Apostol

Inicio / Camino del Norte

Camino del Norte

Etapa

11

Monumentos

Ruta principal

Laredo

Capilla del Espíritu Santo

Esta capilla que da nombre a la calle donde se ubica, se fundó donde el antiguo Hospital de la Villa.

Con elementos arquitectónicos que nos recuerdan al románico, esta capilla fue escogida y remodelada en el siglo XV por D. García Gonzáliez de Escalante y su mujer Dña. Catalina Fernández de Castilla, para ser enterrados en la misma como figura en su testamento en 1492.

Se conserva el abside de la misam, con un fresco representando una escena sagrada, desmarcan los canecillos enteros del abside con motivos variados y el pequeño campanario con su campana.

Arquitectura Civil

Dentro de la arquitectura civil, destacaremos las casonas de Zarautz y los Puntales, la casa de los Villotas, la casa de Diego Cacho y la de la Marquesa de Arcentales.

El Convento de San Francisco

El Convento de San Francisco de Laredo fue construido en la segunda mitad del siglo XVI, en honor a los Monjes Franciscanos, y situado en la calle de San Francisco. Es un templo de estilo herreriano con una sola nave y ocho capillas laterales ricamente decoradas. En el interior destaca un retablo policromado de estilo barroco realizado en el siglo XVII y dedicado a San Francisco.

Iglesia Ntra. Sra. de la Asunción

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción fue levantada a comienzos del siglo XIII y es considerada una de las joyas de arte gótico más importantes de Cantabria, monumento más valioso e interesante de la Villa de Laredo. Sus cinco naves están separadas por pilares cilíndricos con capiteles ornamentados de variados motivos animales y vegetales. En su interior podemos visitar el Retablo de Nuestra Señora de Belén, una de las más valiosas obras del arte flamenco, donde aparecen representados varios pasajes de la vida de la Virgen. La talla de la Asunción de la Virgen, patrona de Laredo, la talla de la Virgen del Carmen y sus hermosos altares renacentistas son sus otros tesoros.

Puerta de Bilbao

Antigua puerta de acceso a la Villa, también conocida como Puerta de San Lorenzo y Arco de la Calzada y perteneciente a la muralla medieval del siglo XIII. Todavía conserva la torre de vigilancia del siglo XIV; en el arco aún se ven las guías de la puerta que subía y bajaba en forma de guillotina

Ayuntamiento

Este edificio de arquitectura civil y sólida construcción, data del año 1.562 y acogió hasta 2007 las dependencias del Ayuntamiento de Laredo. Los trabajos de labra de la piedra a cargo del entallador Diego de Cicero. Constituye la muestra más representativa de la arquitectura civil renacentista de Cantabria. Arquitectónicamente, vemos una serie de arcos de medio punto en el piso inferior y escarzanos en el superior, abriéndose una galería porticada tanto para la escribanía como para los asuntos económicos que se ejercían en el ayuntamiento. También posee varias balconadas que servían para presidir los actos solemnes.

Puerta del Merenillo o San Marcial

Por la puerta del Merenillo, ubicada al final de la calle de Carnicerías Viejas, hoy San Marcial, se accedía a la calle del Merenillo y a la dársena antigua. Formaba parte de la muralla del siglo XIII.

Santuario de Ntra. Sra. de la Bien Aparecida

La construcción del actúal santuario se inicia en 1.614 y es obra muestra del dinamismo religioso que surge en torno a la Bien Aparecida. Pronto se amplía la ermita primitiva con dos capillas laterales. Se construye el coro y se ornamenta con el primer retablo donde se coloca la imagen. Cerca, se edifica una hospedería que acoge al creciente número de peregrinos. Una tormenta destruye todo.

De construcción sobria, con sencillez en sus líneas, el templo, del s. XVIII está formado por fuertes muros de mampostería, con firmes sillares en los contrafuertes, y coronándolo, una airosa espadaña. Concluído en 1.722, es el resultado de anteriores intentos de construcción.

El interior tiene forma de cruz latina y en él nos encontramos con tres retablos del s. XVIII. Existieron siete: uno se trasladó a la catedral de Santander y otros se deterioraron con el paso del tiempo. De los que actualmente se conservan, el del altar mayor es de un barroco claramente churrigueresco.

