Apostol

Inicio / Actualidad / Todos los caminos conducen a Santiago

Todos los caminos conducen a Santiago

22 julio 2011 / Mundicamino

El pasado mes de abril, el Consejo de Patrimonio Histórico Español, a instancias de los gobiernos de Euskadi, Navarra, Cantabria, Asturias, La Rioja y Galicia, acordó presentar ante la Unesco la candidatura los Caminos de Santiago del Norte para que, si prospera la propuesta, se conviertan en Patrimonio Mundial. Y es que, tal como no hay un solo camino a Santiago de Compostela, no hay un único Camino del Norte. La denominación de Caminos de Santiago del Norte de España ampara 1.065 kilómetros de ruta y comprende el Camino Primitivo (Oviedo-Santiago); el Camino Costero (Irun-Santiago); el Camino de Urdax-Baztan (Dantxarinea-Pamplona); el Camino Interior del País Vasco (Irun-Santo Domingo de la Calzada) y el Camino Lebaniego (San Vicente de la Barquera-Santo Toribio de Líebana).

Con la candidatura y el deseado nombramiento se pretende conseguir que se reconozca la importancia de esta ruta, que desde hace 1.200 años ha sido una de las principales rutas de peregrinación del mundo, enlazando distintos puntos del continente europeo con Santiago de Compostela. Para la consejería de Cultura del Gobierno Vasco, por ejemplo, el Camino de Santiago supone el eje que ha permitido a distintos pueblos a lo largo de la historia, sobre todo en la Edad Media, de relacionarse desde el punto de vista cultural, social y económico. Eso es, precisamente, lo que le da ese carácter tan especial al camino.

Pese a no haber llegado al nivel del Camino Francés, los Caminos del Norte han ido mejorando mucho sus infraestructuras en los últimos años, especialmente en lo que respecta a señalización y a servicios para los peregrinos. Los esfuerzos realizados ya están dando sus frutos, ya que el número de caminantes que eligen las vías del Norte aumenta incesantemente. El viaje del ‘Saltillo’, cuya ruta reproduce el gráfico que figura en la parte superior de la página, ayudará sin duda a que los Caminos del Norte reciban de la Unesco el espaldarazo que merece y espera.