Apostol

Inicio / Vía de Bayona

Vía de Bayona

Etapa

8

Cultura

La Puebla de Arganzón

La Puebla de Arganzón surge como refundación del antiguo núcleo de Arganzón, que aparece citado ya en el año 871, y que desapareció a mediados del siglo XVIII.
La Puebla de Arganzón se funda a finales del siglo XII en el contexto de las luchas fronterizas entre Castilla y Navarra, obteniendo fuero de población otorgado por Alfonso VIII en el año 1191.
Gran parte de su trazado medieval, en forma de barco que se estira de norte a sur, pervive aún hoy en día, si bien nuevas urbanizaciones han hecho crecer su tamaño y población en los últimos años.

Burgueta

Antes de la creación de los ayuntamientos constitucionales estaba incluida en la Cuadrilla de Abajo.
El Pleno del Ayuntamiento de Condado de Treviño, en sesión celebrada el 20 de junio de 2003, acuerda iniciar el expediente de constitución en Entidad Local Menor, una vez acreditada la existencia de patrimonio suficiente para garantizar el cumplimiento de sus fines.Así como de bienes, derechos o intereses peculiares y propios de los vecinos y distintos a los comunes al municipio de Condado de Treviño que justifican la creación de una organización administrativa descentralizada.

Estavillo

Su situación sobre promontorio regular arropado por pequeñas lomas hizo que este lugar tuviera una colonización precoz. Figura ya en el año 871 en documentación escrita a propósito de una donación. Permaneció bajo jurisdicción de Treviño hasta el siglo XV y no se sabe en qué año le fue concedido el título de villa. Sabemos que una de las actividades económicas a las que se dedicaba la población fue al cultivo de la vid en la zona conocida como “Las Canteras” donde podemos apreciar las terrazas o “altares” donde se apostaban las cepas.
El trazado de Estavillo corresponde al de núcleo concentrado atravesado por unos caminos.
En desnivel y a orillas de otro camino llamado “de los Romanos” encontramos la tradicional tripleta de servicio público en estado de abandono. Próximo a la fuente surge el arroyo conocido como “La Cava” que desemboca en el Zadorra. En el lugar conocido como “El Mojón” tenemos la vista de una villa amurallada con el foso natural que proporciona este arroyo.

Armiñón

Citado como Aramignon en el Voto de la Reja de San Millán. Recibe el fuero de Treviño en Marzo de 1274. Armiñón y Estabillo pertenecieron al régimen jurídico de esta villa durante el siglo XIII para posteriormente independizarse y formar un solo concejo. La estratégica situación sobre un rio y encrucijada de caminos hizo de esta población el lugar ideal para ubicar un puente que articulaba los caminos procedentes de Rioja y Burgos hacia el norte, así como una venta para el descanso de los caminantes. Armiñón está configurada como una cruz cuyo centro sería la plaza con una fuente que data del año 1852 aunque fue intervenida en 1964.
La antigua casa consistorial junto con la casa cárcel y la casa caminero se sitúan en el eje transversal, conocida como “Calle Real”.

Ribaguda

Cultura

Lacorzana

Lacorzana existe como población en el año 1099 y es citada en el otorgamiento de Fuero a Miranda por Alfonso VI.
Se sitúa esta población en terreno llano próxima al lugar en el que el Ayuda se encuentra con el Zadorra e igualmente próximo al encuentro de los ríos Bayas y Zadorra con el Ebro. Su privilegiado emplazamiento y ubicación junto a una encrucijada muy transitada en los siglos XVI y XVII dieron como resultado la construcción de una casa-torre.
El trazado del caserío es espontaneo en torno a un camino y dominado por la torre palacio de los Hurtado de Mendoza. La torre dominaba desde 1510 las riberas del Zadorra y los caminos reales. Fue construida para la defensa y control de pasajeros y mercancias. El edificio fue reedificado sobre otra fortaleza medieval más simple por Don Hurtado Díaz de Mendoza y su hijo. Posteriormente sufrió varias reformas en las que se disminuyo la altura de la torre, se le adaptó un nuevo cuerpo y se le proporcionaron almenas. El complejo constructivo está cercado perimetralmente por un muro o barbacana de mediana altura. El ingreso al recinto se realiza por un arco ligeramente apuntado y lleva en la dovela un escudete identificativo del linaje Hurtado-Mendoza. Al sur del complejo histórico – artístico, junto a la orilla del Zadorra se encuentra el complejo hidráulico del molino que data del año 1645. En la actualidad el pueblo es propiedad privada perteneciendo a la familia Saenz de Buruaga.

Bayas

Son escasos los datos históricos acerca de esta pedanía, pero ya es nombrada en el año 904 cuando Lope ben Muhammad conquista una fortaleza en Bayas de la cual no queda vestigio alguno.
Destacable hecho histórico es la llegada durante la edad medieval de la peste a las inmediaciones de Bayas, cuando aún era independiente de Miranda de Ebro. Sus comunicaciones fueron cerradas para evitar contagios a poblaciones vecinas, y sus consecuencias fueron arrasadoras.

Miranda de Ebro

Los primeros datos que se tienen sobre asentamientos en la zona datan de la Edad del Hierro. A tan sólo 3 km de Miranda se sitúa el yacimiento romano de Arce-Mirapérez, donde según los últimos estudios se ubica Deóbriga.
En 1254, Miranda verá consolidado el comercio con la concesión por parte de Alfonso X el Sabio de la feria de mayo, a la que se sumaría en 1332 la concesión por parte de Alfonso XI de Castilla de la feria del Ángel. La posesión de un puente sobre el Ebro desde por lo menos el siglo X junto con la concesión del fuero han hecho que Miranda de Ebro sea desde la antigüedad un gran centro mercantil en la comarca. Durante los siglos XIV y XV, y tras las disputas entre Pedro I de Castilla y Enrique de Trastámara, la villa de Miranda pasará de mano en mano, primero al señorío de Burgos, Hermandad de Álava y por último de nuevo al señorío de Burgos en 1493 hasta nuestros días.
Durante la Baja Edad Media, poseía una de las juderías más importantes del norte de Castilla, incluso hoy día se conserva una sinagoga de la época. El modelo de villa era el típico medieval; el núcleo primitivo de Miranda se situaba en la orilla derecha del río Ebro bajo la protección del Castillo de Miranda levantado en el siglo XIV por el conde don Tello en el cerro de La Picota. La existencia de un puente hizo crecer a la villa en la orilla izquierda creándose el barrio de Allende o de San Nicolás. Además la ciudad estaba amurallada y disponía de nueve puertas de entrada.
El 7 de julio de 1907, el rey Alfonso XIII de España concede a la villa el título de ciudad. Durante la Guerra Civil, la ciudad albergó un campo de concentración franquista, que permaneció activo hasta 1947, siendo el último de España en cerrar.