Colindres

Iglesia de San Juan Bautista

Realizado en el siglo XVI, posee una sola nave y un ábside poligonal que muestra un retablo renacentista de estilo romanista, primer tercio del siglo XVII, de tres alturas, cinco calles y ático; son magníficos sus relieves y tallas escultóricas. A los lados de la nave están dispuestas cuatro capillas realizadas en el siglo XVII destinadas a albergar el sepulcro de los integrantes de los mayorazgos Alvarado, Castillo Alvarado, Mori y Puerta.

Arquitectura Civil

Fundamentalmente sus muestras pertenecen a los siglos XVI, XVII y XVIII. Son casonas señoriales, de entre ellas las más hermosas a nuestro juicio son la llamada

Casona de los Capitanes, la Casona Villota y la Casona de Agüero, fechada en el siglo XVII, y en la que parece que pudo vivir Doña Bárbara de Blomberg, a la sazón madre de Don Juan de Austria.

De época contemporánea podemos citar el puente metálico diseñado por Alexandre Eiffel y que salva la ría.

Es el orgullo de la localidad, tanto por la abundancia de restos conservados como por su alta calidad artística. Destacamos el Palacio del Infantado, también llamado del Condestable. Está construido en mampostería con cadena de sillares. Su estructura está conformada por dos torres unidas por el cuerpo central siguiendo la típica forma constructiva de Cantabria. Las armas que adornan la parte superior del balcón pertenecen a la Casa Alvarado, antigua propietaria del palacete. Además son muy interesantes las casonas de las familias nobles de baja categoría como la Casa de los Bolívar, la Casa del Valle, la Casa Serna, Casa Villota y la Casa de Los Capitanes.

Treto

Iglesia

Del templo parroquial de esta localidad destaca, sobre todo, su torre cuadrangular. De considrables proporciones y con un huso adosado en una de sus caras, queda rematada por el cuerpo de campanas, de sobria ornamentación clasicista. El remate es un saledizo coronado por el característico adorno pétreo de bolas. También es típico de esta arquitectura local la existencia de un pórtico lateral.

Cicero

Iglesia Parroquial de San Pelayo

La iglesia de San Pelayo en Cicero es un edificio religioso cuya construcción data del siglo XVII. Presenta, como muchas obras de arquitectura rural de la época, muros de sillarejo con cadena de sillares (esquinas, ventanas, contrafuertes y cuerpo superior de la torre). Presenta planta de cruz latina y cubierta abovedada,con bóveda de crucería. La torre, situada a los pies del templo, sigue el esquema dado por el arquitecto y maestro de cantería Juan de Rasines, a la hora de construir iglesias pequeñas.

Su interior guarda un extraordinario retablo de San Pelayo, fechado en 1633, cuyo autor fue el maestro Rodrigo de Los Corrales; está considerado su mejor obra. Presenta tres pisos, cinco calles y un ático de doble altura. Destacan, por su calidad, las escenas escultóricas que representan la Ultima Cena y el Lavatorio de pies, obra de Juan de Palacio Arredondo.

Ermita de Nuestra Señora de Gracia

Esta pequeña ermita consagrada a la Virgen de Gracia es, hoy día, una mezcla entre elementos originales y las restauraciones realizadas. Destacan el pórtico lateral, con columnas rematadas en capitel zapata, y la espadaña, que dota al conjunto de verticalidad.

Patrimonio Civil

En Cicero podemos encontrar interesantes casonas de los siglos XVII y XVIII. Frente a la iglesia parroquial de San Pelayo se encuentra una casa del siglo XVIII de planta rectangular.

En el barrio de Pumares se encuentra la casa de Pando, a la que podemos acceder a través de una portalada formada por dos grandes cubos. La fachada principal y los vanos son de sillería.

Otras casas de interés se encuentran en el barrio de Sullagua y Rivaplumo. En éste último destacan una casona del siglo XVIII con magnífico escudo barroco, arco de acceso rebajado y en la parte superior de la fachada, las pequeñas ventanas rectangulares tan características de la zona.

