Apostol

Inicio / Actualidad / El Camino Inglés se internacionaliza

El Camino Inglés se internacionaliza

26 julio 2017 / Mundicamino

talianos y portugueses son los extranjeros que más escogen la ruta que parte de Ferrol.

La mayor parte de los peregrinos que emprenden el Camino Inglés son de origen internacional. Así lo confirma Adolfo Picos, responsable de la Atención al Peregrino en Neda, que indica que por el albergue nedense, del cual se encarga, pasan pocos españoles: «Sorprendentemente, hay mucha más gente extranjera que nacional». Mientras que en el resto de las rutas jacobeas los más numerosos son los peregrinos alemanes, en el Camino Inglés los extranjeros más habituales son los italianos, seguidos de cerca por los portugueses. «Eso no quita que realicen este itinerario personas de Alemania o Irlanda, nacionalidades también bastante habituales», señala Picos, dejando clara la pluralidad de culturas que convergen en el peregrinaje a Compostela que parte de tierras ferrolanas.

Yolanda Vázquez, concejala de Turismo de Pontedeume, confirma los datos anteriores y destaca, según la tendencia de los últimos años, un incremento notable de caminantes procedentes de Reino Unido.

Dentro de los peregrinos nacionales, la oficina de turismo situada en el kilómetro 0 del puerto ferrolano, afirma que los más habituales en el Camino Inglés son los madrileños (en torno a un 22,73 %). A estos les siguen los valencianos, que representan un 18,18 % de los visitantes españoles. El año pasado, en torno a 2.400 personas pernoctaron en el albergue de Neda, que es el primero que se encuentran los peregrinos que salen de Ferrol. Este año, sin embargo, los datos de ocupación son un poco más elevados en el albergue de Pontedeume, según informa Yolanda Vázquez, pues los peregrinos tienden a alargar un poco la primera etapa de su trayecto llegando al municipio eumés en la jornada inicial. Según datos oficiales, tan solo el 25 % de los que escogen la ruta jacobea que parte de Ferrol deciden hacerlo en solitario. La mayoría de los caminantes llegan a la urbe acompañados, generalmente en parejas o grupos de 3 o 4 personas. Sin embargo, aquellos que eligen caminar en familia representan una clara minoría frente a los que lo hacen con amigos. En cuanto al sexo, según fuentes del Concello, en esta ruta predomina ligeramente la presencia masculina aunque ambos géneros están casi igualados.