Apostol

Inicio / Camino de San Olav

Camino de San Olav

Monumentos

Mambrillas de Lara

Arquitectura Civil

La firme conservación del urbanismo original, así como del tipismo arquitectónico en sus casas, fachadas y elementos ornamentales; la conservación de sus tradiciones y costumbres populares, la conservación de un legado histórico y patrimonial o su situación privilegiada en enclaves naturales dignos de admiración, hacen que la provincia de Burgos, cuente con numerosas localidades típicas.

Iglesia Parroquial de San Juan Bautista

Templo parroquial dedicado al patrono de la villa, San Juan Bautista, construido en mampostería e integrado por una sola nave organizada en tres tramos, dos de ellos cubiertos con bóvedas de terceletes. El conjunto de la fábrica es de formas góticas -últimas décadas del s.XV o primeras del XVI-, aunque se aprecia que el primer tramo se hundió y se levantó con posterioridad. No podemos olvidar en nuestra visita al templo el retablo mayor de madera policromada, ubicado en el ábside, que consta de banco, dos cuerpos y dos entrecalles. Importa sobre todo el conjunto de pinturas del banco (cuatro) y una en cada uno de los cuerpos que escenifican a cuatro santas, de degollación de San Juan y la Adoración de los Magos. Estamos ante pinturas sobre tabla, de formas y escuela castellano-flamenca. El conjunto se remataba en un clavario de formas y trazas góticas de madera policromada. Tanto algunos de los elementos estructurales de este recompuesto retablo, como las pinturas sobre tabla y algunas de las tallas de madera policromada parecen pertenecer a una obra de finales del siglo XV o principios del XVI y denotan haber sido realizadas por artistas de primera fila en su momento.

Estas notables pinturas tardogóticas junto con la cruz procesional de planta labrada y repujada de formas góticas y el excelente capitel románico (procedente de S. Pedro de Arlanza) que sirve de soporte a la pila bautismal, son las más admirado por los visitantes.

Capilla de San Olav

La Princesa Cristina de Noruega

Cristina de Noruega (Bergen, 1234 – Sevilla, 1262) fue una princesa noruega e infanta de Castilla. Era hija de los reyes Haakon IV de Noruega y Margarita Skulesdatter.

Debido a las alianzas castellanas y noruegas dentro del Sacro Imperio Romano Germánico, se llevó a cabo el compromiso matrimonial en 1257 de la princesa con el aspirante al Sacro Imperio Romano Germánico, el infante Felipe de Castilla, hermano del rey Alfonso X de Castilla, el Sabio, porque dicho matrimonio era conveniente tanto para Alfonso X como para Haakon IV. Los reinos nórdicos deseaban abrirse cada vez más al resto de Europa y comerciar con ella, y Haakon había emprendido una activa política diplomática y de lazos culturales con otros países.

En el verano de 1257, acompañada por el embajador Loðinn leppur, Cristina emprendió el viaje por mar desde Tönsberg (Noruega), cerca de Oslo, hacia Castilla, (España). Después de hacer escala en Inglaterra, y ante rumores de piratas existentes en el golfo de Vizcaya, el séquito, formado por más de cien personas, siguió a pie y a caballo a través de Francia, entrando por el Condado de Barcelona en la península Ibérica. La Nochebuena la celebraron en Burgos en compañía de las monjas del monasterio de las Huelgas. Llegaron a Valladolid, en donde esperaba el rey sabio, a través de Soria y Palencia.

Tras el matrimonio en la Colegiata de Santa María de Valladolid el 31 de marzo de 1258, la pareja se estableció en Sevilla, donde ya residía el infante. La distancia que la separaba de su lejano y añorado país, posiblemente hizo que la princesa enfermase de melancolía, muriendo en 1262 en la capital hispalense sin dejar descendencia.

Su marido, que antes de su matrimonio había sido abad de la Colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias hasta la edad de 21 años y más tarde obispo de Sevilla, hizo enterrar a su esposa en el claustro de la Colegiata de Covarrubias en un sepulcro gótico, de piedra labrada con una arquería de 10 vanos y un friso superior de roleos.

Leyenda

La Princesa Kristina de Noruega, llegó a España para contraer matrimonio con el infante don Felipe (hermano de Alfonso X el Sabio). Aquellas prometedoras alianzas dentro del Sacro Imperio Romano Germánico no beneficiaron nunca a la corona castellana.