Gama

Ermita de San Roque

En pleno camino hacia Gama, destaca la ermita de San Roque, en el barrio de La Bodega, de mediados del siglo XVIII,

Iglesia de Santa María de Gama

Este hermoso templo, de planta basilical y torre a los pies, destaca, precisamente, por el fuerte contraste entre la horizontalidad de su cuerpo y la impetuosa verticalidad de su torre de cuatro cuerpos, el último de los cuales aloja el campanario. El remate se lleva a cabo a través de una voluminosa moldura coronada por el tradicional adorno de bolas.

Escalante

Convento de la Clarisas

Denominado realmente convento de San Juan de Monte Calvario.

Data de principios del siglo XVII y guarda la imagen de una curiosa advocación mariana, la llamada Virgen de la Cama, realizada a mediados del siglo XVI como el retablo del templo que presenta dos pisos con columnas estriadas con dibujo de zigzag.

Ermita de San Román

Propiedad de la familia Iribarnegaray, se trata de una interesantísima iglesia de estilo románico. Su exterior está realizado en mampostería con cadena de sillares en las esquinas y en los vanos. Su única nave mide nueve metros de larga y casi seis de ancha. Presenta un único ábside semicircular y su presbiterio lleva una cornisa de sillería soportada por unos canecillos con decoración geométrica y zoomorfa. La portada de acceso se sitúa en el lado sur y es de gran simplicidad, con arcada de medio punto sin arquivoltas y con dovelas que se apoyan sobre cimacios de entrelazos y billetes. Es curioso como la pobreza de las formas exteriores no se corresponde con estas mismas formas en su parte interior.

Iglesia Parroquial de Santa Cruz

Originariamente fue un monasterio unido a la historia de las familias Guevara y Ceballos.La parte más antigua del templo es la llamada capilla de Santiago, que fue construida a mediados del siglo XVI. Tiene planta cuadrada con bóveda de crucería de cinco claves con nervios cruceros, terceletes y ligaduras de trazado recto. La bóveda nos muestra un rasgo muy poco frecuente en Cantabria como es el apoyo en pilares con semicolumnas jónicas, con basa ática, fuste liso y capitel de volutas. Es una obra muy cuidada más relacionada con el Renacimiento burgalés que con otras manifestaciones artísticas cántabras. El Museo Diocesano de Santander conserva una imagen de Santiago que muy posiblemente proceda de esta capilla. La Capilla Mayor y las naves se realizaron en el siglo XVII en dos fases muy distintas. La Torre de este templo es sin duda ninguna uno de los mejores ejemplos de torres barrocas de toda Cantabria.

Las obras se comenzaban en el año 1702 bajo las directrices de Diego de Cicero. Tiene tres cuerpos; en el primero se abre un pórtico y unas pequeñas ventanas. Los dos primeros cuerpos están realizados en mampostería mientras que el tercero está íntegramente realizado en sillería y con unas ricas molduras que le otorgan su carácter netamente barroco.

Argoños

Iglesia Parroquial El Salvador

El edificio religioso más destacado de Argoños es la iglesia parroquial del Salvador, ubicada en la falda del monte Brusco. Se trata de una construcción de una nave, con coro a los pies que comunica con la torre y capillas a los lados. Una de ellas se abre en la epístola y está dedicada a Santa Catalina. Las otras dos están situadas en el evangelio: una de ellas se considera que perteneció a la cofradía del Rosario y la otra, dedicada a San Sebastián, era propiedad de los Venero, linaje procedente de Arnuero.

La construcción actual fue levantada en el siglo XVI, ampliada y profundamente reformada a lo largo del XVII. En el exterior sobresale su portada clasicista, levantada a comienzos del siglo XVII y resguardada por un amplio pórtico del XVIII.

Patrimonio civil

Entre las obras civiles existentes en el municipio es reseñable el conjunto de viviendas populares en hilera con balcones de madera pintada que son típicas de la zona de Trasmiera y que se conservan en el barrio de Ancillo. Datan de finales del XVIII y principios del XIX.

Es de reseñar en particular el molino de marea de Jado, en elbarrio de Ancillo. Es el único que ha sobrevivido de los tres que llegó a haber en el municipio. La construcción, la escollera de contención, el dique y el aliviadero fueron restaurados y el molino reinaugurado en 2002, una vez transformado en un centro de interpretación de las tradiciones pesqueras.

