Apostol

Inicio / Vía de Bayona

Vía de Bayona

Etapa

3

Monumentos

Hernani

La Flecha en Hernani

Figura esencial para el Peregrino en todos los Caminos que se dirigen a Santiago de Compostela

Ayuntamiento

La Casa Consistorial fue reconstruida en 1875 tras su destrucción durante la Segunda Guerra Carlista. Esta construcción rectangular presenta tres alturas y está soportada por siete arcos.

Convento de San Agustín

Construído en el siglo XII, fue parroquia de Hernani hasta la construcción del nuevo templo. De estilo románico, fue destruido en 1808 y reconstruido en 1825.

Portalondo

Procede de la Edad Media y es un edificio realizado con carácter defensivo en cuidada piedera de sillería.

Parroquia de San Juan Bautista

Este templo, del siglo XVI, presenta una sola nave en cruz latina. Su edificación se llevó a cabo sobre una ermita de madera sita en el mismo lugar. La portada está trabajada en piedra arenisca, procedente de la costa; destaca una talla de San Juan Bautista. El interior es de estilo barroco.

Calles típicas

El casco histórico de Hernani, asentado en una pequeña colina sobre el río Urumea y sujeto a condicionamientos geográficos y/u orográficos, en un tiempo amurallado y con varios portales de entrada (en la actualidad perdura uno de ellos en Felipe Sagarna «Zapa» kalea 2), presenta una forma ovalada y cerrada. Originariamente contaba con dos calles longitudinales Kale Nagusia y Kardaberaz kalea cortadas transversalmente por un cantón y una especie de patio alargado y corrido.

Museo Chillida Leku

El Museo de Chillida-Leku es un gran espacio de jardines y bosques y un caserío remodelado, donde el escultor Eduardo Chillida Juantegui distribuyó una gran muestra de su obra. Está situado en las inmediaciones de Hernani.

«Yo soy de los que piensan, y para mí es muy importante, que los hombres somos de algún sitio. Lo ideal es que seamos de un lugar, que tengamos las raíces en un lugar, pero que nuestros brazos lleguen a todo el mundo, que nos valgan las ideas de cualquier cultura. Todos los lugares son perfectos para el que está adecuado a ellos y yo aquí en mi País Vasco me siento en mi sitio, como un árbol que está adecuado a su territorio, en su terreno pero con los brazos abiertos a todo el mundo. Yo estoy tratando de hacer la obra de un hombre, la mía por que yo soy yo, y como soy de aquí, esa obra tendrá unos tintes particulares, una luz negra, que es la nuestra.» Eduardo Chillida

Urnieta

Ayuntamiento

Edificio típico del Ayuntamiento guipuzcoano, es del siglo XVII. A lo largo e su historia ha sufrido tres incendios conocidos: el primero en 1811, provocado por las fuerzas invasoras francesas, el segundo en septiembre de 1837 por las tropas de Isabel II durante la Primera Guerra Carlista y la última en 1905 de forma fortuita.

Los primeros proyectos del Ayuntamiento datan del siglo XVII, aunque sus obras finalizaron hacia 1731 con la colocación del escudo de la fachada. El edificio estaba destinado para servicios múltiples: escuela, cárcel, alhóndiga y sala de pesos con la vara de medir, cuando el Sistema Métrico Decimal no se había implantado aún, además de las habitaciones para el Secretario y maestros.

Ermita de Santa Leocadia

Ermita conocida antiguamente como San Juan Evangelista. Según diversas fuentes es probable que tanto la ermita como la Iglesia de San Juan fueran construidas a las vez. Sabemos que en 1597 se reunían allí las autoridades locales. Ya en el año 1664 aparecen en ella tres altares, de los cuales uno está dedicado a San Juan Bautista, otro a San Juan Evanelista y el tercero a Santa Leocadia. Fue destruida como casi la totalidad de la villa en 1837 a consecuencia de las Guerras Carlistas y se volvió a reconstruir.

Después de la última reparación en 1957 por el arquitecto Zabalo, junto a la imagen de Santa Leocadia que preside el altar, aparece una imagen antigua de Santa Agueda y una moderna de Santa Lucía. De la imagen de San Juan Bautista no queda rastro alguno y de la de San Juan Evangelista se sabe que se conservo hasta hace algunos años en la Casa Rectoral.

Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel

La Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel, conserva una portada gótica sencilla, abierta en forma de arco apuntado, con varias arquivoltas y una talla de San Miguel del siglo XVIII.

El edificio a fines del siglo XVI, sufrió reformas de importancia, construyéndose posteriormente el atrio y la torre. Conserva unas curiosas gárgolas para evacuación de las aguas del tejado.

Casas y calles típicas

El casco histórico, rodeado de edificaciones más modernas, se asienta sobre una suave loma. En lo alto se ubica la plaza principal de la localidad, donde encontraremos algunos edificios de interés, como la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, que tras ser objeto de varias restauraciones, conserva su primitiva entrada románica de piedra caliza y una talla de San Miguel del siglo XVIII. A poca distancia, se encuentra la ermita de Santa Leocadia, testigo del constante trasiego de peregrinos que antiguamente caminaban hacia Santiago. En la Edad Media, Urnieta fue un importante lugar de paso en la ruta jacobea que discurría por el interior de Gipuzkoa.

Andoain

Ayuntamiento

Edificio de caracteristicas vascas, con soportales a dos alturas, dedicadas a dependencias del Ayuntamiento.

Iglesia Parroquial de San Martín de Tours

Su austera y sólida construcción, además de otros indicios, lleva a pensar que, junto a la función religiosa, desempeñaría también una misión defensiva. De hecho, durante las obras de restauración en 1984, se hallaron un par de saeteras orientadas hacia el interior de la villa, lo que hace pensar que originalmente el nucleo de población previo a la fundación de ésta, estuviese al otro lado de la iglesia.

De sobria fachada, el interior es una armonía de formas renacentistas, góticas e incluso formas anunciadoras del Barroco, como lo es el hecho de realizar las bóvedas en madera, apoyándose en pilares cilíndricos de piedra.

Corresponde a la tipología de la iglesia medieval vasca de tres naves: una nave central de doble altura, al que luego añadieron un coro-galería en forma de «U» y dos naves laterales con tribuna intermedia. La parte baja se construye con sillería de piedra arenisca y el resto es una sólida carpintería de armar con grandes piezas de roble, poseyendo en el cuerpo inferior una imagen de S. Martín de Tours del siglo XVI.

Plaza Mayor

En la plaza del pueblo, podemos contemplar el edificio del ayuntamiento y la iglesia San Martín de Tours, dos bonitas construcciones que han sido testigo del paso de los años en Andoain. Asimismo, en el centro de la plaza, nos toparemos con la estatua de Aita Manuel Larramendi, un ilustre personaje de la localidad.

Villabona

Iglesia Parroquial del Sagrado Corazón de Jesús

La Iglesia Parroquial bajo advocación del Sagrado Corazón de Jesús, presenta planta de cruz latina y fue realizada en el siglo XX. Anteriormente hubo una ermita denominada Nuestra Señora de la Piedad.

Anoeta

Iglesia Parroquial de San Juan Bautista

De época románica. Está bajo la advocación de San Juan Bautista. Desde tiempos inmemorables resuenan en su interior agradables piezas musicales gracias al gran órgano electrónico y las grandes voces que, con esmero, se cultivan en el municipio.

Antiguamente, el día de San Juan se celebraban las fiestas patronales, pero en la actualidad, por coincidencia con la vecina Tolosa, se celebran el día del Corpus.

Casco Urbano

El centro urbano se localiza alrededor de la Parroquia, y el antiguo consistorio. Debido a la construcción de una nueva Casa Concejil, se ha definido una plaza rectangular que pasará a ordenar el conjunto edificado del centro urbano.

Tolosa

Ayuntamiento

En Tolosa se produce el hecho curioso de existir dos casas consistariales. La más antigua se dispone en la Plaza Vieja, junto al portal de Navarra. Construida entre 1658-72, presenta planta cuadrada, un pórtico de tres arcos, y tres plantas, aunque la última es producto de un levante posterior.

La otra se sitúa en Plaza Berri, un espacio público acondicionado a finales del siglo XVll que hasta esa fecha se destinaba a huertas. La plaza tiene forma rectangular, con edificios de viviendas en los extremos más largos, centrados en torno al nuevo Ayuntamiento, construido en 1702.