Tras casarse el 31 de marzo de 1258 en la Colegiata de Valladolid, la pareja se estableció en Sevilla, donde ya residía el infante. Algunos dicen que el clima de esta ciudad, tan diferente al de su país, hizo enfermar a la princesa, que murió en 1262 sin dejar descendencia. Otros en cambio, (las malas lenguas) ven en su muerte la voluntad del Infante don Felipe por acabar con la princesa.

En el interior de la ex-colegiata de Covarrubias descansan los restos de la princesa. Junto al sarcófago encontrarás una campana, llamada “la campana del amor” que según dicen, quien la toca tres veces se casa.

La leyenda cuenta que una noche de frío y lluvia, el infante don Felipe no había llegado a casa tras una jornada de caza y Kristina preocupada, decidió tocar una campana para que su marido supiese encontrar el camino de vuelta en mitad de la noche. Imaginaros donde estaba el príncipe…

Lo cierto es que esta princesa ha servido para que Castilla y León vuelva a hermanarse con Noruega, celebrando cada verano en Covarrubias un festival hispano-noruego con música, bailes y comida típica de ambos países. Cada año hay algo nuevo y es una verdadera sorpresa.

Ermita de San Olav

LA ERMITA DE SAN OLAV, se ubica en pleno campo a aproximadamente Kilómetro y medio de la localidad de Covarrubias (Burgos) en el tradicionalmente llamado valle de Los Lobos, por la carretera dirección a Hortiguela o monasterio San Pedro de Arlanza, aunque lo ideal es tomar el camino que sale del propio pueblo al lado del camping y que lleva a ella directamente.

Es el cumplimiento de la promesa hecha hace 800 años a la princesa Kristina de Noruega por su esposo, el Infante Felipe de Castilla. Llegada desde Noruega a Kristina el día de la boda, el infante promtió una capilla en honor a San Olav con el fin de estrechar la distancia que le separaba de su país y familia, pero la promesa no se cumplió a tiempo y Kristina murió cuatro años después de haber llegado a España.

Kristina tiene un sepulcro donde reposan sus restos en la colegiata de Covarrubias, el pueblo que promovió la Fundación Princesa Kristina con el apoyo de la embajada noruega en España y otras entidades públicas y privadas, con el objeto de mantener la estatua de la princesa que se encuentra en la localidad y con el reto de erigir la ermita en honor a San Olav y dotarla de contenido.

Covarrubias

Ex-Colegiata de San Cosme y San Damián

La ex-colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias fue construida sobre otra anterior románica. La iglesia actual, gótica, fue comenzada en 1474. De elegantes proporciones y planta de cruz latina, con tres naves y crucero, acoge entre sus muros los panteones de numerosas familias ilustres de la villa.

Bajo el altar mayor, descansan tres infantas abadesas, y en el presbiterio el conde Fernán González y su esposa Sancha, esta última en un bello sepulcro hispanorromano del siglo IV. <bEl retablo principal es barroco y el órgano, de magníficas sonoridades, es de la segunda mitad del siglo XVII.

En el claustro, construido en los primeros años del siglo XVI, está el sepulcro gótico de la infanta Cristina de Noruega, primera esposa del infante Felipe, hermano de Alfonso X el Sabio.

El Museo ofrece una riquísima y completa variedad de piezas de arte sacro: capiteles románicos, tablas de Berruguete, Van Eyck, orfebrería del célebre maestro Calahorra, ropas litúrgicas de los siglos XVI al XVIII y el extraordinario tríptico de la Adoración de los Magos, magnífica talla de finales del siglo XV o comienzos del XVI, de autor desconocido. Ultimamente se ha descubierto una talla hispano-flamenca de una Virgen con Niño y Libro perteneciente al anónimo autor del Triptico de la Adoración de los Magos. Según Robert Didier, indica que es un escultor procedente de los antiguos Países Bajos que vino a España y trabajó en el taller de Gil de Siloé, del que tomó su estilo.

Muralla

Hasta la segunda mitad del siglo XVI Covarrubias debió estar totalmente amurallada. Fue entonces cuando, a fin de combatir una peste que asolaba la Villa, el divino Valles, médico personal de Felipe II, y orihundo de Covarrubias, ordenó derribar las murallas para que el viento sanease las calles.