Otros elementos de interés del patrimonio civil de Argoños son los lienzos de muro localizados en el barrio de Santiuste, conocidos como El Torreón, y la portalada de la casa de Jado, con escudo de armas sobre arco escarzano, único resto de una casa mandada construir por Roque de Jado.

Noja

Iglesia de San Pedro

El edificio religioso más importante de Noja es la iglesia parroquial de San Pedro, localizada en el lugar que ocupara un antiguo monasterio altomedieval. Consta de una nave de dos tramos con capillas adosadas y una capilla mayor de planta cuadrada. Las cubiertas son de crucería estrellada. Comenzó a construirse a comienzos del siglo XVI y a finales de aquella centuria se añadieron las capillas de Nuestra Señora en el evangelio y de San Miguel en la epístola flanqueando la capilla mayor. A comienzos del siglo XVII se construyeron en la epístola la capilla para la cofradía de la Santa Cruz y en el evangelio la de María Fernández de Isla. Ésta custodia un monumento funerario, inspirado en el tratado de arquitectura de Vignola, que incluye las estatuas orantes de María Fernández de Isla y su esposo Gonzalo de Velasco Castillo. La torre, situada a los pies del templo, fue concluida a finales del siglo XVII (hacia 1691) y es deudora del barroco de los maestros de la Junta de Ribamontán.

Arquitectura Civil

A la entrada de Noja está la conocida como la «casa de la Torre», con magníficos escudos barrocos. Siguiendo el barrio Pedroso por la calle de los Pinares, está la casona de Assas, cuya entrada está flanqueada por una magnífica arboleda.

Completan el recorrido por las casonas la visita al Palacio de los Marqueses de Albaicín, magníficamente reformado por Rucabado y actual casa de cultura de Noja, la casa de los Garnica, en el barrio de Pedroso, que cuenta con magnífica portalada y la Casa palacio del Carmen, entre los barrios de Fonegra y Cabanzo. Las casas que forman el barrio Pedroso también merecen mención por conservar su estilo típicamente montañés y por último, reseñaremos la casa de don Manuel Morales, rediseñada en 1913 por el arquitecto cántabro Leonardo Rucabado.

Ruta alternativa

Laredo

Capilla del Espíritu Santo

Esta capilla que da nombre a la calle donde se ubica, se fundó donde el antiguo Hospital de la Villa.

Con elementos arquitectónicos que nos recuerdan al románico, esta capilla fue escogida y remodelada en el siglo XV por D. García Gonzáliez de Escalante y su mujer Dña. Catalina Fernández de Castilla, para ser enterrados en la misma como figura en su testamento en 1492.

Se conserva el abside de la misam, con un fresco representando una escena sagrada, desmarcan los canecillos enteros del abside con motivos variados y el pequeño campanario con su campana.

Arquitectura Civil

Dentro de la arquitectura civil, destacaremos las casonas de Zarautz y los Puntales, la casa de los Villotas, la casa de Diego Cacho y la de la Marquesa de Arcentales.

El Convento de San Francisco

El Convento de San Francisco de Laredo fue construido en la segunda mitad del siglo XVI, en honor a los Monjes Franciscanos, y situado en la calle de San Francisco. Es un templo de estilo herreriano con una sola nave y ocho capillas laterales ricamente decoradas. En el interior destaca un retablo policromado de estilo barroco realizado en el siglo XVII y dedicado a San Francisco.

Iglesia Ntra. Sra. de la Asunción

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción fue levantada a comienzos del siglo XIII y es considerada una de las joyas de arte gótico más importantes de Cantabria, monumento más valioso e interesante de la Villa de Laredo. Sus cinco naves están separadas por pilares cilíndricos con capiteles ornamentados de variados motivos animales y vegetales. En su interior podemos visitar el Retablo de Nuestra Señora de Belén, una de las más valiosas obras del arte flamenco, donde aparecen representados varios pasajes de la vida de la Virgen. La talla de la Asunción de la Virgen, patrona de Laredo, la talla de la Virgen del Carmen y sus hermosos altares renacentistas son sus otros tesoros.

