Apostol

Inicio / Vía de Bayona

Vía de Bayona

Etapa

12

Cultura

Monasterio de Rodilla

Por estos mismos parajes cruzaba la calzada romana que, tanto desde Aquitania como desde Zaragoza, se dirigían unidas hasta la antigua Artúrica, hoy Astorga. Por aquí, dicha calzada salvaba los repechos de la brújula, que divide las cuencas del Ebro y del Duero. Precisamente muy cerca de este lugar se halla una meseta donde se han encontrado vestigios de la romana ciudad de Tritium, que cita Antonio en su itinerario.
El castillo de la localidad se encuentra ubicado sobre una impresionante peña rocosa desde la que se contempla una espléndida panorámica de la comarca de La Bureba. La fortaleza aparece nombrada por primera vez en un documento del año 1011, aunque seguramente fue erigida más de un siglo antes. Con la muerte de Sancho III el Grande toda la Bureba pasó a ser territorio de Navarra hasta la batalla de Atapuerca en 1054, año en el que los navarros abandonaron la fortaleza y la comarca retornó a Castilla. En el siglo XIV el castillo formaba parte de las propiedades de los Velasco, pero tal vez por su ya escasa importancia estratégica a partir de este siglo sufrió continuos cambios de dueños

Santa Marina

Santa María del Valle perteneció a la poderosa abadía de Oña desde el año 1063. Este monasterio colonizó el vallejo, dando nombre al municipio que nació luego.

Las Mijaradas

Pedania de Hurones

Hurones

Considerando el contexto geográfico como condicionante del origen de la localidad motivado por distintas circunstancias y prioridades según las distintas etapas históricas, de modo que los pueblos que hoy conocemos son en gran parte fundaciones medievales, que surgen fundamentalmente por tres motivos: militares, servicios (como son los entornos de los monasterios o los que surgen en el Camino de Santiago) y agropecuarios: como parece ser Hurones.
Nos encontramos en una zona donde se están detectando los restos más antiguos del hombre europeo (Sierra de Atapuerca), con una antigüedad en torno a los 700.000 años.
La zona fue conquistada por los romanos en torno al siglo I a C En el pago conocido como La Lentejera existe un yacimiento romano, que ha aportado varias monedas fechables entre los siglo II y III y donde se localizan restos de teja y cerámicas de aquella época.
Debe ser este un establecimiento asociado a la importante calzada romana que unía la ciudad de Astorga con Burdeos en el sur de Francia, y que también pasa cerca de Las Mijaradas, cuyo nombre, según algún autor, tendría relación con la vía, concretamente con los miliarios o piedras que marcaban la distancia. La calzada, una de las más importantes que existieron en la Hispania romana, se conoce con el nombre Via de Hispania in Aquitaniam. Ab Asturica Burdigalam, o lo que es lo mismo, como Vía Aquitania.
La zona de Hurones se encontraría entre dos de las ciudades importantes que atravesaba la vía: Deobrígula (seguramente Tardajos) y Tritium. Esta última ciudad, Tricio, conocida en la antigüedad como Tricio de los Autrigones, debía estar en el límite del territorio de esta tribu indígena, en contacto con otra de las tribus que estaban aquí antes de la llegada de los romanos, los turmogos, a quienes ya pertenecía la zona del Arlanzón en torno a Burgos, y probablemente el territorio de Hurones.

Villayerno Morquillas

Lugar que formaba parte del Alfoz y Jurisdicción de Burgos en el partido de Burgos, uno de de los catorce que formaban la Intendencia de Burgos durante el periodo comprendido entre 1785 y 1833, tal como se recoge en el Censo de Floridablanca de 1787. Tenía jurisdicción de realengo con alcalde pedáneo.
Tanto Villayerno como Morquillas, las dos villas que unieron sus jurisdicciones hace varios siglos, nacieron como entidades de población en el siglo X, cuando, tras la fundación de Burgos en el año 884, estas tierras se ofrecieron abiertas y seguras a los repobladores y reconquistadores que ensanchaban la primitiva Castilla.
La cercanía de Burgos debía de marcar la vida de Villayerno, y una de las maneras de ejercer esta relación era la de invertir en terrenos de las villas cercanas a la capital para asegurarse unas rentas más o menos sonadas. La agricultura y la ganadería eran en los tiempos pasados la preferencia inversora de quienes podían generar ahorros; también la molinería y las viviendas urbanas, y Villayerno no se libró de esta influencia.
En el año 1843 el ayuntamiento de Villayerno incluía el caserío de Morquillas.
En la actualidad, la población de Villayerno Morquillas ha crecido sensiblemente por las casas de nueva construcción que están dando vitalidad a este pueblo cercano a Burgos.