De todas formas, aún conserva Covarrubias buena muestra de aquellas tremendas murallas, tanto en el lado del río (el paseo de la Solana), como en el interior del pueblo, junto a la Iglesia de Santo Tomás

Qué ver en Covarrubias

Torreón de Doña Urraca

Es un edificio mozárabe realizado a finales del siglo X. Como todo edificio medieval, posee su propia leyenda que le hace aún más especial. Cuentan las consejas populares que aquí murió emparedada una infeliz condesa, de nombre Urraca.

Estilísticamente se caracteriza por su aspecto macizo y de forma ligeramente piramidal. El acceso se realiza a través de un vano con arco de herradura.

Su estado de conservación es aceptable ya que está completo y el edificio ha sido restaurado. En la actualidad es propieda privada y se utiliza como vivienda.

Fue declarado Monumento Histórico-Artístico en el año 1931.

Monumento a la Princesa Cristina de Noruega

Cristina de Noruega fue una princesa noruega e infanta de Castilla. Era hija de los reyes Haakon IV de Noruega y Margarita Skulesdatter.

Debido a las alianzas castellanas y noruegas dentro del Sacro Imperio Romano Germánico se llevó a cabo el compromiso matrimonial en 1257 de la princesa con el infante Felipe de Castilla , hermano del rey Alfonso X de Castilla, el Sabio, porque dicho matrimonio era conveniente tanto para Alfonso X como para Haakon IV. Los reinos nórdicos deseaban abrirse cada vez más al resto de Europa y comerciar con ella, y Haakon había emprendido una activa política diplomática y de lazos culturales con otros países.

Cristina emprendió el viaje por mar desde Tønsberg, cerca de Oslo, hacia España, haciendo escala en Francia.

Tras el matrimonio en la Colegiata de Valladolid el 31 de marzo de 1258, la pareja se estableció en Sevilla, donde ya residía el infante. El clima de esta ciudad, tan diferente al de su país, hizo enfermar a la princesa, que murió en 1262 sin dejar descendencia

Su marido que antes de su matrimonio había sido abad de la Colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias hasta la edad de 21 años y más tarde obispo de Sevilla, hizo enterrar a su esposa en el claustro de la colegiata de esta localidad en un sepulcro gótico, de piedra labrada con una arquería de 10 vanos y un friso superior de roleos.

Frente a la portada del templo, se erige una estatua en bronce de la princesa con ocasión del homenaje que se le dispensó en abril de 1978, al que asistieron diversas personalidades noruegas y la Banda Municipal de Tønsberg

Puerta del Archivo

Construido en la segunda mitad del siglo XVI por mandato de Felipe II, de estilo renacentista. Este edificio fue un centro de documentación, pero en el siglo XVIII perdió su función, ya que todo lo que en el había fue trasladado al actual archivo de Simancas.fue utilizado como Ayuntamiento y hoy en día acoge la oficina de Información y Turismo, la Biblioteca municipal y una sala de Exposiciones.

La entrada de este archo es conocida como Puerta Real, or ser la entrada principal a la Villa.

Encima de ella, se puede ver el escudo de Felipe II, en el que destaca, por su gracia y rareza, el toisón de oro.Las rejas de las ventanas son todavía las originales.

Iglesia Parroquial de Santo Tomás

Esta iglesia fue construida en el siglo XII, pero de la original no queda apenas nada. La que hoy podemos observar es del siglo XV, aunque conserva algun resto de la original en la nave derecha.

En el templo de Santo Tomás se conserva el órgano que aunque menos antiguo que el de la Colegiata, ya que este data del siglo XVIII, sigue sonando increiblemente, sobre todo los clarines que son dignos de oir.

El edificio tiene muchos componentes interesantes como son su colección de retablos, la vidriera renancentista que representa la natividad, la hermosa pila bautismal, que es la original y por lo tanto románica, y por supuesto la escalera plateresca, «joya» de la iglesia.

Los retablos originales fueron sustituidos en época barroca. El principal, neoclásico del siglo XVIII muestra la Asunción de la Virgen.

Otro retablo interesante es el dedicado a San José, que enmarca tres tablas hispanoflamencas del siglo XV.