Puerta de Bilbao

Antigua puerta de acceso a la Villa, también conocida como Puerta de San Lorenzo y Arco de la Calzada y perteneciente a la muralla medieval del siglo XIII. Todavía conserva la torre de vigilancia del siglo XIV; en el arco aún se ven las guías de la puerta que subía y bajaba en forma de guillotina

Ayuntamiento

Este edificio de arquitectura civil y sólida construcción, data del año 1.562 y acogió hasta 2007 las dependencias del Ayuntamiento de Laredo. Los trabajos de labra de la piedra a cargo del entallador Diego de Cicero. Constituye la muestra más representativa de la arquitectura civil renacentista de Cantabria. Arquitectónicamente, vemos una serie de arcos de medio punto en el piso inferior y escarzanos en el superior, abriéndose una galería porticada tanto para la escribanía como para los asuntos económicos que se ejercían en el ayuntamiento. También posee varias balconadas que servían para presidir los actos solemnes.

Puerta del Merenillo o San Marcial

Por la puerta del Merenillo, ubicada al final de la calle de Carnicerías Viejas, hoy San Marcial, se accedía a la calle del Merenillo y a la dársena antigua. Formaba parte de la muralla del siglo XIII.

Santuario de Ntra. Sra. de la Bien Aparecida

La construcción del actúal santuario se inicia en 1.614 y es obra muestra del dinamismo religioso que surge en torno a la Bien Aparecida. Pronto se amplía la ermita primitiva con dos capillas laterales. Se construye el coro y se ornamenta con el primer retablo donde se coloca la imagen. Cerca, se edifica una hospedería que acoge al creciente número de peregrinos. Una tormenta destruye todo.

De construcción sobria, con sencillez en sus líneas, el templo, del s. XVIII está formado por fuertes muros de mampostería, con firmes sillares en los contrafuertes, y coronándolo, una airosa espadaña. Concluído en 1.722, es el resultado de anteriores intentos de construcción.

El interior tiene forma de cruz latina y en él nos encontramos con tres retablos del s. XVIII. Existieron siete: uno se trasladó a la catedral de Santander y otros se deterioraron con el paso del tiempo. De los que actualmente se conservan, el del altar mayor es de un barroco claramente churrigueresco.

Colindres

Iglesia de San Juan Bautista

Realizado en el siglo XVI, posee una sola nave y un ábside poligonal que muestra un retablo renacentista de estilo romanista, primer tercio del siglo XVII, de tres alturas, cinco calles y ático; son magníficos sus relieves y tallas escultóricas. A los lados de la nave están dispuestas cuatro capillas realizadas en el siglo XVII destinadas a albergar el sepulcro de los integrantes de los mayorazgos Alvarado, Castillo Alvarado, Mori y Puerta.

Arquitectura Civil

Fundamentalmente sus muestras pertenecen a los siglos XVI, XVII y XVIII. Son casonas señoriales, de entre ellas las más hermosas a nuestro juicio son la llamada

Casona de los Capitanes, la Casona Villota y la Casona de Agüero, fechada en el siglo XVII, y en la que parece que pudo vivir Doña Bárbara de Blomberg, a la sazón madre de Don Juan de Austria.

De época contemporánea podemos citar el puente metálico diseñado por Alexandre Eiffel y que salva la ría.

Es el orgullo de la localidad, tanto por la abundancia de restos conservados como por su alta calidad artística. Destacamos el Palacio del Infantado, también llamado del Condestable. Está construido en mampostería con cadena de sillares. Su estructura está conformada por dos torres unidas por el cuerpo central siguiendo la típica forma constructiva de Cantabria. Las armas que adornan la parte superior del balcón pertenecen a la Casa Alvarado, antigua propietaria del palacete. Además son muy interesantes las casonas de las familias nobles de baja categoría como la Casa de los Bolívar, la Casa del Valle, la Casa Serna, Casa Villota y la Casa de Los Capitanes.

Treto

Iglesia

Del templo parroquial de esta localidad destaca, sobre todo, su torre cuadrangular. De considrables proporciones y con un huso adosado en una de sus caras, queda rematada por el cuerpo de campanas, de sobria ornamentación clasicista. El remate es un saledizo coronado por el característico adorno pétreo de bolas. También es típico de esta arquitectura local la existencia de un pórtico lateral.