Villimar

La ciudad de Burgos, había poseído antes Villimar, pero durante las contiendas sucedidas la metió en behetría el señor de Vizcaya. El 21 de mayo de 1293 el rey Sancho IV agregó a Burgos Villaymara.
Barrio que formaba parte, del Partido de Burgos, uno de de los catorce que formaban la Intendencia de Burgos, en su categoría de pueblos solos, durante el periodo comprendio entre 1785 y 1833, en el Censo de Floridablanca de 1787, jurisdicción de realengo, perteneciente a la ciudad de Burgos con alcalde pedáneo.

Burgos

Ciudad fundada en el año 884 por el conde Diego de Porcelos. En el año 899 ya era cabeza de condado, gobernada por Gonzalo Fernández, padre del conde Fernán González. La implantación de la monarquía castellana con Fernando I significó para Burgos la capitalidad indiscutible.
Ciudad amurallada, quedan como testigos de ella algunos cubos y lienzos de muros así como cuatro puertas monumentales. La puerta de Santa María, la más importante fue construida en el siglo XVI, en tiempo renacentista, sustituyendo a otra más antigua. Fue obra de Francisco de Colonia y de Juan de Vallejo. Las otras tres puertas, San Juan, San Esteban Y San Martín, también de gran belleza, fueron remodeladas posteriormente.
El 20 de junio de 1221, el rey Fernando III, su esposa y el Obispo D. Mauricio colocaron la primera piedra de la Catedral de Burgos. Su ubicación en la ladera de una montaña obligó a escalonar sus volúmenes. Las obras duraron varios siglos, considerándose concluida en el siglo XVIII. Las agujas de las torres occidentales son obra de Juan de Colonia, y el cimborrio fue realizado por Juan de Vallejo a mediados del siglo XVI. La riqueza de los aristócratas de la época, rompen la unidad arquitectónica de la catedral, ya que se construyeron grandes capillas funerarias, como la de los Condestable de Castilla, obra maestra de Simón de Colonia.
Burgos es realmente una ciudad monumental, otras iglesia de gran interés y que cautivan por su belleza son: San Gil, San Lesmes, Santa Águeda, San Lorenzo, San Nicolás con su famoso retablo de piedra, San Cosme y San Damián, y un sin fin de edificios históricos y palacios, componen un conjunto casi único por su singularidad y hermosura.
También cabe destacar sus grandes monasterios, como La Cartuja, San Pedro Cárdeña o Las Huelgas Reales, entre otros.
Burgos ofreció durante la edad media una gran asistencia hospitalaria a los peregrinos que la transitaban, hasta 32 hospitales se llegaron a contar. Uno de los más importantes era el Hospital del Rey fundado en 1195 por Alfonso VIII.
El peregrino, accede al casco histórico por las Calzadas, pero justo antes se encuentra, a su derecha, con la iglesia de San Lesmes y, a su izquierda, con el antiguo Hospital de San Juan y delante, cruzando un riachuelo, la puerta de San Juan.
Muchas visitas, mucha historia y muchos buenos momentos le esperan en la acogedora ciudad de Burgos antes de que salga hacia el oeste por la puerta de San Martín.
Para todos aquellos que deseen conocer con mayor profundidad la historia de Burgos, incluso sus alrededores y sus monumentos con mayor detalle, en nuestra sección de Links o Enlaces podremos satisfacerle.

El Camino de Santiago en Burgos