Apostol

Inicio / Actualidad / Refuerzan la seguridad en el Camino de Santiago

Refuerzan la seguridad en el Camino de Santiago

14 julio 2017 / Mundicamino

Las fuerzas y cuerpos de seguridad trabajan, en el marco del Plan de Seguridad del Camino, para garantizar la seguridad, especialmente en estos meses de verano donde hay una mayor frecuencia de caminantes.

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, asistieron a la presentación del grupo de la sección de caballería de la Policía Nacional desplazada a Galicia para prestar apoyo en el ámbito de la Operación Fuegos 2017. Además este trabajo conjunto se traslada al Camino de Santiago, en el que las fuerzas y cuerpos de seguridad trabajan, en el marco del Plan de Seguridad del Camino, para garantizar la seguridad, especialmente en estos meses de verano donde hay una mayor frecuencia de caminantes, ya que ya llegaron a Santiago este año más de 116.000 peregrinos, un 10 por ciento más que el pasado año por estas fechas.

La Unidad de Caballería está compuesta por 15 agentes y 12 caballos, que tendrán base en Santiago y Pontevedra, desde donde cubrirán las cuatro provincias gallegas. El trabajo de la Unidad está coordinado por el Comité Integrado de Prevención de Incendios, el CIPIG 2017, que fue constituido la pasada semana, y donde también colabora la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Autonómica, de los cuales este año un total de 260 agentes vigilarán los montes gallegos, con 8 motos, 48 vehículos todoterreno y 21 vehículos camuflados.

En el acto que tuvo lugar en el Centro Internacional de Acogida al Peregrino, en Santiago, y al que también asistió el jefe superior de la Policía en Galicia, Manuel Vázquez y la directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, el vicepresidente de la Xunta destacó que el dispositivo de prevención y lucha contra incendios forestales que está operativo desde lo 1 de julio, el Pladiga, supera los 7.000 efectivos en esta temporada de alto riesgo. En él participa personal de la Xunta, del Estado y de los ayuntamientos, en un ejemplo de colaboración institucional que permite obtener los mejores resultados, lograr sinergias y minimizar los daños. Esa cooperación, según la Xunta, es fundamental para seguir trabajando y mejorando cada día en la prevención y extinción de los fuegos, así como en la lucha contra los incendiarios.