Cicero

Iglesia Parroquial de San Pelayo

La iglesia de San Pelayo en Cicero es un edificio religioso cuya construcción data del siglo XVII. Presenta, como muchas obras de arquitectura rural de la época, muros de sillarejo con cadena de sillares (esquinas, ventanas, contrafuertes y cuerpo superior de la torre). Presenta planta de cruz latina y cubierta abovedada,con bóveda de crucería. La torre, situada a los pies del templo, sigue el esquema dado por el arquitecto y maestro de cantería Juan de Rasines, a la hora de construir iglesias pequeñas.

Su interior guarda un extraordinario retablo de San Pelayo, fechado en 1633, cuyo autor fue el maestro Rodrigo de Los Corrales; está considerado su mejor obra. Presenta tres pisos, cinco calles y un ático de doble altura. Destacan, por su calidad, las escenas escultóricas que representan la Ultima Cena y el Lavatorio de pies, obra de Juan de Palacio Arredondo.

Ermita de Nuestra Señora de Gracia

Esta pequeña ermita consagrada a la Virgen de Gracia es, hoy día, una mezcla entre elementos originales y las restauraciones realizadas. Destacan el pórtico lateral, con columnas rematadas en capitel zapata, y la espadaña, que dota al conjunto de verticalidad.

Patrimonio Civil

En Cicero podemos encontrar interesantes casonas de los siglos XVII y XVIII. Frente a la iglesia parroquial de San Pelayo se encuentra una casa del siglo XVIII de planta rectangular.

En el barrio de Pumares se encuentra la casa de Pando, a la que podemos acceder a través de una portalada formada por dos grandes cubos. La fachada principal y los vanos son de sillería.

Otras casas de interés se encuentran en el barrio de Sullagua y Rivaplumo. En éste último destacan una casona del siglo XVIII con magnífico escudo barroco, arco de acceso rebajado y en la parte superior de la fachada, las pequeñas ventanas rectangulares tan características de la zona.

Gama

Ermita de San Roque

En pleno camino hacia Gama, destaca la ermita de San Roque, en el barrio de La Bodega, de mediados del siglo XVIII,

Iglesia de Santa María de Gama

Este hermoso templo, de planta basilical y torre a los pies, destaca, precisamente, por el fuerte contraste entre la horizontalidad de su cuerpo y la impetuosa verticalidad de su torre de cuatro cuerpos, el último de los cuales aloja el campanario. El remate se lleva a cabo a través de una voluminosa moldura coronada por el tradicional adorno de bolas.

Escalante

Convento de la Clarisas

Denominado realmente convento de San Juan de Monte Calvario.

Data de principios del siglo XVII y guarda la imagen de una curiosa advocación mariana, la llamada Virgen de la Cama, realizada a mediados del siglo XVI como el retablo del templo que presenta dos pisos con columnas estriadas con dibujo de zigzag.

Ermita de San Román

Propiedad de la familia Iribarnegaray, se trata de una interesantísima iglesia de estilo románico. Su exterior está realizado en mampostería con cadena de sillares en las esquinas y en los vanos. Su única nave mide nueve metros de larga y casi seis de ancha. Presenta un único ábside semicircular y su presbiterio lleva una cornisa de sillería soportada por unos canecillos con decoración geométrica y zoomorfa. La portada de acceso se sitúa en el lado sur y es de gran simplicidad, con arcada de medio punto sin arquivoltas y con dovelas que se apoyan sobre cimacios de entrelazos y billetes. Es curioso como la pobreza de las formas exteriores no se corresponde con estas mismas formas en su parte interior.

Iglesia Parroquial de Santa Cruz

Originariamente fue un monasterio unido a la historia de las familias Guevara y Ceballos.La parte más antigua del templo es la llamada capilla de Santiago, que fue construida a mediados del siglo XVI. Tiene planta cuadrada con bóveda de crucería de cinco claves con nervios cruceros, terceletes y ligaduras de trazado recto. La bóveda nos muestra un rasgo muy poco frecuente en Cantabria como es el apoyo en pilares con semicolumnas jónicas, con basa ática, fuste liso y capitel de volutas. Es una obra muy cuidada más relacionada con el Renacimiento burgalés que con otras manifestaciones artísticas cántabras. El Museo Diocesano de Santander conserva una imagen de Santiago que muy posiblemente proceda de esta capilla. La Capilla Mayor y las naves se realizaron en el siglo XVII en dos fases muy distintas. La Torre de este templo es sin duda ninguna uno de los mejores ejemplos de torres barrocas de toda Cantabria.

