus habitantes los templos celtas y arrianos.

Ruta alternativa

Olveiroa

Logoso

Hospital

Cee

Sobresale, como nota típica, el hecho de mantener en pie muchos hórreos de piedra, dentro del núcleo urbano, cuando normalmente este elemento constructivo sólo se da en ambiente rural.
La iglesia parroquial fue reedificada en el siglo XIX, pero conserva la capilla mayor y su bóveda de arco apuntado de la primitiva construcción ojival, de supervivencia gótica, del siglo XVI.
En medio del antiguo barrio de la villa, en el número 2 de la calle de la Magdalena, se encuentra el pazo de Cotón, en buen estado de conservación. El edificio, aunque de pequeñas proporciones, posee una sencilla armonía de líneas con una escalera :ateral de hermosa baranda, balcón y alta chimenea con graciosos remates.

Corcubión

Los orígenes de la villa de Corcubión se pierden en el tiempo. Parece que la opinión más numerosa es que fue fundada por los griegos. Otra corriente de opinión relaciona su origen con núcleos de marineros vascos, para apoyar esta hipótesis afirman que el término Corcubión pudiera ser una evolución de kotsdo-urbión, que en euskera significa ensenada de buenas aguas.
También es posible que los romanos fundaran un núcleo de población en este término.
Cuando ya se posee una mayor seguridad sobre los datos de esta población es durante la Edad Media; en esta época Corcubión pertenece al señorío de los Condes de Traba, Trastómara y Altamira.
La villa fue, desde época medieval, lugar de paso para peregrinos que, tras culminar la peregrinación, continuaban camino hacia Fisterra o Muxía.
Durante el siglo XVIII seguía existiendo una casa de recogida de peregrinos.
Mal comenzó el siglo XIX, esta población, afectada como tantas zonas españolas, por la violencia de la Invasión Napoleónica. En concreto, Corcubión fue arrasado por las tropas francesas al mando del trístemente célebre mariscal Ney. A las tropelías francesas se sumaron las de los ejércitos ingleses. Completamente destrozada, la villa tardó muchos años en recuperarse.

Sardiñeiro

Fisterra - Finisterre

Las particularidades geográficas de la localidad , el Cabo Nerio de los geógrafos grecorromanos, atrajo la atención de los antiguos historiadores, quienes hablaron de ella, aunque sus datos carecen del rigor de la historiografía moderna.
De época romana, y entremezclados con restos de ocupaciones anteriores, se han descubierto en las parroquias de Duio múltiples restos que confirman la existencia de una población importante. La tribu celta de los nerios habitaba estas tierras y es posible que en la zona llana de Duio tuviera su principal asentamiento. De la época sueva se conserva una documentación que nos habla de un castigo infligido por el rey Reckila a la ciudad de Dugium, Duio en época medieval, por haber destruido sus habitantes los templos celtas y arrianos.