Tolosa y la Flecha

Guia señalizadora para los peregrinos, en todos los Caminos,y que en Tolosa, Via de Bayona, se deja ver.

Iglesia Parroquial de Santa María

La iglesia sufrió un incendio en 1503, que debió dejarla en muy malas condiciones. Las obras de rehabilitación no pudieron empezarse hasta pasar varias decenas de años, por falta de dinero. Tiene planta salón con tres naves de gran altura. Las bóvedas son de crucería falsa, sostenidas por seis grandes columnas.Al exterior destaca la portada monumental decorte barroco. La fachada se acompaña de dos torretas coronadas por una balaustrada. El interior está amueblado con un retablo central, y varias imágenes pintadas, con marco arquitectónico, en las paredes laterales. Sobre éstas se colocan las escenas religiosas. La decoración interior fue ideada por Silvestre Pérez, pionero en la aplicación de las teorías neoclásicas, y uno de los representantes más destacados del estilo. En una de las capillas laterales se guarda la portada románico-gótica de la ermita de San Esteban, destruida en las inundaciones de los años 50.

Tolosa moderno

El siglo XX comienza en un clima de afianzamiento de la industria que lleva pareja una destacada inmigración y el nacimiento de diversos entes, sindicatos, cooperativas, en torno a la población obrera.

En 1912 el tranvía eléctrico hace su recorrido hasta San Sebastián y tres años más tarde el teléfono provincial tiene ya más de un centenar de abonados. Se mejoran diversos servicios: el nuevo cementerio de San Blas, el nuevo matadero, el mercado de la Plaza de los Fueros, la ampliación del Tinglado, el depósito de basuras de Aritzio. Se contruyen las Escuelas Gorosabel, el Estadio de Berazubi, la Plaza de Toros y el Archivo Provincial. Va tomando forma el paseo de San Francisco con edificaciones propias de esta época y se lleva adelante el Ensanche de Laskorain, imprescindible para el futuro desarrollo urbano.

En lo político, se viven los primeros años del siglo bajo la monarquía borbónica, llega la II República, la Guerra Civil y la dictadura franquista, circunstancias que han marcado la vida social, económica y cultural hasta nuestros días.

Puente

El río Oria cruza Tolosa. Entre los puentes que unen sus orillas destaca el conocido como puente de Navarra.

Centro de la industria papelera, durante varias décadas sus aguas estuvieron marcadas por las blancas espumas derivadas los vertidos directos al río. Afortunadamente la imagen y la salud del río han cambiado radicalmente.

Convento de San Francisco

El convento de San Francisco, obra renacentista diseñada por Fray Miguel de Aramburu; fue construido entre 1604 y 1674. Aun cuando actualmente perdura únicamente la iglesia, contó con las dependencias propias de los conventos, distribuidas en torno a un patio cuadrado; con el colegio de San José (para estudio de artes y teología) y con una huerta. El retablo, obra, entre otros, de Ambrosio de Bengoechea, es notable. La austera fachada principal, de sillería caliza, está organizada por un pórtico de tres vanos, destacando en ella dos escudos de armas.

Palacio Idiáquez

Esta construcción sobresaliente se levanta sobre la muralla, en el sector correspondiente al antiguo Portal de Navarra.

El palacio está construido con sillería, en la fachada principal, y ladrillo, en la posterior.

Esta última se adapta al trazado de la fortificación, mediante una sucesión escalonada de diferentes vuelos. Según consta en fondos bibliográficos al uso, el edificio actual debió de fabricarse a mediados del XVIII, debido a un fuerte incendio que destruyó la casa-torreanterior.

El edificio es hoy la sede social del Casino de Tolosa.

Iglesia de San Miguel Arcángel

En la Edad Media se encontraba situada en el barrio de Aldaba, lejos del casco urbano y anexionado a Tolosa en 1.290. Desde el año 1.821 pasó a su actual emplazamiento, aunque nada queda prácticamente de su estructura originaria.

Se trata de una pequeña iglesia que hasta 1881 fue una ermita. En 1962, tras diversas obras, el templo sufrió una gran transformación. Por ejemplo, detrás del altar mayor se construyó una enorme cristalera desde donde se pueden ver hermosas vistas de la Sierra de Aralar.