Las obras se comenzaban en el año 1702 bajo las directrices de Diego de Cicero. Tiene tres cuerpos; en el primero se abre un pórtico y unas pequeñas ventanas. Los dos primeros cuerpos están realizados en mampostería mientras que el tercero está íntegramente realizado en sillería y con unas ricas molduras que le otorgan su carácter netamente barroco.

Argoños

Iglesia Parroquial El Salvador

El edificio religioso más destacado de Argoños es la iglesia parroquial del Salvador, ubicada en la falda del monte Brusco. Se trata de una construcción de una nave, con coro a los pies que comunica con la torre y capillas a los lados. Una de ellas se abre en la epístola y está dedicada a Santa Catalina. Las otras dos están situadas en el evangelio: una de ellas se considera que perteneció a la cofradía del Rosario y la otra, dedicada a San Sebastián, era propiedad de los Venero, linaje procedente de Arnuero.

La construcción actual fue levantada en el siglo XVI, ampliada y profundamente reformada a lo largo del XVII. En el exterior sobresale su portada clasicista, levantada a comienzos del siglo XVII y resguardada por un amplio pórtico del XVIII.

Patrimonio civil

Entre las obras civiles existentes en el municipio es reseñable el conjunto de viviendas populares en hilera con balcones de madera pintada que son típicas de la zona de Trasmiera y que se conservan en el barrio de Ancillo. Datan de finales del XVIII y principios del XIX.

Es de reseñar en particular el molino de marea de Jado, en elbarrio de Ancillo. Es el único que ha sobrevivido de los tres que llegó a haber en el municipio. La construcción, la escollera de contención, el dique y el aliviadero fueron restaurados y el molino reinaugurado en 2002, una vez transformado en un centro de interpretación de las tradiciones pesqueras.

Otros elementos de interés del patrimonio civil de Argoños son los lienzos de muro localizados en el barrio de Santiuste, conocidos como El Torreón, y la portalada de la casa de Jado, con escudo de armas sobre arco escarzano, único resto de una casa mandada construir por Roque de Jado.

Noja

Iglesia de San Pedro

El edificio religioso más importante de Noja es la iglesia parroquial de San Pedro, localizada en el lugar que ocupara un antiguo monasterio altomedieval. Consta de una nave de dos tramos con capillas adosadas y una capilla mayor de planta cuadrada. Las cubiertas son de crucería estrellada. Comenzó a construirse a comienzos del siglo XVI y a finales de aquella centuria se añadieron las capillas de Nuestra Señora en el evangelio y de San Miguel en la epístola flanqueando la capilla mayor. A comienzos del siglo XVII se construyeron en la epístola la capilla para la cofradía de la Santa Cruz y en el evangelio la de María Fernández de Isla. Ésta custodia un monumento funerario, inspirado en el tratado de arquitectura de Vignola, que incluye las estatuas orantes de María Fernández de Isla y su esposo Gonzalo de Velasco Castillo. La torre, situada a los pies del templo, fue concluida a finales del siglo XVII (hacia 1691) y es deudora del barroco de los maestros de la Junta de Ribamontán.

Arquitectura Civil

A la entrada de Noja está la conocida como la «casa de la Torre», con magníficos escudos barrocos. Siguiendo el barrio Pedroso por la calle de los Pinares, está la casona de Assas, cuya entrada está flanqueada por una magnífica arboleda.

Completan el recorrido por las casonas la visita al Palacio de los Marqueses de Albaicín, magníficamente reformado por Rucabado y actual casa de cultura de Noja, la casa de los Garnica, en el barrio de Pedroso, que cuenta con magnífica portalada y la Casa palacio del Carmen, entre los barrios de Fonegra y Cabanzo. Las casas que forman el barrio Pedroso también merecen mención por conservar su estilo típicamente montañés y por último, reseñaremos la casa de don Manuel Morales, rediseñada en 1913 por el arquitecto cántabro Leonardo Rucabado.